Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right Los 10 mejores barrios del mundo en 2020
Stairwells in Bugis
Photograph: Blue Sky Studio / Shutterstock

Los 10 mejores barrios del mundo en 2020

Hemos preguntado a miles de personas y hemos pedido a expertos de cada ciudad que hagan un 'ranking' de los mejores lugares del mundo ahora mismo para disfrutar de la cultura, comer y crear comunidad

Por James Manning y colaboradores de Time Out
Advertising

Cada año, encuestamos a miles de personas de todo el planeta para descubrir los mejores barrios del mundo: aquellos lugares que representan el espíritu de las grandes ciudades. Estos son los lugares a los que tienes que ir para comer y divertirte, disfrutar del arte y la cultura, su ambiente y personalidad. Cada año tenemos debates encarnizados (eh, siempre llenos de amor). Pero este 2020 nuestros barrios han adquirido una importancia totalmente nueva.

Durante los últimos meses, miles de millones de personas se han visto pasando mucho más tiempo cerca de casa. Los confinamientos y las medidas de seguridad han vaciado los distritos comerciales y de negocios, pero los barrios locales han prosperado. Los lugares que antes eran ciudades dormitorios ahora bullen con vida todo el día. La tienda de la esquina y el restaurantito para llevar se han convertido en salvavidas. Los vecinos han dado un paso adelante para ayudar en estos tiempos difíciles y se han unido para protestar alrededor de Black Lives Matter. Un fuerte sentido de comunidad y pequeño comercio son lo que hacen que un barrio sea fantástico. Y ahora, estas dos cosas son indispensables. Por lo tanto, en un año como nunca habíamos visto otro, vamos a hacer las cosas un poco diferentes.

Como siempre, nuestra lista de los mejores barrios del mundo se basa en las opiniones de los locales: los más de 38.000 habitantes de la ciudad que respondieron a nuestra encuesta anual Time Out Index nos dijeron qué pedacitos de su ciudad aman. Y una vez más, hemos consultado a nuestra red mundial de editores y expertos de Time Out para que ponderen los candidatos y nos informen sobre su barrio número uno de la ciudad.

Pero ahora mismo, más que nunca, es guay ser amable. Así, los mejores barrios de 2020 siguen siendo una mezcla fascinante de personas, comida, bebida, artes y cultura innovadoras e inclusivas, alquileres asequibles y coste de la vida, y aquel runrún indefinible que atrae a personas de todo el mundo. Pero este año, más que nunca, son áreas en las que las personas, la comunidad y las empresas se han ayudado mutuamente, compartiendo tribulaciones: lugares que representan el alma de una ciudad.

Desde barrios periféricos que encuentran su lugar bajo los focos a barrios creativos que combaten la crisis con la cultura; e incluso algunos centros de ciudad que experimentan renacimientos inesperados: estos son los mejores –y también más amables– 40 barrios del mundo este 2020.

Lee la lista completa de los mejores 40 barrios del mundo de 2020 

Carrer d'Enric Granados, Esquerra d'Eixample, Barcelona
Carrer d'Enric Granados, Esquerra d'Eixample, Barcelona
Photograph: Maria Dias

1. L'Esquerra de l'Eixample

El extenso distrito del Eixample de Barcelona se divide en dos tramos diferentes. Y aunque la Dreta de l'Eixample se suele llevar toda la atención, con sus deslumbrantes tiendas de lujo y sus espectaculares edificios modernistas, en 2020 todo el mundo mira a la izquierda. Residencial y con los pies en el suelo, esta banda del Eixample tiene una arquitectura característica donde cada bloque de pisos tiene su patio interior.

Durante el estricto confinamiento de Barcelona, estos espacios se convirtieron en puntos focales de energía de la ciudad: como las Hidrogel Sessions, un 'pop-up' en el que los vecinos se disfrazaban y organizaban fiestas de baile masivo desde los balcones. Mientras tanto, se creó una red local de apoyo mútuo para ayudar a los más vulnerables. Ada Parellada, del conocido restaurante Semproniana, vendió comidas a mitad de precio para los profesionales de la salud.

Estas son sólo algunas demostraciones de humanidad compartida por un auténtico barrio barcelonés, que fue pionero en proporcionar espacio para empresas LGBTQ + (ganándose así el apodo de "Gayxample"). Estamos hablando de espacios comunitarios como la Fábrica Lehmann, el jardín urbano de l’Espai Germanetes, el mercado del Ninot y el parque Joan Miró que, entre muchos otros, difícilmente encontraréis en la mayoría de guías.

Este año, de entre todos, es l'Eixample Esquerre la que apunta el camino hacia una futura Barcelona en la que los locales, no los turistas, tengan la voz cantante. –Borja Duñó, Time Out Barcelona.

