Vega

Restaurantes, Vegana Malasaña
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Vega

Entrar aquí es salir vegano. Cuestiones éticas aparte, ningún argumento más convincente para cambiar tu dieta gastronómica que este local abierto hace apenas tres meses. Estos chicos van al grano, directos al estómago. En la ciudad no son muchos los locales de este género. Por tan escasa oferta y por sacar el mejor partido a ese amplío pero poco transitado recetario, este bar restaurante es, desde ya, la estrella más brillante en el universo vegano.

No lo decimos nosotros, lo ratifican los elogios que escuchamos (y secundamos) a su pan casero, prueba irrefutable de que hay apasionados y diestros profesionales en la cocina, personas que cuidan lo que hacen, inquietos y exigentes más allá de su comprometida elección. Lo confirman los dos turnos de comida que se suceden los fines de semana para dar respuesta a la demanda.

Local lleno, bullicioso pero cómodo y agradable. Mezcla de tonos ocres y baldosas coloristas, techos altos, paredes sin pulir, mesas altas y bajas que se reparten por igual grupos de treintañeros, parejas de toda índole y bastante extranjero. Lo afirma también uno de los camareros que se confiesa tan omnívoro como ilusionado por las elaboraciones que salen de sus fogones (cocina a la vista, por cierto). Y lo revalida el hecho de que uno de los cocineros/propietarios pronto hará un ‘stage’ en Fäviken, templo de la cocina de proximidad comandado por el internacionalmente aplaudido chef sueco Magnus Nilsson.

Trabajan con materia prima ecológica, producto local o de comercio justo y, como ellos mismos la definen, practican una comida casera. Ilustrada añadimos. Hay trabajo detrás porque sencillo no es sinónimo de fácil ni suculento y ellos clavan el punto de las cocciones y han ideado una carta equilibrada y sugerente, donde los guiños asiáticos y árabes se cuelan entre creaciones de gusto mediterráneo.

Media docena de platos principales (probamos una muy sabrosa hamburguesa de tofu y un logrado curry de verduras), varias propuestas para tapear, sopas, ensaladas y un atractivo puñado de postres (nos costó decantarnos por su pera asada con una deliciosa espuma de yogur hecha con soja). En su bodega destacan las cervezas artesanales (las ya conocidas La Virgen o Cibeles o una estupenda Veer segoviana) y algunos acertados vinos naturales (jóvenes y crianza); recuperan la frasca para el tinto Pincelada (que ya catamos en La Siempre Llena –mercado San Fernando-, dignos defensores de estos caldos).

Si eres vegano, de ahora en adelante te van a dar muchas alegrías. Si te gusta disfrutar de una comida saludable o simplemente pasas por la zona, acércate a conocerles. Que, además, son bien majos. Puedes pasarte también a la hora de la merienda para tapear algo o probar sus tartas. Es gente feliz haciendo feliz a otra gente. Volveremos pronto porque nos fuimos sin catar su salsa Vega, entre otros bocados pendientes.

Por Gorka Elorrieta

Publicado

Nombre del lugar Vega
Contacto
Dirección Luna, 9
Madrid
28004
Horas de apertura De lu. a do. de 13 a 1 h. Miércoles cerrado.
Transporte Callao (M: L3, L5)

You may be interested in:

LiveReviews|0
1 person listening