Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right La ola de calor fundió el metal del Download
Noticias / Música

La ola de calor fundió el metal del Download

Scorpions
@XaviTorrent

El arranque del Download, este viernes, coincidió con la ola de calor que tiene a más de media España pegada al ventilador. Por todos es sabido que la estética rockera y el verano nunca fueron aliados, por eso de ir vestido de negro, pero eso nunca fue un impedimento para que los festivales se llenasen al completo, aunque esta vez el sol fundió el metal. Los cuatro escenarios de la Caja Mágica distaron mucho de tener el aforo de completo. Daba la sensación de que unos pocos nostálgicos quedaron para ver al cabeza de cartel, Scorpions, y disfrutar de canciones como 'Still loving you' o 'Wind of change'.

El grupo alemán no defraudó, e incluso se puede decir que salvó la papeleta al festival con su actuación –veremos qué pasa con Stone Temple Pilots y con Tool–. Tocaron todo lo que el público esperaba, y se hicieron de rogar, como mandan los cánones, para regresar grandiosos con varios de sus éxitos. Hay que decirlo, el batería Mikkey Dee es un crack que nos regaló varios minutos con un solo que enloqueció a todos. La voz de Klaus Meine es inmortal, y te puede gustar más o menos el tipo de música que hacen, pero hasta ahora no conocemos a nadie que no se haya emocionado escuchando alguna de sus baladas.

Lo cierto es que daba un poco de pena ver un espacio tan grande, sin césped, con poca gente para lo que era el recinto, pero es que el calor era infernal (¡qué os vamos a contar!). Eso sí, no tenías que esperar para ir al servicio porque no había que hacer cola. Aún así, en lo estrictamente musical cabe resaltar una sorpresa, el grupo gallego The Wizards, que aunque a los pies de su escenario se concentraron cuatro gatos, cosa que no fue culpa suya, lo dieron todo. Unos se preguntaban a otros, ¿quiénes son estos?

Un apunte sobre el sistema para comprar las bebidas y la comida. En vez de pagar con dinero, la pulsera se recargaba y hacía de tarjeta de crédito. El problema, al menos para los que tenían el pase de un día, es que había que ser muy justo con lo que pensabas comprar, porque si no corrías el peligro de irte a casa con dinero atrapado en el chip. Aunque también es cierto que el dinero finalmente se puede recuperar, pero la gestión es un poco tediosa.

Advertising
Advertising

Críticas y valoraciones

0 comments