Kobe Bryant memorial in XBox Plaza, Los Angeles
Kobe Bryant memorial in XBox Plaza, Los Angeles
Photograph: Michael Juliano

2. Downtown, Los Ángeles

Hay una versión del renacimiento del centro de L.A. que podría tratar sólo de cómo el Museo de Arte Contemporáneo (MOCA) redujo el precio de la entrada, y el nuevo hotel Hoxton se hartó de apilar panqueques de avellana. De como el deseado co-working de NeueHouse se trasladó al entresuelo del bonito Edificio Bradbury, mientras el Donut Man daba el toque final a sus legendarias rosquillas rellenas de mermelada de fresa en el Grand Central Market.

Pero en lugar de eso, 2020 se convirtió en el año más doloroso de la historia reciente de Los Ángeles. Y en una ciudad sin un solo lugar de encuentro en el centro, Downtown se convirtió en su alma solidaria. Tras la impactante muerte de Kobe Bryant, las coronas, las velas y una tranquila convivencia se tragaron la plaza L.A. Live. Cuando la pandemia nos tenía en casa pegados en bucle a las noticias de desastres, el Museo Broad nos aportó un poco de calma virtual con su Infinity Room, mientras que el restaurante Broken Spanish, envasaba tamales al vacío y alimentaba trabajadores sin papeles de restaurantes.

Y cuando el asesinato de George Floyd hizo que la injusticia fuera demasiado ruidosa como para ignorarla, Downtown fue el lugar que los angelinos escogieron para hablar alto y claro. No sin conflicto, hubo un palpable giro hacia la unidad el día en que miles de personas fluyeron por las calles del Downtown. En un año de aislamiento, DTLA, como ningún otro barrio, nos ha acercado con fuerza a nuestra comunidad. –Michael Juliano, Time Out Los Ángeles

Advertising
Colour Brown
Colour Brown
Photograph: Tatum Ancheta

3. Sham Shui Po, Hong Kong

Uno de los distritos más antiguos de Hong Kong, conocido por su industria textil, Sham Shui Po ha sido recientemente revitalizado por jóvenes creadores. Los vendedores ambulantes tradicionales, los edificios históricos y las tiendas de tejidos –frecuentadas por diseñadores internacionales como Versace y Calvin Klein– siguen en pie, junto a restaurantes recomendados por la Michelin como Kung Wo Tofu Factory y la tienda de fideos Lau Sum Kee Noodle, gestión familiar de tercera generación.

El barrio se llena los fines de semana, cuando los habitantes de Hong Kong se aglomeran aquí para comer, beber y echar un vistazo a la escena artística. Los elementos antiguos coexisten armoniosamente con cafeterías y centros creativos contemporáneos como Phvlo Hatch: una antigua tienda textil de tres plantas que ahora alberga una cafetería sostenible, Color Brown + Phvlo, una plataforma de diseño de moda que promueve la sostenibilidad mediante el reciclaje de moda; y Hatch, una ONG local dedicada a empoderar a los desfavorecidos.

En el centro de la revitalización del barrio está Wontonmeen, un albergue que normalmente acoge turistas bien informados y artistas que exponen en la zona. Desde la pandemia, se ha convertido en un estudio que permite a los músicos grabar vídeos y dar conciertos online. Algunas partes del hostal también funcionan como refugio para las personas sin hogar, gravemente afectadas por el brote, y el café de la planta baja, Runners 'Foods, también cocina para ellos. –Tatum Ancheta, Time Out Hong Kong

Bedford-Stuyvesant, New York
Bedford-Stuyvesant, New York
Photograph: Time Out/Ali Garber

4. Bedford-Stuyvesant, Nueva York

Bed-Stuy es un barrio revestido de historia, con frondosas calles residenciales que laten con un sentido de comunidad y tradición: conversaciones animadas entre vecinos en las escaleras, bloques que parecen familias extensas e hileras de antiguas casas de ladrillo victoriano.

Sea como sea, este año la zona se convirtió en la incubadora de futuro más grande de Nueva York. De siempre un centro cultural de la población negra, Bed-Stuy fue el centro de las protestas de Black Lives Matter. Ante la devastación provocada por la Covid-19, dio a luz redes de ayuda mutua como Bed-Stuy Strong, para proteger a sus miembros más vulnerables.

