Ilusiones

Teatro
4 de 5 estrellas
Ilusiones
©Vanessa Rabade

Si algo queda claro tras ver este montaje es que el sentido del espectáculo de Miguel del Arco está cada vez más afinado. Muchos han dicho que ‘Ilusiones’ es su mejor trabajo hasta la fecha, aunque yo tengo mis reticencias a afirmar algo tan rotundo con anteriores puestas en escena tan sólidas como ‘Refugio’, donde además del Arco firmaba el texto. Aquí nos trae la obra de un autor ruso contemporáneo, Iván Viripaev.

Miguel del Arco no pone el ojo en cualquier cosa, era de esperar que esta “comedia” tuviera mucho interés. Visto el montaje, creo que el valor fundamental del texto está en la forma, más que en el fondo, donde hay demasiado pasaje manido sobre el amor, tema eterno. Claro, por su propia condición de tema eterno, es difícil aportar algo nuevo. Lo nuevo está en hablar de lo mismo a través de una estructura dramática laberíntica que supone un desafío para actores y director. Todos lo pasan con nota alta. Pero si me permiten, le daré matrícula de honor a Verónica Ronda y al propio Miguel del Arco.

La obra plantea la historia de dos parejas que se empieza a contar por el final. Los cuatro intérpretes parecen un grupo de juglares atrapados en un bucle del espacio/tiempo, que juegan a contar esas historias entrando y saliendo del cuerpo de sus protagonistas. Un actor no hace solo un personaje, sino que en un vals medido al milímetro los cuatro pernoctan en las emociones y sentimientos que pueden impregnar de eternidad una historia de amor, con sus ardores, sus mentiras, sus epifanías y sus juramentos. Etura, Grao, Ronda y Jato se divierten y nos divierten, ríen, cantan, bailan y lloran, son atletas curtidos cuyo festival interpretativo podría no terminar nunca, que no nos cansaríamos.

Y por encima de todo, un Miguel del Arco tan imaginativo como resolutivo, que no renuncia a sus puntos de riesgo y que deja algún cabo suelto (esa puerta del fondo a la que todos acuden en un momento como pidiendo socorro para salir de donde quiera que estén los personajes atrapados). ‘Ilusiones’ se desarrolla en un espacio desvencijado, como subterráneo en sentido metafórico, vestido con mobiliario desgastado y telones raídos, teatral y místico, un espacio amenazado por las raíces luminosas de la memoria. Símbolo, quizás, de las ilusiones que albergamos al principio del camino vital y que, al final, son solo un sordo rumor de deseo de eternidad.

Autor: Ivan Viripaev. Director: Miguel del Arco. Intérpretes: Marta Etura, Daniel Grao, Verónica Ronda y Alejandro Jato.

Por Álvaro Vicente

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening