Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right Viggo Mortensen: "Cada generación tiene que luchar contra su ignorancia"

Viggo Mortensen: "Cada generación tiene que luchar contra su ignorancia"

Entrevistamos al actor nominado al Óscar por su interpretación de un chófer barrigón en ‘Green book’

Viggo Mortensen
©Patti Perret
Advertising

Ha dado tantos giros que ya no sabemos si verlo como un mafioso ruso tatuado peleándose en una sauna de Londres o como el padre feliz de 'Captain Fantastic'. O como el valiente Aragorn, espada en mano. Ahora, Viggo Mortensen nos deslumbra en 'Green book', la última película de Peter Farrelly, donde Mahershala Ali se pone en la piel del pianista negro Don Shirley. Él interpreta a Tony Vallelonga, su chófer.

'Green book' está basada en hechos reales. ¿Qué sabías de Don Shirley y de esa gira que hizo por los estados del sur en los 60?
Poco. Yo había escuchado algún tema musical de Don Shirley, 'Water boy', por ejemplo, pero no sabía nada de su vida, o de la vida de Tony Vallelonga, que le hizo de chófer y guardaespaldas en esa gira. A Mahershala lo había conocido un año antes de empezar a rodar, cuando los dos estábamos nominados a varios premios, él por su trabajo en 'Moonlight' y yo por el mío en 'Captain Fantastic'. Nos llevamos bien desde el principio y creamos una buena dinámica entre nuestros personajes.

Hablemos del contexto ¿Cómo eran, desde el punto de vista de la segregación racial, esas ciudades del sur en los 60?
Era jodidísimo, como vemos en la película. Las leyes discriminatorias y la ignorancia generalizada en los EE.UU. en ese momento histórico, y no solamente en el sur, eran notables y lamentables. Seguimos con problemas de discriminación en todo el mundo. Cada generación tiene que luchar contra su ignorancia, tiene al menos la posibilidad de superar, con la educación histórica y la experiencia directa, las limitaciones y los prejuicios mutables de cada época. Es un reto que nunca desaparecerá.

Después de su éxito en los Globos de Oro, 'Green book' coge carrerilla en la recta de los Óscars, que recordemos que hace un par de años ardieron con la polémica #OscarsSoWhite.
Al margen de los premios, creo que 'Green book' es una película valiosa, por su calidad artística e histórica, que la gente seguirá apreciando durante muchos años como un nuevo clásico. Pienso que deberían mostrarla en todos los colegios de América.

Dentro de la filmografía de Peter Farrelly, 'Green book' es una excepción. Por lo menos funciona a una latitud muy distinta de 'Algo pasa con Mary' y 'Dos tontos muy tontos'.
A Farrelly, como a mí, le fascinó la historia y sus personajes. Lo que ha logrado con esta película, que entretiene más que ninguna otra que haya visto últimamente y a la vez habla de importantes temas sociales con profundidad y compasión, está a la altura del mejor cine de Frank Capra, Billy Wilder y Preston Sturges. Incluso de Berlanga.

Tu personaje, Tony, tiene la pinta del buscavidas italoamericano de una peli de Scorsese, comiendo pollo frito al volante con las manos grasientas, con su barriga y su pelo tintado y engominado.
Tuve el apoyo constante de la familia Vallelonga. Fueron muy generosos conmigo, compartiendo sus recuerdos, las grabaciones del verdadero Tony, sus fotos, de todo. Pude visitar a varios miembros de la familia en la etapa preparativa para entender su punto de vista, su forma de hablar, de moverse, su sentido del humor.

Me pregunto si es un reto muy distinto del de interpretar, por ejemplo, al ruso de 'Promesas del este'. ¿Qué recuerdos tienes de trabajar con David Cronenberg?
'Promesas del este' fue la segunda producción de Cronenberg para mí. Me gustó mucho aprender un poco de ruso, viajar a Rusia en la preproducción y, sobre todo, construir el personaje de Nikolai Luzin, un hombre que necesita esconder su identidad real, que tiene una doble vida.

En el fondo, ese también podría ser el caso de tu personaje en tu otra peli con Cronenberg, 'Una historia de violencia', ¿no?
En ambas me fascinó la exploración de un hecho que casi todas las personas tienen en común. Todos nos presentamos de manera diferente dependiendo de las circunstancias, de las personas que encontramos y lo que deseamos conseguir o evitar. Mis personajes en las dos pelis de Cronenberg hacen lo mismo, pero de una manera muy específica, definida, consciente y extrema.

Como actor, tienes una carrera muy variada. Has rodado en varios idiomas, has participado en superproducciones como la trilogía de 'El señor de los anillos' y en películas de presupuesto ajustado, como 'Jauja', de Lisandro Alonso.
No existe una gran diferencia al final. Siempre hay una cámara, un papel que tienes que aprender, el punto de vista específico de un personaje que intentas entender. Pero cada cuento de cine es una nueva aventura llena de desafíos. Intento elegir los cuentos que me gustan a mí, que me pueden enseñar algo nuevo.

Advertising