Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Carol Rodríguez Colás
Filmax

El orgullo de barrio de Carol Rodríguez Colás

Debuta en la dirección con ‘Chavalas’, film sobre la amistad femenina que destila sororidad, verdad y orgullo de barrio

Publicidad

Como le ocurre a la protagonista del film, a las hermanas Carol y Marina Rodríguez Colás les costó hacer bandera de sus orígenes y mostrar orgullo de barrio (La Gavarra, en Cornellà), ante los destellos de la cosmopolita vecina Barcelona. De ello habla 'Chavalas', pero también de amistad, de sororidad, de refugio cuando todo sale del revés. ¿Un espejo periférico de la serie 'Girls'? "Es una referencia, claro", confiesa la cineasta. Con su hermana firmando el guion, Carol Rodríguez debuta tras la cámara con una historia fresca y buenrollista, y con una gran capacidad de conectar (fue Premio de Público en el Festival de Málaga). 

Diría que la gran virtud de 'Chavalas' es la verdad que supura.
No podías decirme nada más bonito. Es tan fácil caer en el artificio... La verdad que transmita 'Chavalas' tiene que ver con las actrices. Y con el guion, lleno de detalles autobiográficos, de nuestras experiencias y recuerdos. Quisimos hablar de esa sensación adolescente, cuando íbamos a Barcelona y escondíamos de dónde éramos por una especie de vergüenza marcada por los prejuicios ajenos. En el cine, sobre todo social, se enseña el barrio como entorno conflictivo. No queríamos ir por ahí. Hay una mirada costumbrista, y hay orgullo: los que somos de Cornellà lo pregonamos. Mira a Jordi Évole o a los Estopa (risas). 

En el cine, sobre todo social, se enseña el barrio como entorno conflictivo

Vicky Luengo, Carolina Yuste, Ángela Cervantes y Elisabet Casanovas parecen amigas de toda la vida.
Tuve la suerte de encontrar a cuatro actrices que sintieron la historia como suya y que entendieron muy bien a sus personajes. Y que, por encima de todo, son muy buenas tías, generosas, y han tenido mucha paciencia conmigo. Se hicieron amigas de verdad,  congeniaron enseguida: como dice Carolina Yuste, tienen el mismo bichito.

Hay un retrato muy generacional con temas tan cotidianos como volver a casa de los padres. 
Eso de retrato generacional me suena grandilocuente, no era la intención. Pero es verdad que esa sensación de fracaso prematuro, de acabar los estudios y chocar con la realidad del panorama laboral, que te empuja a regresar al nido... es habitual, y más con las crisis que hemos encadenado.

Quizás es casual, pero toda una generación de directoras (Mar Coll, Carla Simon, Pilar Palomero, Celia Rico, Clara Roquet...) ha debutado con relatos autobiográficos.
No es casual. No puedes hablar de nada mejor que de las cosas que conoces, que has vivido, que te han inspirado. Es normal poner ahí el foco. Hay que luchar tanto, poner tanta energía, para lograr dirigir una primera película... Tiene toda la lógica del mundo hacerlo con una historia que sientes como propia. Me ilusiona mucho coincidir con ellas y formar parte de esa generación de cineastas.

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad