Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right 9 calles escondidas de Madrid para visitar hoy mismo
Callejón de Jorge Juan y Puigcerdá
Ayuntamiento de Madrid

9 calles escondidas de Madrid para visitar hoy mismo

Madrid cuenta con toda una serie de calles poco conocidas, casi secretas, que esconden historias de lo más curioso

Por Dani Cabezas
Advertising

Por mucho que seas un madrileño de pro, es más que probable que en alguna ocasión te hayas perdido por las calles de la capital. De vez en cuando, hacerlo es un bonito ejercicio para resintonizar con tu ciudad. Y, de paso, también para conocer rincones ocultos con los que Madrid es capaz de seguir sorprendiéndote. Seleccionamos para ti nueve de esas calles prácticamente secretas. Lugares para descubrir... o redescubrir. 

RECOMENDADO: Las calles más bonitas de Madrid

Pasadizo de San Ginés
Pasadizo de San Ginés
Pasadizo de San Ginés (Shutterstock)

Pasadizo de San Ginés

Debido a su escasa anchura, este coqueto pasadizo siempre fue peatonal. Bajo sus arcos pasan cada día muchos madrileños, ya sea para comprar libros en la librería del mismo nombre (a menudo, dispuestos en la calle), o para degustar churros en una de las chocolaterías más famosas de la capital, también bautizada como el santo en cuyo honor se construyó la Iglesia de San Ginés de Arlés, que colinda con el propio callejón. Un lugar sencillamente mágico. 

Calle Rompelanzas
Calle Rompelanzas
Luis García

Calle Rompelanzas

Su nombre lo dice todo. La calle Rompelanzas une dos de las vías más emblemáticas y comerciales de toda la capital, Preciados y el Carmen, y puede presumir de ser la calle más corta del casco histórico de Madrid. Nació como atajo para caballerías, y cuyos baches hacía que muchos carruajes rompieran allí las lanzas de sus caballos, entre otros los de dos personajes de renombre en el siglo XVI, el corregidor Luis Gaytán de Ayala y el presidente del Consejo de Indias, Juan de Ovando. 

Advertising
Pasaje Doré
Pasaje Doré
Foto: Silvio.dellacqua

Pasaje Doré

Quizá sea porque estamos un poco hartos de la omnipresencia de los coches, pero caminar por un pasadizo estrecho siempre tiene un encanto especial. El Pasaje de Doré, que desemboca en el cine del mismo nombre, es utilizado frecuentemente por los comerciantes del mercado para mostrar su género. ¿Una curiosidad? Aquí estuvo durante la segunda república el Cabaret Satán, un lugar de esparcimiento inspirado en la figura del demonio que desató las iras de los católicos. 

Calle del Codo
Calle del Codo
Luis Garcia

Calle del Codo

Pasar por este callejón en el que apenas llega la luz nos teletransporta, inevitablemente, al Madrid del Siglo de Oro. La calle del Codo, bautizada así por el Marqués de Grabal debido a su caprichosa forma con ángulo de 90 grados, une dos de las plazas más pintorescas del centro: la del Conde de Miranda y la de la Villa. Se dice que era escenario habitual de duelos, pero también que era el escenario favorito de Francisco Quevedo para orinar cuando volvía de visitar las castizas tabernas de alrededor.

Advertising
Plazuela de San Javier.
Plazuela de San Javier.
Plazuela de San Javier. Foto: Malopez (Wikipedia)

Plazuela de San Javier

En pleno Madrid de los Austrias existe una plaza minúscula, considerada las más pequeña de la ciudad, que sin embargo tiene una gran historia. En la Plazuela de San Javier hay un palacio de fachada roja que, se cree, pudo ser la residencia del aposentador de Felipe II. En el lugar también se ubicó un mesón que frecuentaba el legendario bandolero Luis Candelas. Incluso la inolvidable zarzuela 'Luisa Fernanda' está, en parte, ambientada aquí. Ramón Gómez de la Serna definió el lugar como "un recodo de meditación en que se fragua lo muy madrileño". Así que ya sabes: déjate caer por allí... y a meditar 

Pasaje de la Caja de Ahorros
Pasaje de la Caja de Ahorros
Pasaje de la Caja de Ahorros (foto: Antonio Giraldo.Twitter- @fos_qi)

Pasaje de la Caja de Ahorros

A escasos metros de la Puerta del Sol se encuentra una de esas pequeñas calles peatonales por las que nadie pasa. Construido en 1944, el Pasaje de la Caja de Ahorros, llamado así por las oficinas de Caja Madrid (hoy Bankia) allí ubicadas, puede parecer un lugar intrascendente. Sin embargo, cuenta con una historia de lo más curiosa (el tuitero @fos_qi la contó con detalle). Aquí estuvo uno de los locales más concurridos de finales del siglo XIX y principios del XX, el Café Colonial, que fue escenario de importantes tertulias literarias. En sus mesas se sentaron, entre otros, Galdós, Rubén Darío,​ León Trotsky o Jorge Luis Borges.

Advertising
Callejon de Jorge Juan
Callejon de Jorge Juan
Ayuntamiento de Madrid

Callejón de Jorge Juan y Puigcerdá

Se ha convertido en uno de los planes más chic del barrio de Salamanca. El callejón de Jorge Juan y su vecina calle peatonal de Puigcerdá es un cotizado rincón en el que sentarse a tomar algo o hacer compras, siempre y cuando lo tuyo sea el lujo... y puedas permitírtelo. ¿Una recomendación gastronómica? No dejes de probar las 'papas arrugás' de Los Gallos. 

Cuesta de los Ciegos
Cuesta de los Ciegos
©Felipe Gabaldón

Cuesta de los Ciegos

Desde la calle Segovia hasta la plazuela de la Morería, donde comienzan los encantadores Jardines de las Vistillas, discurre una de las calles más empinadas del Madrid de los Austrias. La Cuesta de los Ciegos cuenta con un total de 254 escalones, bajo los cuales discurre un intrincado sistema de pasadizos de dos metros de alto por uno de ancho que llegan hasta el Palacio Real, y por el que, presuntamente, pasaban  quienes deseaban huír de la ciudad sin ser vistos. 

Advertising
Pasaje de Matheu
Pasaje de Matheu
Pasaje de Matheu (Foto: Malopez-Wikipedia)

Pasaje de Matheu

Cuando, en 1836, se demolió el Convento de Nuestra Señora de las Victorias, un adinerado comerciante madrileño llamado Manuel Matheu adquirió el solar. Allí quiso construir un bulevar al más puro estilo parisino, ciudad que le fascinaba. Y lo hizo. A finales de siglo era uno de los lugares con más vida de Madrid, y allí se ubicaron dos cafés inspirados en el refinamiento galo: el Café de Francia y el Café de París. Hoy sigue siendo uno de los lugares preferidos para tomar cañas tanto por madrileños como por turistas.

Recomendado

    También te gustará

      Advertising