Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right Nuevas señales para recordar que orinar en la calle tiene multa
Noticias / Ciudad

Nuevas señales para recordar que orinar en la calle tiene multa

Nuevas señales Madrid

Hubo un tiempo en el que la gente arrojaba las aguas fecales por la ventana al grito de '¡agua va!'. Y tenía su justificación, porque no había ni desagüe ni váteres de uso doméstico. Ahora sí, pero a diferencia de aquella época, lo que no hay es vergüenza. Por eso el Ayuntamiento ha tomado una decisión más que explícita: instalar 35 señales en los barrios más céntricos de la ciudad para recordar que no se puede orinar en la vía pública. Y no dejan lugar a dudas: un dibujo acompañado de la frase 'Multa también empieza por M' confirma que si lo haces, te multan con sanciones económicas que van desde los 751 euros a los 1.500. Poca broma. 

Podemos encontrarlas en la calle Barceló, la plaza del Dos de Mayo, la calle del Codo, la plaza de Arturo Barea o la de Jacinto Benavente, entre otras localizaciones escogidas no al azar, sino porque el Servicio de Limpieza Urbana del Ayuntamiento de Madrid ha detectado que son los puntos del distrito en los que se produce este tipo de comportamientos incívicos (y muy malolientes) con más frecuencia.

En compensación, se han instalado aseos públicos en los alrededores, desde Barceló a la calle Palma, demás de la plaza de Lavapiés, plaza de la Corrala, plaza de Arturo Barea o plaza de la Cebada, entre otros muchos lugares. Se acabaron las excusas que justifican bajarse la bragueta en la calle (al menos por necesidades fisiológicas). 

La música también contamina

Las escatológicas no son las únicas placas que se han instalado. Al parecer, la música también molesta en determinados lugares, concretamente en las plazas del Dos de Mayo, Chueca, Pedro Zerolo, Santa Ana, Mayor, Ramales, Santiago y San Ginés. Allí se han instalado otras 15 señales bajo el título 'La música nos gusta pero aquí molesta'.

Llegados a este punto, hay que recordar que ya existe una normativa en Madrid que regula esta actividad, consensuada con colectivos de músicos y representantes vecinales (establece diferentes tipos de ubicaciones y horarios para poder tocar, recogido en la declaración de Zona de Protección Acústica Especial). Pero al parecer esta ubicaciones se han identificado como los puntos de incumplimiento más frecuentes. Y ojito con la multa, que puede alcanzar hasta los 750 euros y la retirada de los equipos de amplificación. 

Advertising
Advertising

Críticas y valoraciones

0 comments