Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Módulo de emergencias
© Ayuntamiento de Madrid

Mochila para emergencias: la inquietante recomendación del Ayuntamiento de Madrid

Con cosas como para una gymkhana: desde una radio a pilas a una botella de agua o un mapa de la ciudad (y no es broma)

Escrito por
Noelia Santos
Publicidad

No sabemos si los últimos acontecimientos catastróficos vividos en la ciudad (pandemia, Filomena, derrumbe de la calle Toledo...) han tenido algo que ver, pero el Ayuntamiento de Madrid publica una guía práctica en su web para tener en cuenta en caso de emergencias inesperadas bajo el nombre 'Prepárate Madrid'. Unas recomendaciones que más bien parecen sacadas de una guía para escondernos en un búnker anti nuclear en plena era soviética que unos consejillos prácticos para enero de 2021. O no. 

¿Para qué tenemos que estar preparados? Parece ser que para una tormenta eléctrica, un apagón, un incendio, una explosión, una ola de calor, un derrumbe, un viento fuerte, una ola de frío y nieve... y el Ayuntamiento propone que sigamos una serie de pautas tanto en el ámbito doméstico como laboral. A saber: elaborar un plan de emergencia (indicando punto de encuentro, zonas de salida, contactos de referencia...), tener listo un módulo de emergencias (o lo que es lo mismo, hacer acopio de provisiones alimenticias y tecnológicas que nos permitan subsistir durante al menos tres días sin salir de casa. Ojo que incluye un silbato y un teléfono "que no haya que enchufar a la corriente eléctrica") y, lo más llamativo, una mochila de emergencia para tener lista en caso de evacuación de nuestro edificio. Y quien dice una mochila quiere decir una por cada miembro de la casa. 

Módulo de emergencias
© Ayuntamiento de Madrid

¿Y qué tiene que tener esa mochila? Solo cosas básicas: una bolsa hermética con copias de la documentación individual (DNI, Carné de conducir...), una botella de agua de 1,5 litros, una linterna con pilas de repuesto unidas con cinta adhesiva, una radio pequeña de pilas, una lista de teléfonos y direcciones de contacto, ropa básica (ropa interior, calzado cómodo, impermeable ligero...), útiles de aseo (jabón, cepillo de dientes y papel higiénico, indispensable), un botiquín con paracetamol, solución aséptica, vendas, esparadrapo y tijeras como mínimo, un juego de llaves de la casa y el coche, una tarjeta de crédito y dinero en efectivo en billetes pequeños, un teléfono móvil con tarjeta prepago y un cargador manual, y mapas de la ciudad y de la región. Lo extraño que es no incluya ni pico ni pala, después de lo útil que ha sido en los últimos días. 

La propuesta es, cuanto menos, inquietante porque si su intención es la de tranquilizar, provoca el efecto contrario. Aunque lo más lógico es pensar que se trata de una publicación anticuada, quizá de otros gobiernos anteriores, porque no se habla de 'smartphone' (la navaja suiza del siglo XXI) ni de mascarillas, elemento indispensable para sobrevivir a una pandemia, por aquello de ser la catástrofe más común de 2021. ¿Qué será lo próximo?

Los mejores planes de ocio y cultura de Madrid en el nuevo número de la revista 

Más de Invierno

    Últimas noticias

      Publicidad