Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Cafè
© Iván Moreno

¿Café gratis?

Por
Maria Junyent
Publicidad

Hace unos días, un amigo italiano me contaba que allí es una costumbre muy extendida dejar un café pagado de más en los bares y cafeterías para que se le pueda tomar quien no tiene dinero o quien no lleva dinero encima. Otros amigos comentaban que en Berlín, donde viven, también es muy común.

Aprovecho para preguntarle al amigo número 1, el italiano, dónde va cuando quiere beber un buen café, corto e intenso, en Barcelona. Sin pensarlo un minuto enumera el Jaleo (Ferlandina, 27), Le Cucine Mandarrosso (Verdaguer i Callís, 4) y El Magnífico (Platería, 64), que es casualmente el encargado de controlar los niveles de cafeína de una servidora y de gran parte del equipo de nuestra redacción. Así que me planto en El Magnífico y le explico a Salvador Sans –director de la casa, que deja el café a medio tostar para atenderme– toda esta historia. "Se llama café pendiente y hace muchos años que existe", me dice Sans.

Haciendo una búsqueda rápida veo que varios locales de Barcelona han llegado a sumarse a la iniciativa en algún momento, pero la última noticia que leo es de hace más de dos años. Le pregunto a Sans qué le parecería aplicar el café pendiente en El Magnífico, con la esperanza de que dentro de un tiempo pagar un café a un desconocido pueda ser un gesto tan habitual como lo es en Italia.

Aunque en El Magnífico no lo hacen propiamente, Sans explica que nunca han negado un café a las pocas personas sin recursos que han pedido uno. "La única duda que tengo con el café pendiente es respecto a lo que se debería hacer con el dinero que sobra, si es el caso", termina. ¿Quién se anima a empezar?

Últimas noticias

    Publicidad