Películas feministas que tienes que ver

15 films de todos los tiempos que han tratado de frente temas como el aborto, la sexualidad de la mujer y el empoderamiento femenino

El Hollywood clásico esculpió la imagen de la 'femme fatale', arácnida y vampírica, vestida para matar. Durante mucho tiempo, esta hija de Circe fue interpretada como la versión más combativa de la mujer en el cine, extendiendo sus mejores armas, desde la tobillera de Barbara Stanwyck en 'Perdición' hasta el famoso cruce de piernas de Sharon Stone en 'Instinto básico'. Visto con perspectiva, podemos contrastar el arquetipo: detrás de la mujer diabólica hay muchas otras mujeres que luchan por ser escuchadas. Hemos seleccionado quince títulos de ayer y hoy, en los que se han puesto sobre la mesa asuntos como la maternidad, el placer sexual, la identidad de género, la sumisión y el maltrato, que deberían hacernos reflexionar.

4 meses, 3 semanas, 2 días

4 meses, 3 semanas, 2 días

Bucarest, años 80. Una joven que está a punto de llegar al quinto mes de embarazo se encierra en una habitación de hotel donde recibe la visita de un médico que practica abortos clandestino. Rumanía sigue siendo un país gris sometido al totalitarismo de Ceaucescu, pero hay una nueva generación que lucha por tomar las riendas de su vida, desde los márgenes de la ley. Esta película, Palma de Oro en Canes 2007, inauguró la nueva ola de cine rumano.

Death proof

Death proof

Este homenaje al génereo 'grindhouse' de Quentin Tarantino nos cuenta la historia de cuatro valquirias combativas que se vengan de un acosador que las persigue por carreteras secundarias. El pulso de la cinta es veloz y adrenalínico. Se trata de un 'remake' canalla de un clásico de la serie Z, 'Faster pussycat, kill, kill', firmado por el director de 'Kill Bill', película en la que ya vimos a Uma Thurman enfundada en un mono amarillo yendo, katana en mano, a destruir al macho que le había jodido la vida.

Advertising
Una mujer bajo la influencia

Una mujer bajo la influencia

Obra maestra de John Cassavetes que nos muestra a Gena Rowlands en el papel de una ama de casa madura, alcoholizada, a cargo de unos niños gritones que corren arriba y abajo como centellas. La cámara se encariña con un personaje sumergido en la nostalgia de una juventud perdida, siempre con una botella en la mano. Apaleada por la rutina y los años retiene aún una candorosa alegría de vivir. Y así la vemos, entre los globos y juegos de una fiesta infantil, bailando con los brazos en alto.

Hysteria

Hysteria

No es una película sospechosa de cinefilia, pero ilustra a la perfección el rol de la mujer en la Inglaterra victoriana y, lo que es más importante, nos habla de cómo se inventó el vibrador. Maggie Gyllenhaal –por cierto, la protagonista de 'Secretary', una de las cintas que mejor han abordado la práctica sexual de la sumisión– interpreta a una sufragista militante que, además, se opone con uñas y dientes a los tratamientos patriarcales de aquello que se llamaba 'histeria femenina'. 

Advertising
Mamma Roma

Mamma Roma

Seguimos la lista con una de las mejores películas de Pier Paolo Pasolini, en la que Anna Magnani encarna a una prostituta que ejerce en las afueras de Roma, piernas robustas, pelo oscuro y sonrisa inmensa, que se pasea por la ciudad montada en la motocicleta de su hijo. Impresionante, por cierto, el monólogo que pronuncia en plano secuencia, clavando los tacones sobre el asfalto en una carretera desierta de coches, con el alumbrado de las farolas de fondo, gritando a pleno pulmón. 

Carol

Carol

Este peliculón es una adaptación de una novela poco conocida de Patricia Highsmith, escrita a principios de los 50, que tiene detrás una historia que merce ser contada. Todo empezó unas Navidades. La autora de 'Extraños en un tren' estaba en bancarrota, así que aceptó un trabajo estacional en la sección de juguetes de Bloomingdales. Un día estaba atendiendo en el mostrador cuando vio entrar a una mujer sofisticada, hermosa, de unos 40 años, cubierta con un abrigo de visón que era como una montaña de pieles. Así nació este relato de amor lésbico, que Todd Haynes llevó a la gran pantalla.

Advertising
A veinte pasos de la fama

A veinte pasos de la fama

Hay un fragmento de 'Walk on the wild side' muy políticamente incorrecto en el que Lou Reed cantaba: "And the colored girls go do-do-do-do-do". De este verso nace este documental, que pone en primer plano a las coristas negras que han acompañado desde la oscuridad a 'rock stars' de la talla Mick Jagger y Bruce Springsteen. Chicas con voces abismales que han quedado olvidadas en la retaguardia del escenario, a las que la historia ha condenado a un triste anonimato. Figuras ocultas que aquí salen a la luz.

