Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right Una gran alfombra de luces (¡y un unicornio!) cubre el Real Jardín Botánico esta Navidad
Noticias / Ciudad

Una gran alfombra de luces (¡y un unicornio!) cubre el Real Jardín Botánico esta Navidad

Real Jardín Botánico

Este martes, a las seis de la tarde, se produjo el encendido oficial de la iluminación navideña del Real Jardín Botánico. Máxima expectación. Pocos minutos antes, la entrada de la plaza de Murillo estaba colapsada de gente muy cabreada porque no iba a conseguir entrada. Al otro lado, los setos brillaban con una alfombra de leds tan deslumbrante que parecía un campo sembrado de luciérnagas. Nosotros conseguimos pasar.

Al cruzar la verja, a uno le da la sensación de estar paseando por el Tivoli de Copenhague. El recorrido de luces serpentea entre parterres de plantas aromáticas que destellan en lo oscuro de la noche. Llega, finalmente, a una avenida central en la que se levantan arcos brillantes de estilo 'Las mil y una noches' y unos personajes dieciochescos que parecen salidos de un cuadro de Goya, perfilados en líneas azules y blancas.

Llegamos al abeto, un cono altísimo decorado con una lluvia de notas musicales y una estrella enorme en la punta. Al lado, una esfera plateada con tres bolas azul eléctrico emite un extraño resplandor que se propaga por las copas de los árboles, ahora de colores tostados. Más allá encontramos un túnel de luz cuyas formas y colores absorben al visitante como un 'trip' escarchado que parece salido de alguna de las escenas musicales de 'Frozen 2'.

Faltan dos escenarios, los más fantasiosos. Por un lado, la Plaza de los Corazones, que hace honor a su nombre con un corro de corazones rojos, pensados para mostrar el camino a las parejas de enamorados que vayan a hacerse la corte. Por el otro, el Bosque de las Hadas, donde las esculturas de luces tienen forma de mariposas que revolotean, y donde hay un unicornio suspendido en su galope estrellado.

Al acabar el recorrido saldréis por la Cuesta de Moyano. Al subir la rampa encontraréis un hilo de tendal donde el visitante puede dejar sus deseos para el nuevo año colgados en tarjetones con forma de estrella de cinco puntas o de árbol de Navidad. La instalación será visitable cada tarde, desde las 18 hasta las 23 h, hasta el día de Reyes. La entrada de niño sale por 9 euros. La de adulto, por 12 €. No diremos que el espectáculo valga el precio que cuesta. Pero el espíritu navideño rara vez nos ha salido barato.

 

Advertising
Advertising

Latest news