Seis creperías top sin tener que volar a Francia

Ni siquiera hay que salir de los barrios más céntricos de la ciudad para caer en la tentación. ¿Dulce o salada? Puedes elegir... pero mejor ambas
La rue
Advertising

La receta de la felicidad: harina, huevo, leche y un poco de reposo. Y cuanto más naturales los ingredientes, mejor; algunos apuestan por ser lo más saludables posible (trigo sarraceno) y por trabajar con toda la fruta de temporada que está a su alcance. Imitando la receta gala, las versiones que encontramos son innumerables, desde las más clásicas a las creaciones más personales. Lo malo de este plato es que uno nunca es suficiente, siempre sabe a poco. El salado te obliga a pedir uno dulce. Y los postres, ya se sabe, no se comparten. Y menos una crepe de nutella recién hecha. ¿O vosotros sí? 

Aquí os dejamos un puñado de direcciones donde saben cuidarlas. Vamos, que volveréis.  

RECOMENDADO: Los mejores cruasanes de Madrid

Restaurantes, Francesa

La Rue

El pequeño local (con mucho take away) situado en Espíritu Santo ha dado sus frutos. Eduardo Fernaud, canario de ascendencia gala, se ha mudado a un espacio mayor y lo ha vestido con un interiorismo agradable, de esos que aúnan el aire vintage con las paredes encaladas, el ladrillo visto y mucha luz natural. Su nueva casa en Malasaña se vertebra también a partir de sus amplia carta de crepes, dulces y saladas, pero no se queda ahí. Ofrece varios platos franceses como cassoulet canard, un guiso de alubias con pato y salchicha de Toulouse, una fondue servida en pan hueco o una sopa de cebolla. Así que se puede ir tanto a comer algo contundente como a cenar ligero. Y, por supuesto, son los desayunos, las meriendas y el brunch el tiempo en el que se vuelve aún más atractiva su propuesta hostelera (zumos naturales, helados artesanos, cafés, tartas…).      

Restaurantes, Creperías

L'Orangerie & Creperie

icon-location-pin Centro

Zumos naturales, café ecológico, tartas caseras... pero las grandes protagonistas de su carta, que incluye platos frescos y bien dispuestos como varias ensaladas y un hummus delicioso, son las crepes. El argentino Daniel Añasco prepara una masa a partir de harina de trigo sarraceno (más ligera para el estómago). Tiene más de una docena de opciones saladas. Todas suenan muy apetecibles. Tendréis que elegir vosotros pero la Musgo -salmón ahumado, queso crema y rúcula- y Amapola -nutella, helado de pistacho y nueces- son firmes candidatas a arreglar cualquier mal día. Y para los queseros... la Potus: azul, emmental, brie y cabra. No os perdáis el brunch diario o su sencillo pero gustoso menú del día (plato+crepe). Si os asomáis y lo veis lleno, recordad que al fondo hay sitio (el comedor no se ve desde la calle).

Advertising
Restaurantes, Creperías

La Crepa

icon-location-pin Chamberí

La gorda, la fatness, la bomba... Ya os podéis hacer una idea de lo que os espera en la vertiente dulce de este magnético puesto en el mercado de Vallehermoso. Su apuesta es 100% artesanal, sus proveedores están en pasillos aledaños. En la orilla salada, todas siguiendo el estilo de las 'galette' bretonas, una decena de propuestas sabrosas. Y atención a sus versiones gratinadas (champi, maíz y thai). A las crepes, añade cheesecakes, lemon pie, tiramisú, tartas especiales... La merienda aquí es religión. O puedes comer en Tripea (el puesto adjunto) y, como no sirven postres, cerrar la comida en el localito de May y Carlo. Ey, también tienen opciones gluten free.    

Prep' la crepe
Picasa
Restaurantes, Creperías

Prep' La Crepe

icon-location-pin Chamberí

Bajo en el rótulo con su nombre lo dejan claro: "Las mejores crepes del mundo". Sus responsables quizás no tengan abuela pero sí tienen un puñado de deliciosas crepes. Las preparan siguiendo la tradición de la Bretaña francesa y a partir de ingredientes naturales. No hay trampa. La cocina y las planchas, donde se termina cada crepe, están a la vista del cliente. Desde la carta despliegan más de una treintena de propuestas divididas entre las clásicas, las gourmet y, claro, las dulces. Pero no contentos con tamaña oferta, van incorporando nuevas creaciones cada temporada. Por ejemplo, en verano llegaron Wakawaka y Amazónico, dos propuestas exóticas y refrescantes. Si andas con prisa, aprovecha su opción take away. 

Advertising
Restaurantes, Creperías

Mimi's Crepería

icon-location-pin Centro

Si te comes su crepe de dulce de leche con helado de vainilla, ya no vuelves a ser el mismo. Al menos esa tarde. Y seguro que quieres repetir la experiencia aunque los de nutella siempre tienen un imán para todos los más golosos. El céntrico local, con las carismáticas columnas de hierro y un servicio muy amigable, no es muy amplio (a veces toca esperar para coger sitio) pero además de varias mesas han incorporado en el comedor una pequeña barra con vistas a su cocina acristalada. Un buen rincón para observar cómo preparan tu versión elegida mientras sorbes una limonada casera o alguno de sus zumos naturales. Los gofres, hermanos pequeños, pelean con los crepes por llevarse el protagonismo de este espacio. 

Restaurantes, Francesa

Brasserie Antoinette

icon-location-pin Centro

Poco se sabe (y se saborea) en Madrid de la cocina francesa. “Pero si hay varias creperías”, dirá alguno. Correcto, pero eso es como que un francés diga que el cocido es la comida de Madrid, injusto y reduccionista. En este nicho de mercado se mueve Brasserie Antoinette, que ha traído la cocina francesa al centro de Madrid en un restaurante tan chic como un piso de la zona bien de París. 

Time Out dice
Advertising