Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Awan
Awan

Oportunidad única: la heladería sin gluten más famosa de Los Ángeles se esconde en este hotel de Madrid

Sí, estamos en enero pero cuando el helado, de origen vegetal en este caso, es extraordinario no hay invierno suficientemente frío para disfrutarlo

Escrito por
Gorka Elorrieta
Publicidad

No lo dejéis pasar si sois más o menos fanáticos del helado porque la ocasión es extraordinaria. El joven australiano/indonesio Zen Ong que con sus creaciones está revolucionando el mundo de los helados en Los Ángeles viene a Madrid Fusión y, aprovechando su estancia en la capital, el mítico y recientemente actualizado Rosewood Villa Magna se convierte en su casa.

Awan
Awan

Aquí, dentro del espacio Flor y Nata (el más delicioso afternoon tea de la capital), tendrá un pop up tan irresistible como efímero. Apunta las fechas: sus helados solo estarán disponibles del 24 al 27 de enero en el corazón del hotel. Podrás disfrutarlos únicamente ahí mismo. Así que comparte este chivatazo, perfecto para celíacos, entre tus mejores amigos del helado. 

Awan
Awan

Según el propio Ong, los helados de Awan, el proyecto que arrancó hace un año en la coste oeste de Estados Unidos después de cosechar varios galardones en su Australia natal, no contienen lácteos, son veganos y sin gluten y echa mano de productos locales, coco y vainas de vainilla balinesas en su elaboración. Eso le conecta con sus raíces indonesias. Para este pop up exclusivo utilizará ingredientes indonesios pero también productos españoles de temporada de La Huerta de Aranjuez.

¿Y qué sabores podremos encontrar? 

Vainilla balinesa, Gula Jawa especiado, Kluwak y chocolate, mandarina, naranja china, pera Comicio, frambuesa y chirimoya.

NO TE LO PIERDAS: Los restaurantes de moda donde reservar mesa en Madrid 

Lee la revista de invierno de Time Out Madrid, con entrevistas, reportajes y las mejores recomendaciones de ocio y cultura de la ciudad. O descárgala gratis aquí.

Más de Invierno

    Últimas noticias

      Publicidad