En la Fundación

Teatro
0 Me encanta
Guárdalo
En la Fundación

Hay pocos ejemplos de teatro de ciencia ficción anteriores a 1980, y aún menos en el teatro español. Por eso, 'En la Fundación' es un auténtico acierto de La Joven Compañía que elige este texto mítico de Antonio Buero Vallejo que, si bien justifica su argumento desde el más estricto realismo, tiene ese aire distópico que tan bien funciona en la actualidad. 

Lo más llamativo del espectáculo es la energía que rezuma desde el minuto uno, una energía que a veces está ajustadísima a la situación que viven los personajes, y que otras veces, sin embargo, es excesiva y juega en contra del propio montaje. Los intérpretes desmontan el tópico del actorcito joven que solo quiere ser famoso: tienen entrenamiento profesional y se nota en su presencia, que sobrepasa con creces su propia edad. Victor de la Fuente y Nono Mateos, por ejemplo, pisan el escenario con una soltura propia de veteranos: sorprende la tersura de sus rostros en el aplauso, unos rostros que han aparecido demacrados, taciturnos, crispados, conscientes de la tragedia como solo se es ante la inminencia de la muerte, durante casi dos horas. Es mi primer montaje de La Joven y si todos son así, puedo asegurar que dentro de unos años se hablará de esta compañía como una cantera de intérpretes histórica en el teatro español. 

La escenografía de Silvia de Marta y la iluminación de Juan Gómez Cornejo son polisémicas desde la economía, la eficacia y la belleza. Apenas algún traslado forzosamente artificial (como el del váter, a todas luces torpe) empañan la elegancia del conjunto. La versión de Irma Correa luce inspirada y mantiene toda la tensión del original hasta el descubrimiento del protagonista: a partir de ahí, la distopía real queda solo abocetada. A mí, personalmente, me gustaría saber más sobre este estado presuntamente dictatorial. Quiero tener la oportunidad de dudar sobre quiénes son los buenos y quiénes son los malos. 

En conjunto, en cualquier caso, es un espectáculo notable, aunque aún más notable que el propio montaje era la edad media del público: chiquillos, adolescentes con padres, jóvenes... A la salida, algunos se habían asustado, otros se preguntaban sobre la naturaleza del poder. Ese es el auténtico logro de La Joven Compañía: necesitamos replicar su modelo en toda España.

Dramaturgia: Irma Correa, a partir de 'La Fundación' de Antonio Buero Vallejo. Director: José Luis Arellano. Intérpretes: Óscar Albert, Álvaro Caboalles, Víctor de la Fuente, Jota Haya, Pascual Laborda, Nono Mateos, Juan Carlos Pertusa, Mateo Rubistein y María Valero

 

Por Pilar G. Almansa

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening