Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right Escapadas virtuales para viajar sin movernos del sofá

Escapadas virtuales para viajar sin movernos del sofá

Aprovechemos las ventajas que nos brinda la tecnología para mirar más allá de nuestra ventana y pegarnos un viajazo de 360 grados por España

Menorca playa
© Shutterstock
Advertising

Si el coronavirus no remite, todo indica que este año nos vamos a quedar sin escapada de Semana Santa. Pero no renunciamos a viajar, aunque sea en modo virtual. ¿Lo mejor? Que para este viaje no vamos a necesitar hacer ni deshacer maletas, ni planificar con antelación. ¿Vamos? 

RECOMENDADO: Otras escapadas, para cuando podamos volver a salir de casa

Palacio de Cristal Retiro Madrid
© Shutterstock

Madrid, Madrid, Madrid

Quién te iba a decir hace unas semanas que tu viaje soñado hoy sería el más sencillo (aparentemente) de realizar de todos: pasear por la ciudad. Pero seguimos en estado de confinamiento y, hasta que se diga lo contrario, está (casi) prohibido salir del portal.

El que sí puedes cruzar es el portal de internet y aprovechar para recorrer lugares emblemáticos como los jardines del Retiro y su espectacular palacio de cristal, o entrar en otros que seguro que ni esperas o desconoces que están ahí, como la cripta de la  Almudena y contemplar las joyas escultóricas que guarda la catedral en sus plantas subterráneas. Y así con más de 20 espacios singulares de Madrid en 360 grados

Mezquita de Córdoba
© Shutterstock

Córdoba: La mezquita

Seguro que la Alhambra la tienes controlada, pero ¿qué tal la mezquita de Córdoba? ¿No? Pues si la montaña no va a Mahoma... Aquí tenéis la oportunidad de pasear por todas las estancias de esta joya de la arquitectura islámica. 

Acompañados de una explicación con infografías virtuales de todas las ampliaciones que ha sufrido a lo largo de su historia, podéis recorrer desde la basílica visigoda de San Vicente a la mezquita fundacional de Abderramán I (es la icónica imagen de columnas que todos tenemos en la cabeza). Después, la ampliación de Alhakén II, el Mirhab, la ampliación de Almanzor, la capilla Real, la capilla del Sagrario y la capilla mayor con el crucero y el coro. Más que una web, este sitio es toda una lección de historia del arte para viajar en modo virtual. 

 

 

 

Advertising
Las Médulas León
© Shutterstock

León: Las Médulas

Ay, quien pudiera respirar aire limpio y puro. Si teníais en mente daros un baño de naturaleza y desconexión durante vuetra próxima escapada de Semana Santa, podéis asomaros a la ventana de Las Médulas, en Léon.

Su paisaje de montañas rojizas abrazadas por una salvaje vegetación de verde intenso, parece sacado de otro planeta, aunque sería más acertado decir de otra época. Bienvenidos a la mayor mina de oro a cielo abierto de todo el Imperio Romano. No podréis sentir la brisa del viento rozandoos la cara, pero sí aprovechar esa sensación de libertad que da ver más allá de la ventana o el balcón de casa. 

Casa Batlló Barcelona
© Shutterstock

Barcelona: Casa Batlló

Es un icono de la arquitectura catalana, pero estos días la obra del genial Antoni Gaudí, patrimonio mundial de la Unesco y joya del diseño de principios del XX, también permanece cerrada hasta que el coronavirus lo permita.

Si sois de los que solo conocéis su fachada (incluida la historia de Jorge y el dragón), haced clic en su página web y preparaos para descubrir su riquísimo universo fantástico a través de su tour virtual de 360 grados. Comenzad a flipar ya desde el ambiente submarino que os encontraréis en el vestíbulo, para ir subiendo pooco a poco hasta la azotea de las chimeneas y el lomo del dragón.  

Advertising
Cueva de Covalanas Cantabria
@ Turismo de Cantabria

Cantabria: Cueva de Covalanas

Altamira es una cueva única, pero no es la única cueva de Cantabria, comunidad rica en cavernas donde las haya. Diez de ellas están declaradas Patrimonio de la Humadidad, como Covalanas, un testigo de la era prehistórica y conocida como la cueva de las ciervas rojas por sus magníficas pinturas rupestres, 18 ciervas en total, pintadas alrededor del año 20.000 a.C.

Las dimensiones de la cueva son muy (pero que muy) reducidas, pero quien quiera conocerla de cerca, puede adentrarse en el interior de sus dos galerías (sin claustrofobia) a través de su página web. No es lo mismo que caminar por su interior, pero la imagen es tan nítida que uno puede imaginar cómo podría ser la vida allí de sus moradores.

 

Salamanca Casa de las Conchas
© Shutterstock

Salamanca: Casco antiguo

¿Alguna vez habéis visto la ranita de la fachada de la universidad de Salamanca? Si no la habéis encontrado por falta de tiempo durante alguna visita a a ciudad, ahora tenéis todo el del mundo, así que buscaos otra excusa para no entrar en la página web de Turismo de Salamanca para ir en busca del anfibio. Y si, ya puestos, además encontráis el astronauta, ¡premio!  

La visita no acaba ahí, porque después podéis dar una vuelta (recordad, sin moveros del sofá), por algunos de los lugares más emblemáticos: las catedrales (por dentro y por fuera), la casa de las Conchas, la plaza Mayor, el convento de las Nieves, el pozo de San Esteban... Será por tiempo. 

Advertising
Menorca playa
© Shutterstock 

Menorca: de cala en cala

Vale, nunca será lo mismo que dejarse abrazar por las olas y sentir la brisa del mar acariciándote la cara, pero sumergirse en las calas de la isla balear sin moverse del sofá tiene su punto. 

Desde la página web de Menorca Tour podemos realizar un tour virtual por sus playas, desde los grandes arenales poco concurridos a las calitas más recónditas. Solo por ir poniendo los dientes largos, podéis echar un vistazo a des Tamarells, una cala que pocos conocen; cala Rafalet, un pequeño rincón casi virgen ubicado en el sureste de la isla, en Sant Lluís; o cala en Brut, una excepcional playita sin arena (porque también hay que pensar en los que odian el contacto de sus pies con ella), con plataformas artificiales, situada a solo seis kilómetros de Ciutadella. ¿Lo mejor? Que durante la visita estaréis solos por la isla. Algo bueno tenía que tener no poder poner los pies en el agua...

Advertising