0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista a Quique Arias, de La Bicicleta: Madrid, bicis y café

Hablamos con el propietario del bar hípster por antonomasia de Malasaña sobre la ciudad en la que creció, su pasión por las bicicletas y cafés 2.0

©Steff Gutovska

Quique Arias es de esas personas a las que se las puede catalogar de "renacentistas", ya que aunque no presume de ello destaca en unas cuantas disciplinas artísticas como el diseño gráfico y la fotografía, además de regentar junto a su socia, Tamara Marqués, La Bicicleta Cycling Café: un punto de encuentro para los aficionados ciclistas, los amantes del buen café, malasañeros de pro y todo aquel al que le guste disfrutar de un ambiente acogedor en pleno centro de Madrid, ya sea para leer, estudiar, trabajar o tomar algo con sus amigos. 

Ciudades como Copenhague, Berlín, Londres o Nueva York llevan años apostando por espacios como el tuyo. ¿Qué fue lo que te impulsó a montar este negocio y por qué decidiste llevarlo a cabo aquí en Madrid?
Buscaba unir tres de mis grandes pasiones: el café la bicicleta y las cafeterías como espacio de trabajo. Un día tuve una conversación con una amiga letona que me contó que en Riga, su ciudad, unos chicos estaban preparando un proyecto parecido. En ese momento yo era diseñador gráfico y pasaba muchas horas trabajando en bares y cafeterías. Me pareció una idea genial crear una cafetería donde se pudiera trabajar y que al mismo tiempo pudiera servir como plataforma para impulsar el mundo de la bicicleta en Madrid, una ciudad con mucho potencial, y también porque es donde crecí y a la que me apetecía volver después de muchos años viviendo fuera.

¿Qué puedes contarnos del ‘Cycling Café’?
Es un concepto viene de la idea de poder ofrecer el espacio como plataforma para impulsar la bicicleta en Madrid. Desde ese punto de vista utilizamos nuestro espacio y nuestra capacidad y canales de comunicación para organizar y promocionar eventos alrededor del mundo de la bici, entre los cuales hay desde exposiciones hasta salidas semanales en bici fuera de la ciudad, charlas, presentaciones de libros, etc.

¿A qué crees que se debe el éxito de La Bicicleta?
Se debe a un conjunto de factores entre los cuales está una buena geolocalización, un local adecuado con mucha luz natural, una decoración cálida, un espacio diáfano y un concepto nuevo en el barrio. La novedad radicaba en ofrecer un espacio donde se puede trabajar y donde hay zonas especialmente diseñadas para utilizar el ordenador. Asimismo, el hecho de que los precios no sean caros y de que se haya creado una atmósfera acogedora y un trato cercano por parte de yos trabajadores hace que los clientes se sientan a gusto y repitan.

Siempre se ha dicho que Madrid no es una ciudad de bicicletas. ¿Qué opinas al respecto?
Madrid es una ciudad perfecta para montar en bici, ya que no tiene muchas cuestas y la climatología es perfectamente soportable durante todo el año, no llueve mucho y no hace mucho frío si lo comparamos con otras ciudades europeas. En ese sentido quizá lo que a la gente le cuesta más entender es la compatibilización del uso de la bicicleta con el tráfico rodado motorizado. Pero es un problema que se soluciona con el tiempo a medida de que los conductores de coches se acostumbren a compartir la calzada con un vehículo que hasta ahora prácticamente no tenía presencia en el tráfico. Al final es únicamente una cuestión de educación vial y de costumbre.

¿Qué echas de menos en comparación con otras ciudades que son ‘bikefriendly’ en el sentido más amplio de la palabra?
Sobre todo una mayor concienciación por parte de todos los ciudadanos del beneficio que aporta la bici a la vida en la ciudad reduciendo la contaminación y pacificando el tráfico. En ese sentido hubiera sido deseable un mayor apoyo para el uso de la bicicleta desde el punto de vista institucional para que su normalización y generalización se produzca de una manera pacífica a través de campañas de concienciación. A nivel de infraestructuras lo que más echo de menos es la falta de sitios adecuados para aparcar las bicis.

