Time Out en tu buzón de entrada

Buscar

La Gran Vía se queda con dos carriles peatonales (y nos encanta)

Por
Noelia Santos
Publicidad

Se han terminado las fiestas de Navidad, pero hay cosas de la ciudad que, por suerte, no van a cambiar hasta nueva orden. Evidentemente, no hablamos ni del turrón en los lineales del súper ni de los miles de led que han iluminado Madrid hasta hace nada, sino del mantenimiento de los carriles peatonales en la Gran Vía. ¡Bravo!

Que nadie se lleve las manos a la cabeza, porque la noticia no pilla por sorpresa -aunque reconocemos que es una de esas cosas que, pintan tan bien, que hasta que no las ves no te las crees-. El Ayuntamiento ya lo anunció a finales de octubre, cuando confirmó que las medidas de restricción al tráfico previstas a partir del 1 de diciembre se mantendrían de manera definitiva una vez pasada la Navidad, como medida de transición hasta que comenzaran las obras de remodelación de la calle. Y el futuro ya está aquí.

Así que, por si alguien tiene dudas, sí, los bloques de hormigón que separan el carril peatonal de los habilitados al tráfico se quedan. Así será hasta que terminen las obras para la creación del nuevo área de prioridad residencial de la zona Centro -que afectarán desde Cibeles a Plaza de España-, cuya entrada en vigor está prevista para finales de 2018 o inicios de 2019. Un proyecto que plantea no solo la ampliación de las aceras para que los peatones tengamos prioridad y caminemos con mayor facilidad, sino la integración de la bicicleta de manera más eficiente al sistema de carril compartido actual; al menos en el tramo de Callao a Plaza de España, donde se ha previsto un carril propio de subida, por aquello de facilitar, al menos, el ascenso de la calle sobre dos ruedas. Algo es algo.

Y que conste que ni las obras de la calle, cuyo inicio está previsto para el próximo mes de febrero, ni la reducción de la circulación de coches -los no residentes no podrán cruzar la arteria a partir de junio- son un capricho, sino que responden más bien a una iniciativa con la que el gobierno de Manuela Carmena pretende atajar, al menos, en un 25% la contaminación en la ciudad. Y claro, grandes empresas como estas requieren de grandes ajustes. Así que, que nadie confunda esto con una batalla entre coches y peatones al más puro estilo del ‘quítate tú para ponerme yo’, que la cosa no va de eso. Sino de que todos podamos disfrutar de una ciudad con el aire más limpio, las calles más largas y las aceras más anchas. Que bien podría ser el estribillo de la próxima canción que Sabina le dedique a la ciudad. Ahí lo dejo.

Últimas noticias

    Publicidad