Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right 10 viajes que tienes que hacer antes de morir
India
©Shutterstock

10 viajes que tienes que hacer antes de morir

Viajes imprescindibles que te cambiarán la vida y que tienes que hacer en un momento u otro

Por Albert Martí
Advertising

Últimamente las fronteras se encuentran más cerradas de lo habitual, y es mejor plantear una escapada cerca de la ciudad con vuestra familia. Aún sabiendo que no és una época propícia para viajar, no podemos dejar de soñar con nuevos destinos para cuando se nos vuelva a permitir explorar el mundo. Por todo eso, os traemos destinos internacionales y estatales que no os podéis perder. De todo el mundo, os recomendamos los 10 sitios imprescindibles para cualquier espíritu viajero. Pirámides imposibles, animales salvajes, bosques espesos, mares infinitivos...¡culturas y momentos para no olvidar!

NO TE LO PIERDAS: 26 escapadas diferentes para descubrir España

Japó
Japó

10. Los templos de Japón

Tradición y modernidad, una cultura ancestral y tecnología que rompe todos los esquemas. A grandes rasgos, Japón es un país que enamora por la afabilidad de sus ciudadanos, por una gastronomía con platos estrella como el sushisashimi, sopa, tempura, carne o ramen que hará las delicias de los paladares más selectos.

A solo 20 minutos de Kioto encontraréis los famosos toris de Fushimi Inari, uno de los muchos templos que se tienen que visitar y con el que te llevarás retratos de auténtica postal. Los templos de Nara y Kasuga son dos imprescindibles por la majestuosidad y el silencio que se respira, donde también podréis probar la experiencia de vestiros como verdaderos samuraisgeishas o maikos. Si sois unos friquis de las tecnologías, las luces de neón de Shinjuku os dejarán boquiabiertos, así como toda la noche de Tokyo. Y para desplazarse por el país, nada mejor que coger un tren-bala, ¡con velocidades que pueden llegar a los 600 kilómetros por hora!

Ruta 66
Ruta 66

9. Los bares de la ruta 66

La "carretera madre" o la "calle principal de los Estados Unidos". Cruzar de punta a punta este país es un sueño para muchos, sobre todo aquellos que disfrutan con el motor de una moto, coche antiguo o furgoneta al estilo más auténtico.

Recorrer los 3.945 kilómetros que separan la costa este de la oeste no es tarea fácil. A diferencia otros viajes, aquí no se viene a ver monumentos o museos, aquí se trata de vivir, sentir y respirar la carretera, ser parte del paisaje y pararse en pueblos tejanos y entrar en algún bar de carretera a pedir un batido al más puro estilo yanki. Todo esto pasando por Las Vegas, Cadillac Ranch o el muelle de Santa Monica en Los Angeles. Y, si puede ser, sin hacer ninguna infracción y que os persiga la polícia. Es como las películas... y no tienen ningunas ganas de jugar.

Advertising
Laos
Laos

8. La belleza del sudeste asiático

Si queréis coger la mochila, cuatro cosas y lanzaros directamente a la aventura, el sudeste asiático es vuestro destino. A pesar del coste que tiene de entrada llegar, la vida allá es muy asequible para el bolsillo mediano catalán; y si esto le sumas una muy buena gastronomía, unos paisajes de sueño y personas amables y encantadoras; la ecuación sale en positivo.

No hay un punto de inicio concreto para empezar este viaje, pero podéis hacer parada en Tailandia, un país muy turístico en cuanto a infraestructuras y servicios, pero que se puede recorrer fácilmente y con una gran inmersión en la cultura y sociedad asiáticas. A partir de aquí, todo es coger las maletas y desplazarse a países vecinos como Camboya, Filipinas, Laos, Vietnam Indonesia o Malasia. Aquí se pueden contemplar monumentos maravillosos mundialmente reconocidos, como los Templos de Angkor (Camboya), la isla de Bali (Indonesia), el bullicio de Bangkok (Tailandia), las playas filipinas o la selva malasia. Y un sinfín más.

Àfrica
Àfrica

7. La diversidad de África

Sí, es injusto meter todo un continente en una sola publicación, y más cuando es tan heterogéneo y diverso. África, la gran desconocida, ha sido históricamente maltratada a todos los niveles. Hoy, lucha para recuperar su esencia haciendo frente a los problemas provocados y endémicos que tiene (y que no son pocos). No os asustéis: África es un destino seguro, rica en belleza y en experiencias. Es, sin duda, el mejor lugar donde ver animales salvajes en libertad, desde grandes felinos como leones o leopardos, pasando por rinocerontes, hipopótamos, jirafas y acabando con los elefantes. Hacer un safari respetuoso con el entorno en Kenya o Tanzania siempre es buena opción, así como conocer el Delta del Okavango, el norte de Botsuana con los parques de Moremi y Chobe o el Kruger, en Sudáfrica, por libre y contemplando las estrellas por la noche.

No nos olvidamos de zonas más próximas como Egipto, Túnez o Marruecos, poniendo especial énfasis en el desierto de Merzouga o la ciudad vieja de Fez. Ruanda, Congo o Uganda son aptos para aventureros y las cataratas Victoria entre Zambia y Zimbabue, una experiencia incomparable.

Advertising
Costa Brava
Costa Brava
Foto:shutterstock

6. Las aguas y tradiciones de la Costa Brava

Es la costa abrupta salpicada de pueblos marineros, pero también las playas suaves del golfo de Rosas. Es la tramontana y el arrebato de Dalí, y las palabras de Pla, y las aguas transparentes de las calas. Es el fondo mágico de las Islas Medes y las cumbres medievales del Montgrí o de Sant Pere de Rodes. Es, en definitiva, la Costa Brava, un placer para los sentidos. Y no podía faltar en la lista de viajes imprescindibles.

