Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right ‘Stories’, la webserie que recuerda a 'Friends' y que se rueda en el centro comercial La Vaguada

‘Stories’, la webserie que recuerda a 'Friends' y que se rueda en el centro comercial La Vaguada

Advertising

Si veis el primer capítulo de la webserie 'Stories', lo primero que os preguntaréis es: ¿cómo un grupo cuyos miembros no tienen nada, pero nada, que ver los unos con los otros son amigos? Carlos es un músico introvertido; Laura una instagrammer sin dinero; Olivia una loca de los videojuegos; Mario un camarero frustrado que sueña con hacer cine y Monty un youtuber alocado que es quien hace de hilo conductor de esta pandilla disfuncional en su canal. Ha sido creado como parte de una campaña de marketing del centro comercial La Vaguada. Si queréis saber más, pinchad en este enlace.

La historia de las series de televisión está llena de ejemplos de relaciones poco probables, como Penny y Leonard en 'The Big Bang Theory' y Walter White y Jesse Pinkman en 'Breaking Bad', y funcionan, precisamente, por atreverse a realizar ese experimento tan común de juntar a dos individuos de especies diferentes y ver qué pasa. Con ‘Stories’ ocurre algo parecido, lo que hace que la serie tenga cierta chicha y se produzcan situaciones estrambóticas que la hacen divertida. Es cierto que copia elementos de otras sitcoms, como que todos se reúnan cada día en la misma cafetería del centro comercial, lo que recuerda a 'Friends', o que los personajes sean clichés de tantos otros personajes, como el camarero que sueña con hacer cine; o que se note a leguas la intención de los creadores de querer romper estereotipos: la chica adicta a los videojuegos, pero, ¿si algo funciona, para qué cambiarlo?

Aunque tenga una producción y un diseño más que aceptable para tratarse de una webserie, no nació con grandes pretensiones, y eso la convierte en el ‘relajamentes’ perfecto y permite que nos centremos en lo surrealista de sus diálogos. Otro de los aciertos es su duración, no más de dos minutos por capítulo, y lo es porque en época de sobresaturación de vídeos, un formato ligero suele ser una apuesta, si no segura, al menos acorde a lo que los estudios dicen sobre el consumo de audiovisuales. ¿Queréis comprobarlo? Aquí os dejamos el primer capítulo.

Share the story
Últimas noticias
    Advertising