Time Out en tu buzón de entrada

Buscar

10 escenas de Sexo en Nueva York que puedes reproducir en BCN

Por Mónica Boixeda Möller
Publicidad

'Sexo en Nueva York' cumple 18 años. La serie que marcó la pubertad y adolescencia de muchos, y sobre todo de muchas, alcanza este año la mayoría de edad. Sin embargo, como la típica amiga a la que le crecen las tetas antes que a nadie o la que se da el primer beso con lengua, 'Sex and the City' nos dio lecciones de vida antes incluso de que ella misma fuese suficientemente madura. Hoy, ya sí, podemos repasar uno por uno todos los capítulos de la serie protagonizada por Sarah Jessica Parker y empezar a tomárnoslos en serio, porque hoy 'Sexo en Nueva York' ya es adulta.

Y qué mejor celebración que un homenaje reproduciendo algunas de las escenas más memorables en nuestra propia ciudad. Porque las cosas han cambiado mucho en 18 años y Barcelona ya no tiene nada que envidiar a Nueva York. Hoy por hoy, si uno/a quiere, se puede montar su propio 'Sexo en Barcelona'.

1. Tomarse un cosmopolitan

Una copa de Martini llena de un líquido rosa, con una rodaja de naranja trepando por sus bordes. La mayoría no sabemos ni qué ingredientes lleva este cóctel icono del glamur, pero si Carrie y sus amigas lo pedían por algo será, así que habrá que probarlo o, como mínimo, hacerse un selfie con uno. Coctelerías en Barcelona no faltan, pero si quieres ir a lo seguro, el Dry Martini no falla.

2. Asistir a pasarelas en primera fila

París, Milán, y Nueva York son las grandes capitales de la moda. Pero Barcelona no se queda corta, muestra de ello es el 080, así como los diseñadores barceloneses que triunfan por medio mundo y la cantidad de mercados que eligen la ciudad condal como escenario favorito para lucirse. De hecho, la misma Rambla es una pasarela constante de novedades y experimentos varios de alta y baja costura. El famoso tutú de Carrie Bradshaw pasaría absolutamente desapercibido entre tanta explosión de creatividad y diseño ultra trendy mega fashion.

3. Un paseo por Central Park

Puede que nuestro parque de la Ciutadella no sea hoy por hoy la meca del glamur y la elegancia (y esperamos que siga así por mucho tiempo), pero en Barcelona existen otros parques a los que se puede ir con tacones de aguja y falda de tubo. Los jardines del Palau Reial, por ejemplo, o el parc Cervantes.

4. Cupcakes para el mal de amores

¿Quién no recuerda la escena de Carrie y Miranda discutiendo sobre hombres mientras se inflan a 'cupcakes'? Probablemente, pocos recordarán la conversación, pero está claro que todos seguimos soñando con esos pastelitos tan cuquis de pinta jugosamente prohibida. En los últimos años, Barcelona ha ido incrementando sospechosamente el número de locales dedicados a seducirnos con originales toppings y tentaciones varias. Florentine Cupcakes, en el Born, o Lolita’s Bakery, en el Eixample, podrían ser el escenario perfecto para una de esas charlas con un dulce en cada mano.

5. Noche de chicas

Hay que decir, antes que nada, que hace 18 años no existían los grupos de Whatsapp y que probablemente gracias a ello era mucho más fácil quedar con tus amigas. Ahí las Sex and the City Girls juegan con ventaja. Hoy en día la lucha por encontrar un hueco en las agendas de todas es agotadora. Por eso el día que lo conseguimos hay que celebrarlo por todo lo alto. Y Barcelona lo pone fácil: nada mejor que una terraza en las alturas para brindar, aconsejar y criticar a todo lo que se mueve.

6. ¡Taxi!

El gesto que más veces repiten las protagonistas de Sexo en Nueva York es el de levantar la mano y gritar “¡Taxi!” e inmediatamente aparece un flamante coche dispuesto a llevarlas a la puerta del local más ‘cool’ de la ciudad. Podéis probar a hacer lo mismo un viernes por la noche en Muntaner-Diagonal… ¡suerte!

7. Hablemos de sexo

Todas tenemos una Samantha en el grupo o, tal vez a estas alturas, todas nos hemos vuelto Samanthas empedernidas. Para satisfacer nuestros deseos y curiosidades existen tiendas como Amantis, en Gràcia, donde encontrar los mejores aliados para pasar un buen rato al Samantha’ style.

8. Clases de sexualidad

Y si lo que necesitamos es un poco más información, mejorar nuestras prácticas o descubrir nuevas formas de placer como hicieron Carrie y compañía en una ocasión, ahí tenemos lugares como Sex Academy Barcelona, con una amplia oferta de talleres donde explorar el maravilloso y profundo universo del sexo.

9. Zapatos

El mismísimo Manolo Blahnik visitó nuestra ciudad en la pasada edición del 080 Barcelona. Esto ya nos da una pista de lo puesta que está Barcelona en materia de moda, tacones y otras torturas femeninas. El Paseo de Gràcia de arriba abajo es, sin duda, el recorrido obligado para todo fan de la Bradshaw que se precie. Tacones, plataformas, punta redonda, cuadrada, estampados, de piel, de charol… el paraíso de los pies coquetos está aquí.

10. Afilando esas garras

No se puede ser una chica Sex and the City y no llevar pies y manos impecables. Además, después de patearos el Paseo de Gràcia con tacones es bastante probable que necesitéis una buena sesión de cuidados intensivos para vuestros pies. En The Pink Peony, en ese mismo barrio, harán lo posible para que te sientas como una auténtica celebrity digna de Manhattan.

Últimas noticias

    Publicidad