Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
International Women's Day
Photograph: Shutterstock

Time Out se tiñe de morado por el Día Internacional de la Mujer

Para nuestra redactora jefe, es más importante que nunca celebrar el Día Internacional de la Mujer

Escrito por
Caroline McGinn
Publicidad

Me siento orgullosa de que Time Out haya vuelto morado este lunes 8 de marzo para apoyar el Día Internacional de la Mujer. Me gustaría explicaros las razones.

En cualquier otro año, habría compartido con vosotros estadísticas alarmantes para mostraros que, a pesar de las extraordinarias mujeres que vemos y celebramos hoy y todos los días, la paridad de género está a una vida de distancia, y el progreso hacia ella es demasiado lento. Este año, en cambio, me gustaría mostraros una instantánea personal.

Ahora mismo, estoy escribiendo este artículo en la mesa de mi cocina. Esta mesa es donde he cocinado y servido comidas para mis hijos todos los días durante el último año y he limpiado después. Ha sido una tabla de planchar improvisada y un gimnasio casero bastante cutre e infrautilizado. También es un escritorio compartido en el que he trabajado hasta altas horas de la noche, escribiendo, editando, enviando correos electrónicos y planificando. En ella también me he esforzado en dominar el álgebra, nuevos y extraños métodos para hacer una división larga, hechos inspiradores sobre Rosa Parks y otros alarmantes sobre Myanmar, o cualquier otra cosa que se requiera para educar en casa a tres niños con edades, necesidades y personalidades totalmente distintas.

La mesa está, francamente, un poco pegajosa, y no quiero saber por qué. Mis días consisten en tres turnos: uno para el cuidado, otro para la limpieza y la cocina, y otro para mi trabajo: trabajo de cabeza, trabajo de corazón y trabajo manual. No hay mucho tiempo para dormir o divertirse. Y yo soy una de las afortunadas, privilegiadas, mujeres del primer mundo. Tengo una plataforma, un trabajo, un salario, una casa y un jefe empático. Tengo acceso a la medicina y, pronto, a una vacuna. Tengo una gran mesa.

La covid-19 ha golpeado con más fuerza a las mujeres de todo el mundo, y sobre todo a las mujeres de color: como muestra este triste artículo de mi colega Anna, la mayoría de las personas que han perdido su empleo a causa de la pandemia en Estados Unidos eran mujeres.

En sus familias y en su vida laboral, las mujeres tienen más probabilidades de ser cuidadoras. Las mujeres son cuidadoras no remuneradas de familiares ancianos y enfermos. Las mujeres se encargan de la mayor parte de las tareas de la educación y del hogar. Las mujeres trabajan en las profesiones del cuidado, que todos aplaudimos, pero que no están bien pagadas. El amor, la empatía, el cuidado y la crianza han sido a menudo excluidas o minimizadas por la cultura y las prácticas laborales oficiales, porque son percibidos como femeninos. Desde el punto de vista económico, nuestra sociedad ha valorado menos la limpieza de culos y la compasión que las hojas de cálculo y los correos electrónicos.

Este año, la covid-19 derribó los muros entre el trabajo y la vida. Ha alargado esas horas ocultas de trabajo y las ha hecho visibles en cada llamada de Zoom. Ha sido un desastre. Pero también ha supuesto un reto para todos nosotros para aferrarnos a esa auténtica verdad, y vivir y trabajar de forma diferente.

Personalmente, quiero ver un mundo en el que se valore a las mujeres. Donde la empatía y la generosidad sean fortalezas, no debilidades. Donde ningún cuidador -hombre o mujer- no pueda ver a su hijo durante las horas del día, porque esas son también sus horas de trabajo. Donde nadie tenga que quedarse en la oficina hasta las 18.30 horas del viernes, para luego coger un tren atascado de sardinas hacia el norte para visitar a un familiar en el hospital, atiborrándose de una tibia botella de vino para mitigar el dolor. Mis exigencias surgen de mi propia experiencia. Y, por supuesto, hay muchas otras experiencias vívidas y particulares de ser mujer en 2021. Pero sé que no estoy sola.

Estoy orgullosa de que Time Out celebre a las mujeres extraordinarias y creativas no solo una vez al año, sino todos los días y en todo el mundo. Lee sobre las mujeres que están sacudiendo sus mundos y creando una mejor normalidad en Sidney, Nueva York, Chicago, L.A., Londres, Lisboa y París hoy - para mostrar solo algunos aspectos destacados de nuestra cobertura para el Día Internacional de la Mujer 2021.

Mientras tanto, levantemos nuestras cabezas, corazones y manos por las mujeres. Estoy impaciente por ver lo que haremos a continuación.

Caroline McGinn
Redactora jefe
Time Out

Los mejores planes de ocio y cultura de Madrid en el nuevo número de la revista

Últimas noticias

    Publicidad