Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Gerard Fernández es un científico con visera

Gerard Fernández es un científico con visera

El artista autodidacta Gerard Fernández pone el microscópio sobre sus trabajos anteriores y presenta 'Through the line' en la Galería 3 Punts

Por Josep Lambies
Advertising

Al parecer, el tal Gerard tiene algo de Bryan Cranston de 'Breaking bad': aunque a él no le ha dado por cocinar metanfetamina azul, también se ha montado un laboratorio doméstico con temperatura regulada, hornillos y un armamento de máscaras anti-gas para manipular material peligroso. Demasiada artillería para un químico amateur? "No creas que siempre he vivido tan bien-me suelta, con la cara hundida bajo una visera negra-. En el pasado, cuando no tenía medios, hacía mis experimentos en un inodoro ". Las ha pasado canutas para adquirir su madriguera de tubos y probetas. Ahora ya lo tiene, y le llama 'el hornillo' ".

Amantes de la tabla periódica, de la cara de tonto con dientes de pala que hacía Jerry Lewis en 'El profesor chiflado' y de aquellos juegos de química de los 90 en los que la reacción más agresiva sonaba igual que un puñado de peta zetas encima de la lengua, preste atención a este self-made man. "Soy autodidacta-dispara-. Yo no estudié en la facultad, ni nada. Siempre me habían gustado los números, y cuando me gusta algo, me informo ". La simpática paradoja es que no se hizo científico, sino artista.

Ahora ha inaugurado en la Galería 3 Punts una nueva exposición, 'Through the line'. A través de la línea? "Yo venía de hacer grandes estructuras geométricas-me contesta-. En esta ocasión me siento como si hubiera hecho una mirada microscópica a mis trabajos anteriores, como si los hubiera puesto bajo una lente de aumento ". De los trapecios, hexágonos y vueltas hechas a golpe de compás, sólo queda una raya que divide el cuadro en dos mitades de color, como un trazo de spray marcado a chorro en medio de cada pieza. "Vengo del mundo del grafiti-continúa-. De más joven iba con una banda de colegas del barrio. Nos encontrábamos para pintar. Incluso teníamos un nombre, que por suerte he olvidado ". A pesar de la gorra y la sudadera, ahora es un creador con galerista. Hablamos de ello y de la química. "Ves las obras de esta sala? No son telas, sino placas de epoxi, una resina de propiedades muy sorprendentes-me instruye-. Se utiliza para revestir barcos, aviones y tablas de surf ".

Cada cuadro comienza con un proceso intensivo de formulación y sumas moleculares, a base de garabatos, libretas cuadriculadas y pizarrita tatuadas de mayúsculas y cifras colgadas en la base de cada letra. Luego vienen catorce días de cueva, una interminable espera en la que la resina se solidifica y poco a poco se convierte en una obra de arte, o quizás en un pequeño fracaso. He aquí la rutina del famoso hornillo. "Como todo buen hombre de ciencias, soy muy metódico", confiesa, con un estallido de autoparodia. Se ve que va al gimnasio cada mañana. Obedezco: miro las obras de la sala. Son como Rothkos plastificados, superficies partidas por una arbitraria frontera igual que la que separa la trufa y la galleta de un Maxibon. "Lo que quiero es crear atmósferas, vibraciones cromáticas, y que cada uno se ponga como quiera", es la parte comodín de su discurso. Lo que le interesa es jugar a 'El laboratorio de Dexter', ponerse la bata blanca e ir haciendo mezclas tóxicas que pueden explotar en cualquier momento y provocar una hecatombe de grandes dimensiones. No quiero saber si cocina en calzoncillos.

THROUGH THE LINE
Galeria 3 punts. Hasta el 20 de abril

Advertising