Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right Trucos sencillos de Feng Shui para poner orden en casa

Trucos sencillos de Feng Shui para poner orden en casa

Desde la elección del color a la ubicación de objetos, todo influye en el estado de ánimo, sobre todo si estamos confinados en casa

Interiorismo salón Feng Shui
© Shutterstock
Advertising

¿Qué importancia tienen los colores? ¿Cuáles son las zonas clave? ¿Se pueden tener espejos en la habitación? Todas las respuestas a esas preguntas las tiene el Feng Shui, que estudia cómo influyen los espacios a las personas que los habitan. Y no solo parece sencillo, sino que lo es. Los que más saben de esto dicen que si se practica bien se puede mejorar el buen rollo y el estado de ánimo dentro de casa. Y no se nos ocurre un momento mejor que este de confinamiento para ponernos a redecorar un poco, que nunca viene mal, siguiendo los consejos de esta filosofía oriental. 

RECOMENDADO: Otros planes para no aburrirse durante el confinamiento en casa

Cocina Laura Gärna
© Laura Gärna

Las tres zonas clave

Lo primera cuestión es: ¿Toda la casa debe cumplir los principios del Feng Shui? Sesrí alo más adecuado, pero si no se tiene el hábito o uno no quiere volverse loco a hacer cambios radicales, bastaría empezando con atender a los espacios que más influyen a la hora de conseguir la armonía. Según Feng Shui Mundo (una de las mayores comunidades de Feng Shui y astrología china en español), el 90% del Feng Shui en casa se resuelve atendiendo solo a tres espacios: entrada, cocina y dormitorio. Si se practica bien, con decoración y orientación de sus elementos, habremos dado en la tecla fundamental para alcanazar la armonía.

Decoración Feng Shui
© Shutterstock

La teoría de los cinco elementos

El Feng Shui presta mucha atención a la teoría de los cinco elementos, fuego, tierra, agua, madera y metal, representados en cada uno de los objetos decorativos de cada habitación, y si alguno falta o sobra en exceso, puede hacer que uno no se sienta a gusto en tu propia casa. Dicho de un modo más técnico, "edesequilibrio entre los mismos hace que la energía no sea la adecuada", como apunta la autora del blog Feng Shui Montserrat Beltrán. Pero que nadie se alborote, porque resolverlo tiene fácil solución. Solo hay qe echar un vistazo a nuestra casa (sobre todo a esos tres espacios que son clave para el Feng Shui) y comprobar que "haya un poco de cada uno de estos elementos". La catalogación se hace "por su color, su forma geométrica, su material o su significado, lo que represente ese objeto", lo que significa que todos los objetos decorativos pueden catalogarse con alguno de los cinco elementos (un cuenco de barro o un paisaje montaños sería tierra, un cojín rojo fuego, o un espejo hierro, metal). Así de fácil. 

 

Advertising
Cojines de colores interiorismo Feng Shui
© Shutterstock

El color y los estados de ánimo

Además de un sentido estético y puramente decorativo, según el Feng Shui los colores ayudan a hacernos sentir bien. Y eso significa que simplemente cambiando el color en una habitación o incorporando elementos con las tonalidades adecuadas, puede ayudarnos a estar mucho más a gusto dentro de casa. Este sería el Pantone de la felicidad, según Feng Shui Mundo: el amarillo (y tonos tierra en general) proporciona seguridad y comodidad, dicen que es un color transmisor de alegría. Lo que significa que será bueno para espacios comunes, tipo la cocina o la habitación de los niños. El rojo (fuego) ayuda a calmar estados de depresión y aporta vitalidad, pero hay que utilizarlo con moderación, es decir, mejor un objeto rojo que todo un sofá. El azul (agua) aporta frescura, amplitud y serenidad, y dicen que favorece el descanso y la concentradicón. El verde(madera) tiende a tranquilizar y a despertar la creatividad, por lo que es idóneo tanto para un cuarto de baño como para la habitación del más peque de la casa. Y el blanco (metal) transmite calma y limpieza, y parece muy adecuado tanto para el baño como para los dormitorios.

