Time Out en tu buzón de entrada

Buscar

Museo Lázaro Galdiano

  • Museos e instituciones
  • Barrio de Salamanca
  • Crítica de Time Out
  1. Museo Lázaro Galdiano
    Museo Lázaro Galdiano
  2. Museo Lázaro Galdiano
    Museo Lázaro Galdiano
Publicidad

Time Out dice

He aquí un museo injustificadamente desconocido para la mayoría, que sin embargo alberga una colección fascinante y extraordinariamente ecléctica: se trata de 15.000 pinturas y objetos de arte, que abarcan 24 siglos de historia, acumulados durante más de 70 años por el financiero y bibliófilo José Lázaro Galdiano (1862-1947). Sus propiedades incluyen pinturas de Goya y El Bosco, así como una importante colección de obras de las escuelas holandesas e inglesas, y maravillosa orfebrería ornamental del Renacimiento. Sus actividades van desde visitas guiadas o talleres para niños (el de Goya ha sido muy exitoso), hasta conciertos y conferencias. La mansión de cuatro pisos y sus jardines bien merecen una visita por sí mismos.

Detalles

Dirección
Serrano, 122
Madrid
28006
Transporte
Gregorio Marañón (M: L10, L7)
Precio
7 €; entrada reducida 4 €; gratis de 15.30 a 16.30 h y do. De 14 a 15 h.
Horas de apertura
Ma. a sá. de 10 a 16.30 h; do. de 10 a 15 h; lu. Cerrado.

Qué ocurre

San Jerónimo de Bartolomé Esteban Murillo

El Museo Lázaro Galdiano acoge la gran obra maestra de Bartolomé Esteban Murillo, una efigie de San Jerónimo creada en 1650 en un óleo sobre lienzo. El retablo representa a un San Jerónimo arrodillado, rezando con las manos juntas mientras contempla un crucifijo. Sus alrededores son oscuros y lúgubres, que se contraponen con el potente haz de luz que llega del exterior del cuadro, haciendo de su estampa más enérgica y escultural.

Studiolo. Una mirada a la colección de Candela Álvarez Soldevilla

El Museo Lázaro Galdiano acoge una selección de más de un centenar de piezas de la Colección Studiolo de Candela Álvarez Soldevilla. Las obras seleccionadas tienen un nexo común: la representación de la cabeza como contenedora de pensamiento, lo que representa una llamada a la reflexión. La colección invita a sentir el studiolo de la Italia renacentista de los siglos XV y XVI, como espacio privado de una residencia palaciega donde su propietario guardaba piezas artísticas, libros o documentos, y donde se retiraba para deleitarse en la contemplación de las obras, estudiar o trabajar en sus aficiones, esencialmente culturales.

Publicidad
También te gustará