Mientras dure la guerra

Cine
3 de 5 estrellas
Mientras dure la guerra

Time Out dice

3 de 5 estrellas

En la última película de Amenábar, Karra Elejalde interpreta al filósofo Miguel de Unamuno durante la llegada de los nacionales a Salamanca

Es probable que España se encuentre en uno de esos momentos históricos tan tensos que piden alimentar la mitología nacional. 'Mientras dure la guerra' comienza con la imagen en blanco y negro de una bandera izada con tres franjas de colores indeterminados. Estamos en Salamanca, en 1936. El relato de los vencedores y los vencidos aún no está escrito, pero la prensa ya anuncia tanques y bombas, y los arcenes de las carreteras se llenan de cadáveres anónimos con un tiro en la cabeza.

En una cafetería de la plaza del ayuntamiento, el filósofo Miguel de Unamuno se esconde tras un periódico desplegado, con las gafas redondas que le cuelgan de la punta de la nariz, y contempla la llegada del ejército nacional que revienta la puerta del despacho del alcalde y se lo lleva para ejecutarlo. Cínico, orgulloso y malhumorado. Así es como lo interpreta Karra Elejalde, transformando el personaje y sus sombras en la caricatura de una época llena de monstruos.

Que esta sea la primera película que Amenábar rueda con casting español desde 'Mar adentro parece', más que otra cosa, una cuestión de oportunidad. En el fondo, 'Mientras dure la guerra' es un intento de iluminar a una sociedad desorientada con la clarividencia retórica de un líder intelectual. Dicho sea de paso, lo mejor de todo es ver a Eduard Fernández en el papel de Millán Astray, haciendo muecas mientras se levanta el parche del ojo.

Detalles

Detalles del estreno

Reparto y equipo

Los usuarios dicen

0 comments