Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right Quim Gutiérrez: "Soy una persona muy alegre, con unos índices de felicidad muy altos"
Quim Gutiérrez
©Maria Dias

Quim Gutiérrez: "Soy una persona muy alegre, con unos índices de felicidad muy altos"

El actor es uno de los seis protagonistas de 'Litus', la última película de Dani de la Orden, un relato generacional que nos habla del duelo y la ausencia

Por Josep Lambies
Advertising

Tiene cosas maravillosas en perspectiva. Por ejemplo, una serie de Netflix dirigida por Nacho Vigalondo, a partir del cómic 'El vecino', sobre la vida cotidiana de un superhéroe. Seguro que será la bomba. Desde ya podemos verle en cines en 'Litus', adaptación de una obra de teatro de Marta Buchaca que dirige Dani de la Orden, a quien recordaréis por comedias románticas como 'Barcelona, ​​noche de verano', y que aquí firma un cambio de registro total.

La historia de 'Litus' dibuja la ausencia de un personaje que está muerto. Tú interpretas a Toni, su hermano. ¿Cómo habla esta película del duelo?
La película habla de lo difícil que es asumir el suicidio de alguien, más aún cuando se trata de una persona que no ha presentado ninguna sintomatología, ni ha dado ninguna pista de encontrarse mal. Litus era un tipo encantador, carismático. Seguro que había algo que no funcionaba, pero nadie sabe qué era. Cuando sus amigos se reúnen para recordarlo se dan cuenta de que es probable que en realidad no lo conocieran. Unos y otros se dicen cosas insultantes y dolorosas, pero necesarias para que cada uno empiece a desmitificarlo.

¿Qué conserva de la obra de teatro?
Hay una dinámica narrativa que es escénica, una visión del espacio. Pero creo que son convenciones muy diferentes, que admiten cambios. Yo no vi la obra de teatro, pero le pedí a Dani profundizar un poco más en el tema, porque me parecía que las justificaciones que se daban no llegaban a explicar bien el conflicto, sobre todo porque no se formulaban las preguntas de verdad. Yo quería que nos preguntáramos en serio qué le pasó a Litus. Es un trabajo que hice mano a mano con Dani y del que estoy muy contento.

Dani es conocido como director de comedia. ¿Le ha sido fácil cambiar de género?
El tema abre tantas aristas que era imposible salir del drama. Lo curioso del caso es que la gente, cuando ve la película, se ríe. Siempre que una historia trata cuestiones chungas tenemos una tendencia natural a buscar momentos de oxígeno y de distensión. Yo soy muy partidario de meterme en personajes oscuros hasta el fondo.

En este sentido, ¿ha sido un viaje exigente?
Sí, ha sido un viaje espectacular. Pero es que a mí me divierte mucho eso. No me da miedo, estoy muy bien de la cabeza, así que puedo investigar las partes más complejas del alma humana, los deseos ocultos. Lo mejor de Toni es que es un personaje sin salvación posible. Sabe que se inmola y que no saldrá ileso. Es valiente y cobarde a la vez. Vive una fase nada alegre de su vida. A mí este contraste me gusta, porque yo en cambio soy una persona muy alegre, tengo unos índices de felicidad muy altos y una capacidad de resiliencia elevada.

Recomendado

    También te gustará

      Advertising