Mientras tanto, las empresas abrieron sus puertas a las calles, fusionando el espacio público y privado y construyendo vínculos de unión en un nuevo contrato social urbano. Peaches Hothouse sirve pollo frito caliente en la zona de comedor exterior de Tompkins. Harold y Maude Vintage vende vibrante ropa –para todos los géneros– expuesta en perchas en Lafayette. Billie Holiday Theatre escenifica producciones teatrales brillantes –y socialmente distanciadas– para multitudes enmascaradas, manteniendo el arte vivo durante la pandemia. Las casas victorianas de Bed-Stuy pueden venir del pasado, pero sus puertas están abiertas al mañana. –Will Gleason, Time Out New York

Advertising
Nornie Bero, owner of Mabu Mabu, Melbourne
Nornie Bero, owner of Mabu Mabu, Melbourne
Photograph: Mabu Mabu

5. Yarraville, Melbourne

Lo sentimos, Sydney: Melbourne siempre ha sido la capital cultural de Australia. Pero el atravesar dos duros confinamientos en 2020 ha significado que muchos pilares de la ciudad (música en directo, cultura de cafetería, artes y restaurantes de clase mundial) se hayan detenido. Por otra parte, el espíritu comunitario de Melbourne nunca había sido tan fuerte. Y el barrio que mejor encarna esto es Yarraville, un suburbio al oeste.

Dos historias del confinamiento lo resumen. En primer lugar, el vecino de Yarraville, Lee Smith-Moir, comenzó a añadir adorables 'señales felices' en los caminos de los parques para animar a los habitantes durante el segundo cierre del estado. También estuvo la patinadora Belle Hadiwidjaja, que rodaba por las calles con cambio constante de disfraces para entretener a las familias en su paseo diario.

No sólo eso, sino que para un suburbio relativamente pequeño, la intersección de comida, bebida y cosas que hacer aquí es bastante notable; va desde el emblemático cine Art Deco Sun Theatre hasta restaurantes como el de propiedad indígena Mabu Mabu o el diminuto Navi, un contemporáneo y elegante restaurante australiano. Con espíritu epicúreo y un equilibrio perfecto entre residencia y ocio, ahora mismo no hay ningún lugar como Yarraville. –Rebecca Russo, Time Out Melbourne

Nordufer and Torfstrassensteg, Wedding
Nordufer and Torfstrassensteg, Wedding
Photograph: Dagmar Schwelle / VisitBerlin

6. Wedding, Berlin

Los barrios berlineses de Neukölln, Kreuzberg y Mitte son mundialmente conocidos por sus tiendas y restaurantes. Pero Wedding, que ha ido ganando enteros a un ritmo más lento, viene pegando fuerte. Ubicado al noroeste del centro de la ciudad, su comunidad multicultural y multigeneracional se mantiene fiel a los comercios locales, desde pequeñas tiendas de comestibles hasta puestos de comida callejera. Junto a nuestros favoritos desde hace tiempo, como el Asia Deli en Seestraße, hay recién llegados como el italiano Sotto, apto para veganos, el taiwanés de comida casera Cozymazu y Ernst (que utilizó el confinamiento para renovar sus instalaciones y su menú con estrellas Michelin. Locales que se han establecido rápidamente como populares puntos de reunión para los vecinos del barrio.

Wedding también está cambiando con los tiempos: después de años de campañas por parte de los activistas, las calles de Afrikanisches Viertel (el barrio africano) están a punto de perder sus nombres de la época colonial. Imprescindible realizar el tour RevolutionaryBerlin, que va desde la Puerta de Brandenburgo en Mitte hasta el propio Wedding. Una manera comprender mejor la esencia de este vecindario y del propio Berlín.–Nathan Ma

Advertising
Riink, Shanghai
Riink, Shanghai
Photograph: Riink

7. Shaanxi Bei Lu/Kangding Lu, Shanghai

Hace cien años, este tranquilo barrio del distrito de Jingan formaba parte de la Concesión Internacional de Shanghai. En los últimos tiempos se ha ido transformando rápidamente hasta convertirse en uno de los más animados de la ciudad gracias a infinidad de nuevos cafés, bares y restaurantes. Entre sus casas bajas y sus tradicionales tiendas de noodles encontrarás negocios como el pequeño bar de vinos naturales SOiF (con largas colas los viernes por la noche para degustar sus vinos y saborear sus platos de embutidos) y el restaurante de cocina japonesa-estadounidense Lucky Diner, que tiene previsto abrir nuevos locales durante los próximos meses.

