Time Out en tu buzón de entrada

Buscar

Gaudí

  • Arte, Arquitectura
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
ista exterior de l'església de la Colònia Güell, Antoni Gaudí, cap a 1908-1910
MNACista exterior de l'església de la Colònia Güell, Antoni Gaudí, cap a 1908-1910
Publicidad

Time Out dice

4 de 5 estrellas

Gaudí, más allá de los tópicos

Ah, yes, Barcelona! Messi, paella, Sagrada Família…

La figura de Antoni Gaudí ha ido perdiendo el significado hasta convertirse en un imán comprado a última hora en el aeropuerto. Se ha hablado tanto de Gaudí, que saber que el MNAC le dedica una exposición puede dar pereza. Pero la retrospectiva no decepciona porque se mira al arquitecto con ojos críticos y se atreve a hacer lo que muchos no se han atrevido a hacer: desmitificarlo.

Gaudí no era un genio incomprendido. La burguesía y la Iglesia siempre lo amaron y lo rociaron a encargos. Además, fue un referente pop: su obra inspiró tiras cómicas, panfletos y postales que llegaron a las masas y que ahora pueden verse en el MNAC.

Gaudí tampoco fue un bohemio aislado en su mundo de fantasía. Su obra encapsula a la perfección la Barcelona atravesada por la violencia de la lucha de clases. El Gaudí político se encuentra en detalles como la bomba Orsini (la misma que hizo explotar el liceo en 1893) que un obrero anarquista lleva en sus manos en la capilla del Roser.

Como el arquitecto, los edificios de Gaudí han quedado reducidos en su fachada. Por eso, la muestra también recoge el mobiliario diseñado por el interior de sus obras maestras. Las mesas, sillas, puertas y vitrinas de la Casa Milà, que viven esparcidas en diversas colecciones de arte, se han reencontrado en el MNAC para que los visitantes hagan una inmersión -en el sentido menos digital de la palabra- en el interior de la Pedrera.

"Repasar críticamente la obra de gaudí es repasar críticamente la historia de Barcelona", explicaba el comisario de la muestra, Juan José Lahuerta, antes de inaugurar la exposición. Misión conseguida. Tras la visita al MNAC podemos decir que Gaudí, el mito, ha muerto. ¡Viva Gaudí!

Rita Roig
Escrito por
Rita Roig

Detalles

Dirección
Precio
12 €
Publicidad
También te gustará