A. Fabrés

Arte
3 de 5 estrellas
Repòs del guerrer, Antoni Fabrés, 1878
Repòs del guerrer, Antoni Fabrés, 1878

Time Out dice

3 de 5 estrellas

¡Ojo! Nos esforzamos para informar con precisión. Pero estos son tiempos inusuales, así que, por favor, confirma que esta actividad aún se hace.

Hace casi un siglo, el 15 de mayo de 1926, el crítico Joaquim Folch y Torres dedicaba una página de la 'Gaceta de les Arts' a Antoni Fabrés (Barcelona, ​​1854 - Roma, 1938) con motivo del donativo de gran parte de la obra del pintor al Museo de Barcelona. Entre las muchas florecillas, el historiador escribe: "Nos llega Fabrés a Barcelona, ​​de 72 años, cubierto de gloria y dignidad, con obras esparcidas por innumerables museos, con dos Grandes Premios de Honor internacionales y con más medallas de las que le cabrían en el pecho si fuera capaz de colgarselas". Fabrés, queda claro, alcanzó en vida un gran éxito y sabemos que su pintura fue aclamada y alabada en las ciudades donde residió: de Barcelona a Roma, pasando por París y Ciudad de México, para terminar, de nuevo, a la capital italiana. El paso del tiempo relegó, sin embargo, su trabajo al ostracismo y la historiografía le endosa la etiqueta de orientalista sin profundizar en el resto de temáticas que cultivó, como el paisajismo o un retrato de gran expresividad que gira del refinamiento burgués a la denuncia social.

Ahora, el MNAC saca a la luz su legado, que ha sido estudiado y restaurado, y quiere reubicar la obra del pintor. Esta muestra monográfica, montada de manera brillante como un salón de arte apretado de cuadros, presenta 147 obras y un puñado de documentos que fijan los pasos de un creador versátil, maestro, entre otros, de Diego Rivera.

Detalles

También te gustará