Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right Ariadna Gil: "Tener que renunciar a un sentimiento por causas mayores es muy duro"

¡Atención! Nos esforzamos para informar con precisión, pero estos son tiempos inusuales, así que comprueba siempre antes de salir.

Ariadna Gil

Ariadna Gil: "Tener que renunciar a un sentimiento por causas mayores es muy duro"

El Teatro Español estrena la versión escénica de ‘Jane Eyre’ con la actriz como protagonista

Por Josep Lambies
Advertising

La gente fría imprime su temor en el hielo de sus preguntas, decía Jane Eyre, y Ariadna Gil se dispone ahora a atravesar una ventisca siberiana. El Español estrena la versión escénica de la novela de Charlotte Brontë que Carme Portaceli levantó en el Lliure de Barcelona, hace cosa de año y medio. Hablamos con la actriz del reto de dar vida a este personaje, mientras la temperatura ambiente cae en picado.

Dice Portaceli que el personaje de Jane Eyre se define por su instinto de superación. ¿Era esa la idea que os orientaba?
Es un personaje de una gran integridad, sincero y transparente, que se ahoga en un lugar y se arrastra hasta el siguiente. Jane Eyre lucha por vivir como ella quiere, a pesar de que las circunstancias son tremendas, porque es niña huérfana, abandonada y maltratada.

¿Cómo se reduce una obra de tal envergadura a la duración de un espectáculo escénico?
Es mérito de Anna Maria Ricart, que ha hecho un trabajo de adaptación del libro difícil y extraordinario. Toda la historia cabe dentro del montaje, que es ágil y directo. Además, Portaceli ha incorporado un personaje, el de la mujer de Rochester, que es esa loca que vive encerrada en el ático de Thornfield. En la novela no tiene voz, es solo una risa que se oye a través de las paredes.

Háblame de Lowood, el internado donde Jane Eyre es educada a palos, la cuna de las convicciones del personaje.
Es un colegio para niñas huérfanas, donde hay hambre, enfermedad, frío. Vemos, también, el sadismo y la crudeza de ese director terrible. Para Charlotte Brontë era una experiencia propia. Sus hermanas mayores murieron de tuberculosis al salir de un internado.

Clara Peya pone música al espectáculo y hay un montaje de proyecciones audiovisuales. ¿Cómo definirías el ambiente de la función?
Piensa que la escenografía es muy mínima, y tanto la música como los audiovisuales nos conducen a través de los lugares, de los tiempos, de los estados de ánimo. Los audiovisuales nos muestran espacios que se transforman y a veces se convierten en dibujos, como una manera de plasmar las angustias y las fantasías.

'Jane Eyre' es, por encima de todo, la historia de un amor tormentoso. Ahí está ese duelo con Abel Folk, que interpreta a Rochester.
Es una novela romántica, de la Inglaterra victoriana, pero existe más allá de sus límites. En esa grandísima historia de amor, que es maravillosa, hay algo que nos es cercano, vivido, un gesto rebelde. Con Rochester, Jane Eyre descubre la pasión, que es algo irracional, lo de necesitar al otro. El hecho de tener que renunciar a un sentimiento por causas mayores es muy duro.

Recomendado

    También te gustará

      Advertising