¿Qué te parece BiciMad? ¿Crees que los madrileños han desempolvado sus bicis desde que desde las instituciones promueven su uso?
BiciMad me parece una idea extraordinaria porque ha puesto la bicicleta al alcance de un sector de población que en otras circunstancias probablemente no se hubiera animado a empezar a utilizarla. A pesar de que yo era un poco escéptico sobre la idoneidad del uso de bicicletas eléctricas, tengo que reconocer que ese hecho ha facilitado su incorporación como medio de transporte diario para muchas personas que no estaban acostumbradas a usarla. 

¿Tienes predilección por alguna bicicleta? ¿Cómo te definirías como ciclista?
Soy un ciclista urbano, ya que utilizo la bici todos los días en mis desplazamientos diarios. Sin embargo también tengo bicicletas de carretera y  de montaña y las utilizo regularmente. Desde un punto de vista estético probablemente con la bici con la que me siento más identificado es con la de piñón fijo. En cualquier caso, todo este crecimiento de la bici en nuestra ciudad y en nuestro país en general está poniendo a disposición del usuario urbano conceptos tan novedosos e interesantes como las bicicletas plegables eléctricas o las mini-velo, tan populares en Japón.

Está claro que te apasionan las bicis, pero tengo entendido que también el buen café, otro fenómeno que ha llegado a la capital para quedarse.
El café es la columna vertebral de La Bicicleta. Desde antes de nacer nos propusimos servir uno de los mejores cafés de Madrid y para ello contamos con la ayuda de cafés El Magnífico, un micro tostador artesanal afincado en Barcelona que nos tuesta específicamente los blends que le pedimos y que cambiamos regularmente cada temporada. Además, siempre tenemos algún nuevo café de origen que intentamos variar cada mes. Por otro lado, siempre contamos con profesionales especializados en la preparación de café, por lo que en nuestro espacio únicamente los baristas son los encargados de su elaboración.

A pesar de que la estética no tiene nada que ver... ¿podría decirse que sois como el Central Perk Café de Friendspero en Malasaña?
Es cierto que por el ambiente distendido y relajado entre el personal y la clientela se genera un ambiente de camaradería que recuerda al famoso bar de Friends. Aunque de algún modo nuestra referencia preferida quizás sea el mítico bar de Cheers (risas). El tipo de clientela es bastante variada. En general es gente joven entre los 25 y 35 años y diría que al 50% son españoles y extranjeros. Desde el punto de vista de género cabe destacar que por alguna razón es un local muy frecuentado por chicas.

Además de ser dueño de La Bicicleta junto a Tami, también eres creativo, presidente y portavoz del colectivo MadCity Rides. ¿Qué tipo de iniciativas organizáis?
MadCity Rides es un colectivo que pretende impulsar las nuevas disciplinas ciclistas urbanas (bmx, Bike polo, piñón fijo) desde la organización y promoción de eventos de diferente índole. En ese sentido desde su nacimiento hemos desarrollado multitud de eventos entre los cuales se encuentra el Bicycle Film Festival (festival internacional de cine y bicicleta) o Madwheels, que es la parte dedicada al Ciclismo urbano en el Festibal con B de Bici de Matadero. Esperamos seguir creciendo y organizando eventos relacionados con el ciclismo urbano.

¿Cuál crees o cual te gustaría que fuese el futuro de las bicicletas en esta ciudad?
Me gustaría que la bicicleta tuviera un papel mucho más relevante como medio de transporte habitual de los madrileños propiciando la pacificación de la misma. Recogiendo una reflexión del gran Pedro Bravo, me gustaría que Madrid dejase de ser una ciudad pensada para los coches para ser una ciudad pensada para las personas.

*Fotos: Steff Gutovska

Críticas y valoraciones

0 comments