Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right Maria Arnal y Marcel Bagés, el triunfo de la honestidad
Maria Arnal i Marcel Bagés
© Maria Dias Maria Arnal y Marcel Bagés

Maria Arnal y Marcel Bagés, el triunfo de la honestidad

Hablamos con el dúo catalán que ha triunfado con un solo álbum publicado, '45 cerebros y 1 corazón', antes de su actuación en Veranos de la Villa

Por Sergio del Amo
Advertising

Desde que el dúo catalán editara en 2017 su álbum de debut '45 Cerebros y 1 Corazón' sólo han acumulado éxitos. De cara a septiembre nos avanzan que se van a poner a trabajar en el que será su sucesor, pero en agosto actúan en el marco de Veranos de la Villa en un concierto gratuito que por nada del mundo te deberías perder.

Desde que salió 45 Cerebros y 1 Corazón hace cosa de año y medio os ha pasado de todo. Y todo bueno.
Maria: Ha sido un año en el que se ha resignificado todo, lo cual es brutal si pasa positivamente. Al recibir este feedback tan increíble, partiendo de una pretensión tan pequeña por nuestra parte, hemos sido los primeros sorprendidos con todo. El disco es una progresión natural del EP. En principio la idea era lanzar otro EP por entonces, pero al final decidimos apostar por algo mayor. Nadie se esperaba una respuesta tan grande ni que hiciéramos una gira con 150 fechas, lo cual es una barbaridad en un año y medio. Y eso sabiendo que no somos un proyecto que hace música que esté muy de moda, no tanto por el sonido sino por el contenido porque el título del disco, sin ir más lejos, viene precisamente de una fosa común del Franquismo que se descubrió en Burgos. Cada canción es como un mundo. Hemos ganado muchísima confianza y eso nos hace afrontar el próximo álbum con muchas ganas.

Recuerdo que la primera vez que hablé con vosotros os pregunté si realmente uno de vuestros objetivos era poder vivir de la música. ¿Eso se ha cumplido?
Marcel: Sí, ahora obviamente estamos focalizados en esto. Hace año y medio estábamos en otras movidas para ganarnos la vida.

Maria: Es más, aceptamos unos trabajos como plan B porque de algo teníamos que comer. Por ejemplo, estuve haciendo una residencia en un colegio porque no sabía cómo iba a funcionar el disco.

Marcel: A mi ofrecieron dar clases de música pero al final dije que no. Uno siempre tiene miedo porque no puede saber qué pasará en el futuro, pero finalmente todo ha ido estupendamente bien.

¿Cómo ha cambiado vuestra relación en este tiempo?
Marcel: Lo que más ha avanzado es que a veces no necesitamos ni hablarnos. Nos entendemos perfectamente.

Maria: Para mí es una relación muy familiar. Siempre me he sentido muy bien con él y es un orgullo tener una pareja artística con la que aprendo tanto cada día. Somos un equipo.

Con lo bien que os ha ido con vuestro primer disco, ¿hay algún temor de cara al segundo?
Marcel: No sé qué pasará, pero con el primero yo ya sentía un poco de presión después de la buena aceptación que tuvo el EP 'Verbena'. Esta sensación siempre está y siempre estará si tienes ganas de hacer cosas creativas nuevas. La exigencia más grande es intentar superarse, hacerlo cada vez mejor y mejor. Y lo de superarse no lo digo a nivel comercial, sino por uno mismo. La máxima es hacer algo que te llene.

Viéndolo en perspectiva, ¿por qué creéis que ha funcionado tan bien '45 Cerebros y 1 Corazón'?

Maria: Creo que es un disco complejo, y lo digo de forma positiva. Hay paisajes muy distintos que están conectados y si quieres puedes adentrarte en las canciones desde diversas lecturas. El hecho de que haya una intención de hablar desde un lugar crudo, muy sincero, crítico e irónico y a veces más emotivo también pienso que le ha hecho conectar con el público. No es un disco simplista y con letras evidentes.

