Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Aviñón vs. Grec

Aviñón vs. Grec

Advertising

Este fin de semana he pasado por el Festival de Aviñón y he podido disfrutar de lo que es seguramente el festival de artes escénicas más importante del mundo. Mientras tanto, en Barcelona hacemos el Grec. Y eso me lleva a hacer algunas comparaciones (odiosas) entre el certamen francés y nuestro festival.

1. La pasta. El Festival de Aviñón tiene un presupuesto de unos 10 millones de euros. El Grec, unos 4 millones. Pero no todo es dinero en el mundo del espectáculo. El dinero del festival francés viene en un 90% del ministerio de Cultura -la oficina, de hecho, se encuentra en París de septiembre a mayo-, mientras que el Grec está financiado en un 80% por el Ayuntamiento de Barcelona. Aviñón, además, es independiente. El Grec depende del Instituto de Cultura de Barcelona. Aviñón puede producir espectáculos al 100%. El Grec, no.

2. La ciudad. Durante el festival, Aviñón queda literalmente tomada por las artes escénicas. Es imposible estar en Aviñón en julio y no enterarte que es, como dice la propaganda municipal, "el teatro más grande del mundo". Hay carteles por todas partes y todo gira en torno al festival, el oficial y el Off. En Barcelona, ​​podrías pasar un fin de semana de Grec y ni enterarte de que se produce el festival más grande del año. De acuerdo, Aviñón es una ciudad pequeña, amurallada, un poco más grande que Girona. Y Barcelona tiene dos millones de habitantes y ocho millones de turistas que pasan todo el año.

3. El Off. En Aviñón hay un gran evento paralelo, el Off, donde se representan alrededor de 1.000 obras. No es broma. Hay teatros que hacen programación ininterrumpida de las 10 de la mañana a las 11 de la noche. En Barcelona, ​​no hay Off. Hubo, pero murió.

4. La tradición. El Festival de Aviñón celebra este año su 69ª edición. Lo puso en marcha Jean Vilar justo después de la Segunda Guerra Mundial. El Grec nació en 1976 un año después de morir Franco. Fue una respuesta popular del mundo del teatro a los nuevos tiempos. Aviñón se consolidó pronto como festival de referencia, con una clara apuesta de las autoridades francesas para que así fuera. El Grec ha vivido altibajos constantes, con cambios de rumbo, de ideas, etc., demasiado vinculado al gobierno municipal de turno.

5. La calidad. Con Olivier Py al frente, Aviñón ha perdido fuelle, aunque sigue siendo el gran escaparate europeo de las artes escénicas. Este año, por ejemplo, se ha visto un gran Ostermeier, 'Ricardo III', y propuestas muy interesantes de Mario Pensotti y Claudio Tolcachir (su 'Dinamo' lo veremos en Temporada Alta), Tiago Rodrigues, Krystian Lupa, Hofesh Shechter ... Pero también lecturas de Isabelle Huppert y Nicolas Maury. En el Grec de Ramon Simó, hemos visto Mouawad, Peeping Tom, Milo Rau... La diferencia se encuentra en las producciones locales: difícilmente podremos ver en el Grec una cosa hecha aquí como 'Retour à Berratham', de Angeline Preljocaj, con catorce bailarines en escena. Quizás el Grec de los últimos años es más internacional que el Aviñón de Py.

6. La producción. El Grec sirve a menudo para ayudar a los teatros locales a levantar espectáculos que no podrían hacer solos. Aviñón, también, a pesar de que los franceses pueden financiar totalmente un espectáculo. No sólo francés, sino también internacional. Después lo pueden mover ellos mismos a nivel internacional, lo que el Grec no puede hacer.

7. Los espacios. En Aviñón hacen que disfrutes al 100% de la experiencia del festival. Los espacios son preciosos, desde el Palacio de los Papas, el patio del Liceo Saint-Joseph, la Iglesia de los Celestins, el claustro Saint-Louis ... En Barcelona, ​​'sólo' abrimos el Teatre Grec. El resto del festival pasa en espacios donde ya se hace teatro durante todo el año. Y mira que tenemos lugares bonitos, como la capilla de los Ángeles, que se ha utilizado para hacer teatro.

8. Lugares de encuentro. Al Grec le falta un punto de encuentro. Uno de día y otro de noche. Como todos los festivales del mundo. Se intentó hace tres años con una carpa en la plaza Margarita Xirgu, pero fracasó. Ahora, este lugar lo ocupa el bar-terraza del Mercat de les Flors ... El bar de Aviñón, en el jardín del Liceo Saint-Joseph, es espectacular, así como el 'meeting point' de compañías, periodistas y profesionales en el claustro de Saint-Louis.

Share the story
Últimas noticias
    Advertising