Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right Alejandro Amenábar: "Unamuno representa a la tercera España y yo me identifico con él"

Alejandro Amenábar: "Unamuno representa a la tercera España y yo me identifico con él"

Entrevistamos al director de 'Mar adentro' por su nueva película, 'Mientras dure la guerra', que se sitúa al principio de la Guerra Civil

'Mientras dure la guerra' -Rodaje Modmedia-
©Teresa Isasi
Advertising

Un largo silencio ha enmascarado la carrera de Amenábar en la última década. Solo ha estrenado una película en diez años, 'Regresión', una cinta de terror satánico con casting americano que pasó sin pena ni gloria. Ahora, el director de 'Mar adentro' y 'Los otros' vuelve de su exilio creativo en Mientras dure la guerra, la historia de cómo Miguel de Unamuno vivió la entrada de los nacionales a Salamanca al principio de la Guerra Civil.

Toda la película nos prepara para un clímax, el famoso discurso de Unamuno en el paraninfo de la universidad de Salamanca, ante los militares.
Este fue el origen de la película, el momento en que pronunció la famosa frase que se le atribuye: "Venceréis pero no convenceréis". Es un episodio muy delicado, sobre el que ha habido muchas discusiones, y a mí me ha apasionado sumergirme en la documentación que existe. Creo que no es tan difícil acotar lo que pasó, lo que dijo y lo que no dijo. A partir de aquí, he hecho una recreación dramática y personal.

Entiendo que el compromiso con la historia es importante. ¿Cómo te ajustas a los hechos?
Seguí dos normas. Cuando había algún detalle o anécdota que podía ser ofensivo para uno de los dos bandos, en general he preferido ser cauteloso. Por otra parte, cuando coincidían los testimonios del frente nacional y del no nacional, me daba cuenta de que era probable que aquello fuera verdad.

La película nos habla, sobre todo, del conflicto moral de Unamuno.
Se encontraba en una situación límite, la de un país que estaba en guerra consigo mismo. Su caso es interesante porque estaba desencantado con la República y veía el alzamiento militar como la llegada de un ejército salvador que venía a restaurar el orden. De repente, se dio cuenta de que ni con unos ni con otros. Unamuno representa la tercera España, como reflejaba Chaves Nogales en sus artículos. Como ciudadano, yo me identifico con él.

Es difícil transformar a un actor en un personaje histórico. Siempre existe el riesgo de caer en la caricatura. ¿Cómo ha sido convertir a Karra Elejalde en Unamuno?
Fue un proceso de contención. Se cuenta que Unamuno era un hombre seco. Por lo menos, así aparece en todas las descripciones. Karra es todo lo contrario: un hombre expansivo, apacible, lleno de ternura. Lo que hicimos fue encorsetarla en esta parquedad. Algo más complicado fue el caso de Santi Prego, que es quien hace de Franco. Yo quería presentarlo como un personaje con dignidad propia, sin renunciar a estos elementos que lo caracterizan, a sus problemas de dicción, la vocecita de pájaro. Si lo piensas, todos tenemos una idea de Franco en la cabeza.

Desde 'Ágora', apenas te habíamos visto el pelo.
Estoy contento de volver a hacer una película que, como 'Ágora', revisa la historia. En la historia los momentos de crisis y revuelta se mueven por ciclos. Mirando al pasado podemos aprender mucho del presente.

En pleno auge de la ultraderecha, ¿es una película comprometida?
Cuanto más me adentraba, más conexiones veía con la actualidad. Por ejemplo, la discusión del Estatuto de Cataluña, de la que Unamuno fue ponente en las Cortes. Es una película sobre este país y la extraña relación que tenemos los unos con los otros, es decir, las desavenencias entre una comunidad de vecinos.

Ahora dirigirás una serie basada en 'El tesoro del cisne negro', la última novela gráfica de Paco Roca.
Es un cómic fresco, trepidante. Leyéndolo he conectado mucho. El reto será mantener esta agilidad y trasladarla a la serie.

Advertising