Dormitorio Laura Gärna
© Laura Gärna

La importancia del dormitorio

Por ser la zona dedicada al descanso, tan necesaria en momentos de estrés, debemos prestar la atención que se merece al dormitorio. En cuanto a colores, “los tonos relajantes como el azul y el verde son los ideales para favorecer el sueño. También se pueden usar colores menos fríos, como el rosa o tonos tierra y maquillaje”, según la interiorista Laura Gärna. Una vez resuelto el color, hay que ver cuál es la mejor ubicación para la cama, y esa es la que permite colocar el cabecero en la pared (si puede ser orientado al norte, pues mejor). Importante que desde la cama veamos la puerta y la ventana, pero que nuestros pies no estén alineados con ninguno de ellos. Y nada de colores estridentes o estampados, mejor “colores lisos y cálidos que aportan orden y armonía”.

Advertising
Zona de trabajo escritorio Feng Shui
© Shutterstock

Evitar las flechas envenenadas

Lo primero para evitar una flecha envenenada, es saber qué es: "una o varias formas agresivas que nos restan energía, que atacan nuestro cuerpo", apunta Alejandra Balbás, directora de Área Fengh Shui Madrid en un post de su blog. Dice que ante formas así, podemos llegar a sengir "un choque energético atroz y una sensación muy sutil cuando tenemos una cerca". Sí, ¿pero qué son las flechas exactamente? Pues aristas y las esquinas, básicamente. Si piensas que en tu casa no hay de eso, vuelve a echar un vistazo (con ojo crítico) y busca formas puntiagudas en muebles y objetos decorativos (¡sorpresa!). ¿Cómo resolverlo? "Evita las estanterías y cualquier forma que apunte a ti directamente, encima de tu cabeza o hacia tu pecho, sobre todo al dormir o trabajar". Y si puedes, "disimula las esquinas afiladas con alguna planta, o material suave que apacigüe el entorno… El objetivo es calmar esas flechas con algún elemento decorativo: incluso fotografías". 

Dormitorio con espejos Feng Shui
© Shutterstock

Algunos objetos prohibidos

Además de elegir los colores adecuados, ubicación bien la orientación y evitar las flechas envenenadas, hay que tener en cuenta que hay objetos que van en contra de las energías si no se sitúan bien, según la filosofía Feng Shui. La interiorista Laura Gärna lo resume muy bien: nada de aparatos electrónicos en las zonas de descanso, “ya que provocan nerviosismo”, ni de espejos, “ya que provocan un efecto multiplicador de nuestro movimiento y nuestra imagen”. Por eso mismo no son nada positivos los espejos frente a la cama. Tampoco es aconsejable poner plantas dentro de las habitaciones “dado que produce un exceso de energía”. Por eso mismo sí es aconsejable colocarlas en el salón o en las zonas de estar.

Advertising
Planta jade Feng Shui
© Shutterstock

Las plantas más adecuadas

Las plantas siempre son bienvenidas en una casa, ya sea dentro de ella (activan buenas energías) como fuera (protegen las energías del interior). Lo dice una de las expertas del Feng Shui, como es Montserrat Beltrán. Algunas de las que ella recomienda para utilizar como recurso son: el bambú, muy ligado a la filosofía tradicional china; la planta del dinero, con la que dice que tendremos aseguradas buenas energías; el helecho, que ayuda a evitar la humedad y fortalece la salud; la hiedra, que purifica; la lavanda, que sana toda la casa; o el jade que, además de una preciosidad de la familia de las suculentas, es perfecta para quienes no tienen buena mano con las plantas. Son solo algunos ejemplos, porque Montserrat sugiere que todas las plantas son siempre buena idea, aunque si hubiera que evitar alguno, esos serían los cactus con pinchos "porque no aportan energía positiva". Y un lugar, la entrada, "si colocas dos plantas iguales junto a la puerta de entrada en el exterior, llamarás a las buenas energías. La sansiviera o lengua de vaca son ideales". Palabra de experta. 

Recomendado
    También te gustará
      Advertising