Recorremos la Costa Brava de sur a norte, y el primer municipio costero que merece nuestra atención es Blanes. Después visitaremos las aguas termales de Santa Coloma de Farners, la Casa Mágica de Santa Cristina d'Aro, el fondo marino del Estartit, el castillo de Montgrí, el museo Dalí a Figueres; y nos pararemos en Palamós, Cadaqués, Portbou, el Cabo de Creus... ¡no acabaríamos!

Cuba
Cuba

5. El ritmo de Cuba

Cuba no es solo el ron, un buen puro o Varadero. Ni tampoco bloqueos económicos, el sol y la playa o la guitarra de Compay Segundo. Cuba tiene todo esto y mucho más, Cuba tiene ritmo, historia, magia y revolución.

La Habana, centro neurálgico del país, es un buen inicio para conocer el latido del corazón de este país. Pasear por el Malecón, ir a la Bodeguita del Medio y acabar viendo el Ballet Nacional son paradas obligadas que se pueden hacer con mucha calma. Escaparse en los bosques tropicales de Pinar del Río, hacer un tour por una fábrica de cigarros o admirar los jardines de Coral son un privilegio para los sentidos. El Palacio del Valle de Cienfuegos (con sus cúpulas rojas) o visitar el mausoleo a Che Guevara en Santa Clara se convierten en destinos que merece la pena seguir hasta el final. Eso sí, dejarse llevar es una muy buena opción en un país con gente tan despierta, agradable y ¡con tanto ritmo!

Advertising
Itàlia
Itàlia

4. La historia viva de Italia

Arte, historia, cultura, una gastronomía sin comparación, monumentos majestuosos, canales, montañas... podríamos seguir hasta el infinito y seguro que nos dejaríamos cosas. Si lo que tenéis es ganas de relajaros y disfrutar del entorno, La Toscana tiene los pueblos más bellos para hacer parada. Los lagos de Lombardia o Sicilia, los pueblos costeros de Cinque Terre o la Costa Amalfitana y, por encima de todo, probablemente las ciudades más preciosas del mundo: Roma, Venecia, Florencia o Siena; con algunos de los monumentos más importantes. Aunque suene a tópico, no está de más visitar el Coliseo, la Fontana di Trevi, la Torre de Pisa, Pompeya...

Todo esto lo podéis acompañar con un buen vino lambrusco, una pizza auténtica, un buen plato de pasta, una panna cotta o un helado de estos interminables que abundan por las calles. Con la panza contenta, las cosas se ven diferente y más si tenemos donde elegir y escoger.

Mèxic
Mèxic

3. El arte de México

No seremos originales: si queréis ir a México empezad por D.F. Una de las ciudades más grandes del mundo y toda una experiencia para los sentidos. Partiendo desde El Zócalo, se puede llegar al Museo Nacional de Antropología, el Castillo de Chapultepec, el Palacio de Bellas artes, la Catedral y la Casa de los Azulejos. Si sois amantes del arte se pueden admirar los murales de Diego Rivera, la Casa Azul o el Museo Frida Kahlo, residencia de la conocida pintora.

Saliendo del centro, podemos poner rumbo a Teotihuacán, uno de los complejos arqueológicos más importantes del mundo, así como la ciudad colonial de Oaxaca o Tulum. Bañarse en playas de agua cristalina como la de San Miguel de Allende o Guadalajara y atreverse a adentrarse por calles empedradas y casas blancas de pueblos como Puerto Vallarta completan una experiencia que va más allá del que es terrenal.

Advertising
Camí de Sant Jaume
Camí de Sant Jaume

2. La aventura del camino de Santiago

Dicen que se tiene que hacer una vez en la vida (para católicos o para aquellos que, sencillamente han hecho una promesa y quieren ir más lejos de Montserrat). Una ruta para encontrarse con uno mismo, conocer a otras personas y, porqué no, tonificarse y posarse en forma.

Se puede hacer de muchas maneras y partiendo desde lugares diferentes, empezando desde Francia o de cualquier punto de Cataluña. Se recomienda hacerlo a pie, a pesar de que muchos han optado para coger la bicicleta y, eso sí, después dormir en las decenas de albergues que hay repartidos por todo el camino. Y a pesar de que en los últimos años se haya popularizado y se haya convertido en reclamo turístico, no deja de ser toda una experiencia por aquellos viajes más aventureros.

Índia Varanasi
Índia Varanasi
Foto: Ruslan Kalnitsky

1. Los sabores de la India

Quien ha ido siempre te dirá que es uno de esos viajes que dejan una huella por siempre jamás. O lo amas o lo odias. Pero no te dejará frío. La India no es solo una visita (masificada) al Taj Mahal, La India es perderse por sus calles, hablar con su gente, hacer una inmersión en su cultura y forma de vida, es conocerla de norte a sur, este y oeste; sin olvidar que, a veces, puede llegar a ser muy impresionante. ¿Por qué? Por todos los contrastes, riquezas, desigualdades, colores, sabores, olores... Un país que se tiene que vivir y sentir al menos una vez, para romper esquemas predefinidos y dejarse llevar.

Ciudades como Kerala (con paseo en canoa por los Backwaters) o Hampi (con ruinas que son patrimonio mundial de la UNESCO) son visita obligada, igual que hacer una parada a la Fundación Vicenç Ferrer en Anantanpur, para ver todo el que hacen con los proyectos de escuelas y hospitales. GoaVaransiManali... coged la mochila y dejaos llevar por una experiencia que seguro que os cambiará la vida.

Recomendado

    También te gustará

      Advertising