Teatre-Museu Dalí /Josep Algans
Teatre-Museu Dalí /Josep Algans

Noche surrealista: ¡La visita nocturna al Teatro-Museo Dalí que no te puedes perder este verano!

Descubrid el surrealismo de Dalí y el mundo onírico que la noche evoca. El Teatro-Museo Dalí propone visitar las obras del artista a la luz de las estrellas con una copa de cava

Time Out en colaboración con Teatro-Museo Dalí
Publicidad

Si hay algún experto en hacer realidad los sueños es Dalí, arrancados del inconsciente para desembocar en la pintura y al arte. Ahora podéis pasearos por sus manifestaciones oníricas del Teatro-Museo Dalí en la atmósfera nocturna. Desde el 29 de julio hasta el 27 de agosto tenéis la oportunidad de entrar en el sueño daliniano de bigote a pies: la noche hará que os zambulláis en todo su imaginario de manera mucho más real. Los tours empiezan a las 22h de la noche y van hasta la 1h de la madrugada e incluyen una copa de cava para tomar en sus recintos interiores. ¿Qué mejor manera hay de disfrutar de este artista tan elegante que hacerlo con copa en mano? ¡Os explicamos porque merece la pena sumergirse en las aguas dalinianas! Aquí podéis comprar las entradas.

La vida es un sueño

En el Teatro-Museo de Dalí las fronteras entre la vida diaria y los sueños son muy borrosas. Una salita de estar puede ser una cara y un cuadro, una joya. Los lavabos pueden colgar por el techo y todo parece lo que no es. A la luz del día, esta tergiversación de la realidad puede interpretarse como un juego más que una realidad, pero si os adentráis a oscuras, embriagados por el misterio de la noche, os puede parecer que la vida no está tan lejos del sueño y es muy probable que toda la colección surrealista os despierte de epifanía en epifanía.

El recorrido del museo os transportará a toda la trayectoria artística de este genio, que va desde el 1904 hasta el 1989, pero con toda esta magia de cuando se pone el sol, dando una segunda vida a los objetos artísticos. Imaginaos cruzando el museo a través de todas las pinturas, dibujos, esculturas, grabados, instalaciones, hologramas, estereoscopias, fotografías...

La cúpula bajo las estrellas

Sin duda, uno de los espacios que más disfrutaréis del Dalí por la noche es la mítica cúpula, que se ha convertido en todo un emblema de la ciudad de Figueres. La cúpula geodésica es una ilustración escultórica que esconde uno de los símbolos dalinianos más universales: una transparencia que comunica los universos exteriores e interiores. Y donde cabe un universo, ¡caben dos o más! El artista siempre jugaba con la multiplicidad de significados y la cúpula también quiere representar la imagen reticular aumentada del ojo de las moscas vista a través del microscopio. Por si no lo sabíais, el techo cupular fue una solución arquitectónica pensada por Dalí para conservar el teatro, que se incendió al final de la guerra civil. Y durante la noche os hará de observatorio: desde ella, ¡podréis contemplar el cielo estrellado!

¡Chinchín por el Teatro-Museo Dalí!

¡Ya podéis brindar por esta experiencia! Ahora y cuando vayáis, porque os ofrecerán una copa de cava en los patios interiores mientras disfrutáis del edificio-objeto surrealista más grande del mundo a la luz de la luna, en una atmósfera relajante y una iluminación cautivadora que realza los detalles más sutiles. Reviviréis, con otros ojos, todos los pasos del autor, pasando por el surrealismo, la mística nuclear y la pasión por la ciencia; además de algunas de sus obras más reconocidas, como la ‘Venus y Marinero’ en la Sala de las Pescaderías, ‘Espectro del sex-appeal’ en la Sala del Tesoro o el techo pintado de la Sala Palacio del Viento. Atravesados por la nocturnidad, conectaréis con el arte de Salvador Dalí de una manera mucho más romántica.

Recomendado
    También te gustará
    También te gustará
    Publicidad