El tema de las fosas comunes, uno de los motores del largo, siempre va a estar ahí. Es más, ahora estamos en medio de la polémica de la exhumación de Franco.
Maria: Sin duda. En noviembre tuvimos la oportunidad de ir a la fosa común de Burgos que inspiró la canción y el título del disco. Estuvimos actuando ahí y una mujer llamada Chus al acabar el concierto se nos acercó y nos dijo que sus dos tíos estaban precisamente en esa fosa. Al día siguiente nos acompañó haciéndonos de anfitriona y fue un momento muy fuerte porque la canción a partir de ese momento se convirtió en otra cosa. Todo el mundo debería una vez en la vida ir a un lugar así. Como decimos en los conciertos nuestra socialdemocracia se ha construido sobre estos cerebros y corazones.

¿Cómo os ha acogido desde el principio el público madrileño?
Marcel: Hasta ahora hemos tocado cuatro veces y todos los conciertos han sido increíbles. El hecho de que la mitad del repertorio sea en castellano nos ha ayudado muchísimo, por supuesto. Para mí el concierto más mágico, con diferencia, fue el que hicimos en la Joy Eslava. La energía del público fue brutal y muy especial.

¿Qué es lo más surrealista que os ha ocurrido estando de gira?
Maria: Te diríamos que cuando actuamos en Astaná, la capital de Kazajistán. Ni sabía dónde estaba. Es una ciudad que tiene sólo veinte años de vida y que está hecha expresamente para que cuelgues fotos en Instagram. Todo es súper monumental, pero con un rollo muy moderno. Te sientes dentro de una maqueta ahí.

Marcel: Fue la primera vez que nos sentimos algo así como famosos en Oriente porque los jóvenes no pararon de hacernos fotos.

Maria: Partíamos de la idea de que nadie iba a entender lo que cantáramos y el bolo fue brutal. ¡Hasta una niña se subió al escenario en medio del concierto para pedirnos un autógrafo! Fue muy divertido.

¿Qué nuevas metas tenéis en mente?
Maria: Crecer aún más a nivel artístico. Queremos ir mucho más allá con nuestro concepto y nuestra sonoridad.

¿Del 0 al 10 cómo está de acabado el nuevo álbum?
Maria: Es difícil de decir porque tenemos muchas ideas e intuiciones en la marmita. Los motores están encendidos desde hace meses. 'Tú que vienes a rondarme' la escribí en una noche y luego durante tres semanas cortamos muchísimo la letra y nos centramos en otros detalles de la canción. Somos de trabajar mucho por rachas, pero hasta septiembre no nos vamos a poder sentar seriamente y trabajar en los nuevos temas. La idea que tengo en la cabeza es que de cara a pasado el verano tengamos la mitad del disco más o menos acabado.

Sonoramente ya habéis dicho con anterioridad que el próximo LP será más electrónico. ¿Podría decirse que incluso será bailable?  
Maria: A mí me encantaría, pero tanto como bailable no.

Marcel: Una cosa es la idea que tenemos en mente y otra cómo se materializará. Hemos aprendido que cada canción te pide cosas diferentes, así que cuando nos pongamos a trabajar en serio en ello ya se verá.

¿Quién es más cabezón de los dos?
Maria: En esto estamos muy igualados los dos… Pero lo bueno que tenemos es que casi siempre nos ponemos de acuerdo.

Marcel: Más que ponernos de acuerdo diría que es la canción la que nos pone de acuerdo. Hay temas como 'Ball del vetlatori' o 'Tú que vienes a rondarme' de las que nunca tuvimos dudas, mientras que con '45 Cerebros y 1 Corazón' sí tuvimos algún que otro quebradero de cabeza.

¿Con quién os gustaría colaborar en el estudio?
Maria: Con muchísima gente. Con Arca y Björk sería fantástico.

Marcel: Yo me quedaría con Jonny Greenwood de Radiohead. Por pedir que no quede.

¿Dónde acabáis siempre cuando actuáis en Madrid?
Maria: Nos encanta el Moloko, aunque también nos gusta dejarnos caer por algún karaoke.

¿Y para comer?
Marcel: El cocido madrileño de Casa Lucio siempre es un hit. Está increíble.

Recomendado

    También te gustará

      Advertising