Bárbara Lennie: "Busqué la energía del personaje en algo muy animal"

La actriz se deja arrastrar por la fuerza de un paisaje de montaña en 'La enfermedad del domingo', donde nos muestra el dolor de una mujer con el alma rota que vive aislada del mundo
Bárbara Lennie
Advertising

Como una pantera enjaulada, Bárbara Lennie desborda rabia en 'La enfermedad del domingo', la última película de Ramón Salazar. En ella encarna a una mujer dura, rota, que se reencuentra con la madre que la abandonó de niña, como si estuviéramos en un melodrama de Ingmar Bergman. La acción tiene lugar en una casa de madera perdida en la montaña, casi el único escenario para el duelo interpretativo en el que Lennie se enfrenta a Susi Sánchez en uno de los 'tour de force' más intensos que ha dado el cine español de los últimos años. La actriz nos cuenta cómo se metió en el papel.

La película entera se construye alrededor de un silencio inicial demoledor. ¿Cómo pesa ese silencio sobre los personajes?
Yo creo que ese silencio es el puro desconcierto. Chiara, la mujer a quien interpreto, actúa por un impulso y piensa que tiene un plan pero en realidad no sabe cómo conseguir lo que se propone. Es una mujer que lleva mucho tiempo aislada del mundo y las cordialidades no se le dan bien. Y en este tono, fuerza un reencuentro con su madre, a la que no conoce porque se fue cuando era pequeña.

¿Cómo es ese enfrentamiento?
Lo bonito que plantea la película es que a pesar de sus torpezas encuentran un lugar para el diálogo que es honesto. Lo que hacen en la primera parte de la película es medirse la una a la otra, irse quitando cortezas de una manera instintiva, natural.

Nubes grises, lluvia, barro... ¿Qué papel juega el paisaje?
El paisaje es muy protagonista. En mi caso, hice poco trabajo de análisis psicológico del personaje, pero en cambio busqué la energía en algo mucho más animal, porque Chiara es una mujer que está más en contacto con el silencio, con la naturaleza, con los animales, con el barro y el agua. Lo que hice fue explorar cómo ese paisaje repercute en su cuerpo, en su forma de estar, de respirar, junto con lo que lleva encima, su dolor físico. 

La película tiene un tono un poco Bergman que te corta el aire. ¿Es duro meterse en un terreno como este?
Yo creo que si eres director y le ofreces un papel a un actor le estás invitando a depositar su personalidad. Su intimidad. Su alma. Ramón nos dio libertad para aportar nuestro punto de vista, y Susi y yo entramos a poner en carne lo que estaba escrito.

Hay una escena, hacia la mitad, en la que madre e hija se juntan para ver diapositivas. Ahí aparecen todos los fantasmas.
En ese momento que dices se ve el anhelo y la melancolía de Chiara, que se ha quedado atrapada en el pasado, en esas diapositivas, en la idealización de una madre a quien no recordaba y que se tuvo que inventar. Chiara se ha inventado historias desde que era niña y se subía a un árbol o miraba por una ventana para ver si su madre regresaba. Hay algo hermoso y terrible en Chiara, y es que es esclava de sus fantasías.

Hace cosa de un año te vimos en 'María (y los demás)', una película que también nos habla de los vínculos familiares. ¿Cuán alejadas están estas dos historias?
Yo las he trabajado desde lugares muy distintos, pero es cierto que cuando uno se adentra en los universos familiares hay algo que se activa, una experiencia compartida de las relaciones. 

Y en este caso es una relación que empieza con una tensión agresiva.
Al principio hay una escena en la que el silencio se empieza a romper, porque Chiara moja a su madre con una manguera, mientras lavan al perro. Ahí hay una necesidad de atacar a la madre, pero también una frustración, porque Chiara quiere que la madre se dé cuenta de lo que está pasando. Uno a veces desea que le entiendan sin tener que decir lo que quiere decir. Como eso no ocurre se va acumulando la agresividad, un estar a la defensiva. Y durante casi toda la película eso hace que el ambiente pueda llegar a ser irrespirable.

Advertising
Esta página ha migrado a nuestro nuevo diseño de modo automático. Si ves algo que te parece raro, avísanos a feedback@timeout.com