0 Me encanta
Guárdalo

Veranos de la Villa 2017: un festival para todo Madrid

El Ayuntamiento nos invita a aprovechar y disfrutar el verano en la capital con multitud de actividades en más de 40 escenarios de los 21 distritos de la ciudad

Es verano y el tiempo, caluroso, relentiza las vidas, aunque nuestras vidas urbanas nos sigan empujando al estrés del día a día. Es el momento de buscar el disfrute y el conocimiento, contrarrestar las prisas de la mañana con atardeceres llenos de placer. El atardecer es un concepto muy importante en esta nueva edición del festival veraniego del Ayuntamiento de Madrid. Como el año pasado, las actividades se diseminan por los 21 distritos de la ciudad resignificando la idea de espacio público. Parques, plazas, piscinas, cementerios, auditorios y polideportivos cobran un sentido nuevo a medida que cae el sol y se llenan de arte, cultura y deporte.

Como explica Maral Kekejian, que se ha encargado de la dirección artística del festival en esta edición por segundo año consecutivo, "en su modelo urbanístico, este festival es muy original: no queremos transformar los espacios en cajas negras, sino usarlos como escenografías naturales de las actividades, con su belleza y su particularidad. En cada actividad hemos estudiado muy bien cómo maridar lo artístico con lo espacial". Y lo más importante de todo: el 80% de esas actividades es de acceso libre, que no es lo mismo que gratuitas, aunque lo parezca, porque hablamos de espacios que son de todos, en los que nos vamos a encontrar, vecinos y visitantes, con intervenciones culturales especiales.

Veranos de la Villa no es un festival de cabezas de cartel, porque para eso están las múltiples iniciativas privadas que también lo hacen muy bien y con las que el Ayuntamiento no quiere competir. La alternativa son estas diez semanas de programación en las que, fiel reflejo de lo que es Madrid, se cruzan realidades, sensibilidades y subjetividades.

El público no es homogéneo porque los habitantes de Madrid no lo son. Y este festival les invita a sentirse partícipes con proyectos especiales como ‘Sinfonía de verano: retrato de una ciudad’, un proyecto de película colectiva en el que podrá participar todo el que quiera recogiendo planos con sus cámaras durante el verano para ver el resultado final en septiembre. Es solo un ejemplo de la horizontalidad de esta cita que empieza con ópera y acaba con fuegos artificiales. A continuación, te listamos algunas de las propuestas imperdibles.

Críticas y valoraciones

0 comments