Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Smartmask On Foot. Mascarilla inteligente reutilizable
© On Foot

¿Una mascarilla reutilizable que se desinfecta sola? Sí, y es española

Tiene una vida útil de hasta cinco meses, es respetuosa con la piel y está homologada por la Unión Europea

Por
Noelia Santos
Publicidad

La vacuna contra la covid-19 parece estar cada vez más cerca, pero mientras tanto, bienvenidos sean todo tipo de soluciones para tener a mano. Y esta parece una de ellas: la primera mascarilla inteligente que se desinfecta sola. Eso dicen sus creadores, la empresa riojana On Foot, desarrolladores de esta mascarilla Smartmask que tiene la capacidad de auto desinfectarse sola.  

Al parecer, su eficacia procede de la composición del tejido utilizado, que emplea la micropartícula Copptech, una tecnología chilena de última generación usada para eliminar virus y bacterías como el SARS-COV-2. Según los resultados de un estudio realizado por la Universidad de Southampton, esta micropartícula (que permanece activa de forma indefinida en los productos que la incluyen) elimina de forma rápida e irreversible el virus en un 99,9% y lo hace en tiempo récord, inferior a dos horas. Un dato más que sorprendente, teniendo en cuenta que la tasa de supervivencia del virus en algunas superficies ronda los 28 días en determinadas condiciones ambientales.  

Smartmask On Foot. Mascarilla inteligente reutilizable
© On Foot

En lo que respecta a la mascarilla Smartmask, está homologada (certificado nacional UNE0065 y certificado europeo CWA17553), es reutilizable y puede ser lavada a máquina hasta en 20 ocasiones manteniendo todas sus propiedades. Lo que la hace diferente es que, al utilizar la micropartícula Copptech, evita tener que lavarla a diario y preocuparse por los métodos de desinfección. Según sus creadores, y dependiendo de las horas de uso (se recomienda dejar airear la mascarilla durante unos 10 minutos tras cuatro horas seguidas de uso), la Smarkmask tiene una vida útil de entre tres y cinco meses, muy superior a media habitual de mascarillas que hay en el mercado. Y por si fuera poco, es saludable: está compuesta de zinc, un elemento que tiene propiedades beneficiosas para la piel, como reparar pequeñas heridas, reducir la dermatitis, combatir el acné, mejorar la circulación y evitar que la cara se irrite por un uso prolongado de la mascarilla. ¿Qué más se puede pedir? 

Los mejores planes de ocio y cultura de Madrid en el nuevo número de la revista

Últimas noticias

    Publicidad