Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right ¿Regresa el Palentino con nuevos dueños?
Noticias / Ciudad

¿Regresa el Palentino con nuevos dueños?

El Palentino

El mítico bar 'El Palentino', el más antiguo de la calle Pez y centro neurálgico de la nostalgia y las copas baratas en Malasaña, cerró sus puertas el pasado 16 de marzo, tras la muerte de uno de sus propietarios y eterno camarero de la noche madrileña, Casto Herrezuelo, a los 79 años. Tras meses de incertidumbre y con la persiana echada, este jueves una de las copropietarias del bar, Loli López, anunció la venta del establecimiento, según informa el portal 'Somos Malasaña'.

La noticia se conoció gracias a la propia Loli, que anunció la venta durante las fiestas de la calle Pez que se celebraron el 8, 9 y 10 de junio y que, precisamente, homenajearon al bar y a Casto Herrezuelo. El cambio de manos se habría sellado finalmente este mismo lunes con la firma del contrato de arras, que da fin al proceso de negociación y a los 73 años durante los que la familia Herrezuelo regentó el bar. 

Está por ver qué deciden los nuevos dueños, cuya identidad no ha trascendido: si continuar con el legado de uno de los bares más icónicos de Malasaña y todo Madrid, que saltó de las calles para incluso inspirar a artistas y cantantes como Manu Chao (allí rodó el videoclip 'Me llaman Calle') o Álex de la Iglesia (director de 'El bar', inspirado en 'El Palentino') o, por el contrario, darle un cambio radical a la esquina del número 8 de la calle Pez. La información que ha trascendido del contrato no da pistas sobre si mantendrán el nombre de 'El Palentino' o si quiera si seguirá siendo un bar o cambiarán el negocio. 

Lo que tenemos claro es que seguimos echando de menos 'El Palentino' (merecedor del premio al mejor bar de Madrid que le otorgamos en 2017) no sólo por sus míticos pepitos de ternera, sándwiches mixtos o boquerones en vinagre, por sus cañas o sus copas a tres euros, sino por el ambiente que se encontraba entre sus cuatro paredes: una burbuja en Malasaña donde lo viejo se juntaba con lo nuevo y donde los más 'hipsters' bebían cañas codo con codo con los parroquianos más veteranos, actores o políticos.

Advertising
Advertising