Abre la Torre Bellesguard

El castillo modernista que Gaudí construyó a los pies del Tibidabo abre al público por primera vez
Torre Bellesguard
Torre Bellesguard
Por Eugènia Sendra |
Advertising

Martín el Humano, el último rey del Casal de Barcelona, fijó su residencia a los pies del Tibidabo en 1409, siguiendo el consejo de Bernat Metge. En el mismo lugar y 500 años después, Antoni Gaudí culminaba la Torre Bellesguard, el encargo de un amigo y hombre de la Renaixença, Jaume Figueras. Ahora el viejo refugio abrirá sus puertas: la familia Guilera, propietaria de la casa modernista, ha decidido dar a conocer una parte de este tesoro particular del que han redescubierto la relevancia.

En Bellesguard se intuye un Gaudí libre que se inspiró en los castillos medievales y utilizó recursos  neogóticos para concebir una obra a base de líneas rectas, rotas por volúmenes de la piel de pizarra de la fachada y los pequeños balcones decorados con vitrales. El arquitecto no prescindió de los símbolos religiosos y las alusiones a la catalanidad, uno de los elementos que estudia el grupo de investigación creado para la ocasión.

Además del descubrimiento por libre con audioguías, la casa ofrece visitas guiadas a la zona de la buhardilla y permite acceder al terrado donde, además de la torre coronada por la cruz de Gaudí (y una sugerente cara de dragón), el visitante obtiene la bella vista sobre la ciudad.

TORRE BELLESGUARD
Bellesguard, 6. De lu. a sá., 11 y 12 h. 16 €.

Torre Bellesguard

Suntuoso

Los elementos decorativos son protagonistas en el recibidor de la casa: la lámpara de hierro forjado, las baldosas que recubren las paredes y el vitral de la estrella de Venus aportan riqueza al conjunto.

Sala dels maons, Torre Bellesguard, Barcelona

Inacabada

Las vueltas de ladrillos y piedra de la sala de música no se rebozaron por falta de recursos de la viuda Figueras. Esto ha permitido conservar la buhardilla original, una muestra del virtuosismo de Gaudí.   

Advertising