Otra de las novedades más singulares es Riink, un roller-skate bar en el que puedes patinar mientras tomas algo. Se trata de una creación de Ting Ting Liang, propietario del Roxie, uno de los puntos clave de la comunidad LGTBQ+, quien también inaugurará próximamente un nuevo local de comida y bebida, Shankang Li. Estará ubicado en un antiguo mercado industrial de materiales de construcción, y se prevé que se convierta en uno de los mejores puntos de reunión de la ciudad durante este otoño, con marcas locales muy queridas como la pizzería al estilo neoyorquino Homeslice o la última versión del restaurante latinoamericano Azul. Y es que, aunque la Concesión Internacional desapareció hace tiempo, la zona todavía mantiene su esencia como encrucijada cultural. –Cat Nelson, Time Out Shanghai

East Coffee Company, Glasgow
East Coffee Company, Glasgow
Photograph: Niall Walker

8. Dennistoun, Glasgow

Rodeada por la Necrópolis de Glasgow, la autopista M8 y las líneas de ferrocarril, Dennistoun es lo más parecido a una isla en el East End de Glasgow. Durante la última década, la afluencia de jóvenes -principalmente estudiantes de la cercana Universidad de Strathclyde- ha alterado la demografía de este vecindario de clase trabajadora. Sus encantadoras viviendas de arenisca siguen siendo asequibles para la mayoría.

East Coffee Company y Mesa rivalizan por servir el mejor brunch en la bulliciosa arteria central Duke Street. El pub de Redmond ofrece comida casera y cerveza artesanal. La pandemia ha interrumpido las exposiciones en la Market Gallery, dirigida por artistas, así como la música en vivo y la comedia en Drygate Brewery, pero la floreciente vida cultural de la zona volverá antes o después.

El espíritu comunitario se fomenta con iniciativas como Zero Waste Market, donde se prepararon cajas de alimentos básicos durante el confinamiento, o el Food Forest de Alexandra Park, donde lugareños de todos los orígenes se reúnen para plantar y cultivar en aras de un futuro más sostenible. Por todo ello, el tranquilo Dennistoun posee un marcado sentimiento de independencia como ningún otro rincón de la ciudad. –Malcolm Jack

Advertising
Little Red Door in the Marais, Paris
Little Red Door in the Marais, Paris
Photograph: Aron Farkas, courtesy Little Red Door

9. Haut-Marais, Paris

Menos turístico que el Marais propiamente dicho, y bastante más cool, el Haut-Marais, justo al norte, ha vivido una afluencia de nuevos y elegantes locales durante los últimos años. Intercalada entre las estaciones de metro Rambuteau, Temple y Saint-Sébastien Froissart, la zona atrae a los amantes de la comida con restaurantes exclusivos como Enfants Du Marché, ubicado dentro de las murallas históricas del Marché des Enfants Rouges.

Los visitantes también pueden disfrutar de la cultura, con galerías de arte contemporáneo de referencia mundial como Suzanne Tarasieve, Emmanuel Perrotin y Thaddaeus Ropac, instaladas en el barrio. Para regalos asequibles, la tienda conceptual Merci está siempre de moda. También hay que pasar por la boutique y café Jacques Genin, cuyo propietario donó 500 kg de chocolate a los trabajadores sanitarios durante el confinamiento.

Y por la noche... bueno, es difícil elegir por dónde empezar. Para los parisinos, este barrio es la meca de los cócteles. Little Red Door, Bisou, Candelaria: dirígete a cualquiera de las sinuosas calles del Haut-Marais y encontrarás bebidas alucinantes que harán que cada salida nocturna se convierta en algo especial. –Houssine Bouchama, Time Out Paris

Two Chaps in Sydney
Two Chaps in Sydney
Photograph: Daniel Boud

10. Marrickville, Sydney

Sydney es una ciudad diversa, con muchos de sus barrios definidos por sus minorías étnicas: China Town en Haymarket, Little Italy en Leichhardt, la burbuja de los mochileros en Bondi, el barrio gay en Oxford Street…. Marrickville, sin embargo, es un verdadero crisol cultural, lo que explica su ascenso como el distrito de moda en Sydney.

Un lugar de dualidades sorprendentes, donde los panaderos artesanos de Two Chaps y los elegantes someliers de Where's Nick comparten acera con una modesta tienda de sándwiches vietnamitas como Marrickville Pork Roll (el mejor bánh mì de la ciudad) o con el animado club nocturno del Hotel Marrickville. Oleadas de inmigrantes portugueses, vietnamitas, italianos y griegos se han sumado a la riqueza cultural de Marrickville, encabezando el surgimiento de la que es, probablemente, la escena gastronómica más ecléctica de la ciudad. Calles flanqueadas por casas de época colonial y enclaves frondosos mantienen la esencia original del barrio.

Como ocurre a menudo con la gentrificación, los artistas y los creativos han sido clave para convertir este rincón industrial de la ciudad en un código postal de moda, pero en el caso de Marrickville, eso ha sido compatible con que muchas familias de clase media hayan hecho del barrio su hogar. A pesar de su proximidad al centro, increíblemente caro, Marrickville ha logrado seguir siendo asequible e inclusivo, en gran parte gracias a la ausencia de viviendas de gran altura sin alma o gigantescas franquicias. Que dure mucho tiempo.– Maxim Boon, Time Out Sydney

Recomendado

    También te gustará

      Advertising