0 Me encanta
Guárdalo

Christina Rosenvinge: "Cuanto más frágil es un hombre, más dura su coraza"

Entrevista con la cantautora a propósito de 'Un hombre rubio' (2018), un disco en el que se ha calzado zapatos masculinos

© Maria Dias
Christina Rosenvinge

Christina Rosenvinge se convierte en 'Un hombre rubio' (2018) en su noveno álbum en solitario, en el que investiga de donde sale el machismo. Intentamos resquebrajarle la coraza.

Con 'Romance de la plata' reconectaste con el recuerdo de tu padre.

Mi padre murió cuando yo era joven y tuve una relación difícil con él. Era un hombre muy conservador y chocábamos muchísimo. Tuvo una vida muy aventurera y el final fue dramático y prematura. Perteneció a una generación llena de contradicciones. Vino a España atraído por Lorca pero era franquista, a pesar de ser hijo de un hombre que había formado parte de la resistencia contra los nazis. Reconectando con su recuerdo, ya no desde la óptica de una chica joven sino desde la de una persona madura, empecé a preguntarme quien era de verdad, intenté indagar en ese hermetismo tan masculino. Empecé a escribir canciones desde un yo masculino intentando hablar de esto. No todas las canciones hablan de él, pero sí intentaba comprender esa especie de jaula emocional en la que viven tantos hombres.

Recuperaste a tu padre y perdiste a tu otro referente masculino durante tu adolescencia, David Bowie.

Eran la presencia positiva y la negativa, hay cierto paralelismo. La de Bowie sentí como una muerte muy cercana, y eso que ha muerto gente muy influyente artísticamente sobre mi, pero esa fue especial. Creo que porque la figura de Bowie como Ziggy Stardust ha conseguido encarnar la belleza y la monstruosidad de ser adolescente como nadie, y conseguía hablarle a cada uno de manera individual. Y en el momento de su muerte lo volvió a hacer: habló de la soledad del hombre ante la muerte de una manera magistral. Es un ejemplo de como unir lo popular con la vanguardia, cosas muy valientes que pueden llegar a mucha gente. Es la ambición de la gran mayoría de los músicos.

¿Fueron tu padre y Bowie los que te empujaron a convertirte en 'Un hombre rubio'?

Tengo hijos adolescentes, dos chicos. Y soy muy consciente de la presión que se ejerce sobre los adolescentes para que pierdan su dulzura y fragilidad natural y aparenten ser otra cosa que no son. Es en la adolescencia cuando se forma esta coraza que es lo que se convierte en el machismo. Una coraza durísima para proteger un interior frágil. Quería intentar hablar desde ese yo. También intenté buscar referentes de hombres hablando de sus hijos y encontré poquísimos, cosa que me llama mucho la atención.

¿Es una tarea importante del feminismo proteger la identidad masculina de los clichés heteropatriarcales?

Ahora que las mujeres se cuestionan, se empoderan y toman el espacio público, creo que es fundamental que haya una revisión de la identidad masculina. Es algo positivo para todo el mundo.

¿'La flor entre la vía' va por ahí?

Charlamos mucho de la falta de modelos femeninos. Cuando yo crecí, había muy pocos modelos de mujeres en la música. Pero un chico que crece y que quiere buscar modelos más allá de los estereotipos simplones de lo que se considera que es el éxito, también hay pocos ejemplos.

Te has preguntado si como cantautora deberías usar el masculino general para hablar de emociones universales en lugar del femenino.

Es una cuestión gramatical que refleja la realidad. No es la gramática la que hay que cambiar, el lenguaje se crea con las ideas, y lo que hay que cambiar son las ideas y los prejuicios. Estamos en un momento en que una igualdad que se daba por conseguida porque había llegado con las leyes, gran parte de la sociedad toma consciencia que no es una igualdad real sino un espejismo. Estamos en un momento de transformación, el debate está en la calle y espero que se convierta en algo fructífero. Que no se lleve a la lucha de sexos, que es una manera de anular el feminismo, que es mucho más complejo y profundo que eso.

¿Es cosa de 'todos', o de 'todos y todas'?

Como letrista tengo muy en cuenta la ley de economía del lenguaje que la Real Academia está blandiendo para utilizar el masculino para todo. Personalmente, no nos tenemos que entretener demasiado en esta lucha, hay que ir un paso más allá. Mientras sigan saliendo tipos con barba y con coleta diciendo 'todos y todas' da igual, no va a cambiar nada. Lo que tiene que salir es una mujer diciendo 'todos'. Si habla una mujer no se suscita esta cuestión, está claro que estamos incluidas. Cuando haya una igualdad de representación de los dos sexos en la punta de la pirámide, en los centros de poder, este debate dejará de existir.

¿Que opinas de un movimiento como #MeToo?

Con el #MeToo pasa lo mismo: nos estamos entreteniendo discutiendo de si es acoso que un tío intente ligar contigo torpemente y no es esa la cuestión. La cuestión es que una mujer que quiere tener una carrera tiene que pasar por un filtro exclusivamente masculino. Tu futuro está en manos de un hombre que puede presionarte para conseguir favores sexuales. Se llama derecho de pernada. Si una mujer que quiere tener una carrera en el cine no tuviera que pasar necesariamente por esos productores y directores que abusan de esa situación de poder, no tendrían ese monopolio. Tienen que haber proyectos femeninos, comandados por mujeres. La cuestión es la falta de mujeres tomando decisiones en los centros de poder. Las mujeres te las encuentras haciendo el trabajo de hormiga, y los hombres dirigiendo. Eso es lo que necesitamos cambiar entre todos. Y todas, jaja.

'Ana y los pájaros' y 'La piedra angular' son canciones de desamor desde el punto de vista masculino. ¿Es como te gustaría que te añorasen a ti antiguos amores?

Jaja, ¿lo que me gustaría que escribieran ellos de mi? Es un poco perverso, pero igual algo de eso hay. Porque la figura femenina aparece idealizada y maravillosa, en plan voy a escribirme una canción de echarme de menos. Bueno, 'Ana y los pájaros' es una canción lesbiana, pero 'La piedra angular' sí que es desde el punto de vista de un hombre de familia.

¿'Un hombre rubio' recoge la energía que tenéis con tu banda?

La de 'Lo nuestro' fue una gira muy larga, toqué mucho. Cuando mis hijos eran pequeños la opción de tocar en vivo era mucho más limitada. Y al tocar con banda en escenarios grandes han surgido canciones más rock. El lado intimista no tiene tanto sentido en estos escenarios y estoy haciendo canciones concebidas para llegar más lejos. Últimamente no compongo en una acústica, compongo en el ordenador haciendo ya los arreglos, y me resulta más fácil hacer las canciones desde una voluntad más expansiva.

¿Cómo ha afectado esto a tu voz?

Estoy cantando más fuerte por haber tocado mucho en vivo y haberme acostumbrado a proyectarla para tocar delante de 3.000 personas.

¿Qué has aprendido con este trabajo?

Que cuanto más frágil es un hombre, más dura es su coraza. La lección está en la educación. Mientras la ideología de la igualdad no entre en el temario de primaria será muy difícil que se rompan los clichés. Lo que está al final en el disco es que mi padre, como muchos hombres, a parte de todas las diferencias ideológicas, era un hombre que pensaba que su valor para su familia estaba en su sueldo y yo pasé la infancia echando de menos un padre real.

Críticas y valoraciones

1 comments
Rafael G

Mejorando con la edad, cada disco supera al anterior.

Gracias