Orlando

Orlando

Es de justicia que en un sumario como este aparezca Virginia Woolf, la mujer que estaba ahí cuando la señora Dalloway dijo que ella misma compraría las flores, la que reclamó el derecho a tener una habitación propia. Nicole Kidman la interpretó de maravilla en 'Las horas', con una nariz postiza, adentrándose en las aguas del río con piedras en los bolsillos. Pero nosotros nos quedamos con esta brillante adaptación de 'Orlando', con Tilda Swinton en el papel de un Tiresias que cambia de sexo a lo largo de los siglos.

Advertising
La vida de Adèle

La vida de Adèle

El caso de Abdellatif Kechiche puede destapar polémica y lo sabemos. Después del estreno de 'La vida de Adèle' en Canes corrían rumores de que el director había sometido a las dos actrices en las escenas más tórridas de la película a una tensión insufrible. Por otro lado esas secuencias de sexo son un hermoso alegato brillante al placer de la mujer en la cama. A las pruebas me remito: Léa Seydoux con el pelo azul y el chaleco tejano bailando 'I follow rivers' es un icono del que se ha apropiado la lucha feminista.

La venus de las pieles

La venus de las pieles

A partir de uno de los relatos más perversos de Sacher-Masoch –sí, el hombre que dio nombre al masoquismo–, Polanski rueda una obra de cámara en la que una mujer desafía a un hombre hasta someterlo. Emmanuelle Seigner se viste de dominatrix y obliga a Mathieu Amalric a chuparle la punta del zapato, mientras le hace arrastrarse por el suelo como un perro con collar y correa, y los labios pintados de rojo. Un 'tour de force' tremendo entre dos actores excepcionales, que mantienen el ritmo del cuento a temperaturas muy altas.

Advertising
Thelma y Louise

Thelma y Louise

Es muy probable que 'Thelma y Louise' sea el primer ejemplo que a todos nos viene a la cabeza cuando hablamos de historias sobre la liberación feminista. Gena Davis y Susan Sarandon son dos fugitivas al volante de un descapotable que huyen a través de los Estados Unidos, con el anhelo de una libertad que en sus respectivos hogares les ha sido negada. Ridley Scott dirige esta 'road movie' inolvidable que nos deja en los labios el sabor de la gasolina y el asfalto requemado por el sol.

Viaje a la felicidad de Mamá Küster

Viaje a la felicidad de Mamá Küster

No podía faltar en esta selección el grantio de arena de R.W. Fassbinder, cineasta alemán de los años 70, apóstol del melodrama 'queer' y referente de autores como Pedro Almodóvar desde los inicios de su carrera. Podríamos haber citado títulos como 'Las amargas lágrimas de Petra von Kant' o 'La ansiedad de Veronica Voss', cuyas heroínas son auténticos mitos. Pero hemos optado por esta historia, izquierdosa a rabiar, de una madre coraje sin peluca ni maquillaje que se desvive por un hijo en apuros.

Advertising
Gertrud

Gertrud

En 1964, el cineasta danés Carl Theodor Dreyer rodó la última película de su carrera, 'Gertrud', una cinta que en su día resultó bastante polémica. En un blanco y negro crepuscular precioso, contaba la historia de una mujer de clase alta que vivía rodeada de pretendientes que la rondaban como perros hambrientos. Ella, que no quería conformarse con nada que no fuera amor de verdad, les escuchaba pacientemente y cuando descubría sus necias intenciones les daba calabazas. Una película magnífica.

Vivir su vida

Vivir su vida

Jean-Luc Godard, padre de la Nouvelle Vague, convirtió a Anna Karina en una hermosa prostituta parisina que bailaba en los billares y se encontraba con sus clientes de madrugada en cafeterías. En la escena más famosa la vemos entrando en un cine en el que se proyecta 'La pasión de Juana de Arco' –por cierto, una película de Dreyer–, donde el rostro de Maria Falconetti ocupa el ancho de la pantalla. En ese momento, Anna Karina llora, en un arrebato empático, por el sufrimiento de la condenada a punto de morir en la hoguera.

Advertising
La seducción

La seducción

De Sofia Coppola, la directora de 'Las vírgenes suicidas', el verano pasado vimos este remake de 'The beguiled', un clásico de Don Siegel con Clint Eastwood en el papel del soldado herido. La acción tiene lugar durante la guerra civil americana, en una escuela para niñas de clase bien en la que solo permanecen dos profesoras y unas cuantas alumnas que no han podido regresar a sus casas. Y que toman preso en su gineceo a un yanqui desertor con el uniforme ensangrentado que aparece una mañana en su jardín, moribundo.

Críticas y valoraciones

0 comments