Time Out en tu buzón de entrada

Buscar

Cómo cazar a un fantasma

Por Mónica Boixeda Möller
Publicidad

Están entre nosotros, nos rodean, se camuflan entre la gente normal, pueden parecer inofensivos, pero ¡mucho cuidado! son mucho más peligrosos de lo que aparentan. Son los fantasmas de manual. Seres que viven de lo que hablan y construyen su identidad a partir de fantasías exageradas, vacilan al personal y básicamente nos ponen de los nervios.

¿Cazar Pokemons? No, ahora lo que se lleva es cazar fantasmas. Que esos sí que tienen la realidad aumentada. Aprende cómo identificarlos paso a paso:

1. Apariencia

No, no visten sábanas blancas con dos agujeros y ahí está el peligro. A simple vista, son gente corriente y todavía no se les ha asociado a ninguna tribu urbana en concreto. Pueden estar en cualquier parte. Sin embargo, sí que es probable que respondan de manera similar cuando les preguntas por esa camiseta del Barça que llevan puesta: es la que llevó Messi en su primer entreno. Resulta que su tío conoce al cuñado del vecino del camarero que sirvió al futbolista mientras firmaba su fichaje en la mítica servilleta. Lo típico.

2. Lenguaje

Tampoco suelen emplear el clásico ‘BUUU’ para espantar a la gente. Lo que asusta de verdad es su facilidad para magnificarlo todo, engrandecer e inventar con tal de que su imagen se eleve por encima de lo terrenalmente posible. La hipérbole es, sin duda, su arma infalible. ¿Tú tienes un coche?  El fantasma tiene 3, uno de ellos es tan exclusivo que ni siquiera está en el mercado. Ni siquiera le han puesto las ruedas ún. De hecho, no es ni un coche, es una semi nave espacial capaz de transportarle en el espacio y en el tiempo. Tú no lo has visto nunca porque es un secreto que la CIA sólo ha compartido con él y con su gato. Y porque tú eres un pringao.

3. Historia

Habría que remontarse a la historia antigua para hallar cuál es el origen real de esta clase de fantasmas. Aunque basta con hojear un poquito la Biblia para detectar algún que otro indicio de actividad fantasmil (¿tanto vino y tantos peces? ¿seguro?), los últimos estudios coinciden en señalar a Cristóbal Colón como el inaugurador de toda una nueva raza. Se admiten discusiones.

4. Hábitat natural

A pesar de que son bastante maleables y se han identificado varios ejemplares en lugares tan inhóspitos como la oficina o incluso en consultas médicas, lo cierto es que donde se sienten más cómodos es en los locales de entretenimiento, tales como discotecas, bares y pubs. No se descarta la existencia de individuos hembra; sin embargo, la abundancia del género masculino obliga a cuestionar los métodos de reproducción para la continuidad de la especie. Las cenas de empresa y de Navidad también son uno de sus terrenos preferidos de actuación y últimamente han empezado a acaparar redes sociales como Twitter e Instagram.

5. Actividad

Su actividad preferida es, obviamente, hablar. Ellos no hacen cosas, ellos sencillamente se llenan la boca con los mil y un viajes alrededor del mundo que nadie sabrá nunca si hicieron realmente o no, las experiencias místicas, los encuentros de lujo, las aventuras de película… discursos plagados de imaginación que harían un gran favor a los guionistas de Hollywood y su crisis. La premisa para cazar a un fantasma es sencilla: si te sientes un desgraciado a su lado, ¡ahí lo tienes!

Últimas noticias

    Publicidad