Time Out en tu buzón de entrada

Buscar

Zíngara

  • Restaurantes
  • Alonso Martínez
  • 5 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
  1. Zíngara
    Zíngara
  2. Zíngara
    Zíngara
Publicidad

Time Out dice

5 de 5 estrellas

Es el último vegetariano de moda en Madrid y, probablemente, el que más vaya a estarlo durante mucho tiempo. Zíngara acaba de abrir sus puertas y ya acapara todas las miradas de quienes pasan por su puerta en la Plaza de las Salesas. Tiene todos los ingredientes de 'place to be' muy estudiados por la consultora gastronómica Ansón & Bonet, detrás de algún otro tan sonado como Fayer. Este, por cierto, también tira de raíces argentinas: las de sus propietarios Mercedes Caamaño y Agustín Patrizio; las del chef que ha diseñado la oferta gastronómica, Maximiliano Rossi, uno de los pioneros de la restauración vegana en su país; y las de la diseñadora Eme Carranza, muy reconocida al otro lado del Atlántico, en su primer proyecto en Europa.

Tendencia 'plant based', sana y cuidada; magnético interior a pesar de su coqueto tamaño; genial coctelería (como para no) firmada por los grandes de Angelita; el barrio y el ambiente de moda; y un concepto atrayente que articula todo en perfecto concierto: cocina nómada, como sus dueños, libre, con influencias de todos los lugares tocados de algún modo por la cultura gitana y esa estética tan estética, valga la redundancia, en torno a la magia, las piedras, los metales, los astros, la bola de cristal. Nada de 'bling bling'. No era fácil pero resulta, por contra, sofisticado y apetecible. ¿Lo tiene o no lo tiene todo?

Zíngara se autopresenta como una "caravana de sabores" y cumple, rompiendo los tópicos "veggie". Sabrosos a más no poder, sus platos son idóneos para compartir entre tres o cuatro personas y se dividen en fríos y calientes. ¿Favoritos? La causa acevichada de setas sobre boniato, los saam de paté de almendra con salsa de tamarindo y cacahuete, los cogollos a la plancha con cremoso de girasol y miso y pipas especiadas, la chipa (pan de queso) con mimolette y provolone o la mecha, una base de fainá (tortita de garbanzo) con caponata y burrata. El cremoso de aguacate de postre refresca gracias a la lima y la leche condensada de coco y la sobremesa se apura hasta bien entrada la noche con uno de sus personales combinados, en sus mesitas a la luz de las velas, bajo íntimas jaimas o en sus escondidos rincones reservados de inspiración moruna, abajo, junto a una bodega vista con varias joyitas españolas. Esta Zíngara viene con ganas de baile y se va a marcar uno sonado en la capital. Y si no, al tiempo.

Escrito por
Andrés Galisteo

Detalles

Dirección
Plaza de las Salesas, 8
Madrid
28004
Transporte
Alonso Martínez (M: L4, L5, L10), Colón (M: L4)
Horas de apertura
De ma. a do. de 20 a 02 h. Vi. y sá. de 13 a 16 h.
Publicidad
También te gustará