Time Out en tu buzón de entrada

Buscar

Harrison Ford volverá a hacer de Indiana Jones

Por
Pau Roca
Publicidad

Parece una broma, pero no. Alan Horn, presidente de Disney, ha anunciado que Steven Spielberg dirigirá la quinta entrega de la saga 'Indiana Jones'. Y, lo que es más impactante, que Harrison Ford sacará el látigo una vez más. La película se estrenará el 19 de julio de 2019. Seis días antes, Harrison habrá cumplido 77 años, edad más que respetable como para persisitir en sus acrobacias arqueológicas, sin perder el pulso de la partitura de John Williams. Llegando a los 80 pocos conservan las articulaciones en forma como para ir corriendo delante de una roca asesina. 'Chapeau', Harrison. Esto sí que es vivir al límite.

Como era de esperar, el público se lo ha tomado con humor. Hace un rato leía un artículo de 'El Mundo Today' que decía "Harrison Ford hará de momia en la nueva entrega de Indiana Jones''. En Twitter, la gente proponía títulos para este nuevo episodio, como Indiana Jones en el templo de la cadera de cristal' o, mi favorito, 'Indiana Jones y mis nietos no me llaman nunca'. Es imposible que nadie haya previsto que la situación sería blanco fácil de múltiples chistes, y que al pobre Indi se le trataría de pergamino. Y más aún en la era de las redes sociales, donde los dardos van a precio de saldo.

La verdad, todo apuntaba a que Ford no podría volver a ponerse el fedora. Que los de Disney le obligarían a jubilarse. Corrían rumores de que buscaban sustituto, y sonaban nombres como el de Chris Pratt, el héroe de los pectorales de oro en 'Jurassic World', o Bradley Cooper, el Chris Kyle de 'El francotirador' de Clint Eastwood. ¿Qué les ha hecho cambiar de opinión? Quizás la influencia del 'Episodio VII' de la franquicia 'Star wars', colleja de la taquilla esta Navidad, que ya contaba con algunos veteranos en el reparto, de Han Solo, el Halcón Milenario y el peludissimo Chewbacca. Cabe decir, sin embargo, que el elenco original de 'Star Wars' tenía un papel más bien honorífico, de estrella invitada, y que el juego se disputaba entre las nuevas estrellas. Había un relevo generacional más que obvio. Aquí, en cambio...

Pero volvamos a él. ¿Por qué no hacer como James Bond? ¿Por qué no tirar de Coopers o Pratts u otros atletas con sangre fresca que se deben morir de ganas de ir dando latigazos? Incluso Daniel Craig, con buen criterio, ha dicho que ni por todo el oro del mundo volvería a interpretar al mítico 007. Claro que Bond sólo tiene una edad, y se debe mantener en cintura. Por más que las décadas vayan pasando, él debe conservarse embalsamado en las aguas de la eterna juventud, a los 40 y pico, sin derecho al envejecimiento. La ancianidad de Indiana Jones, en cambio, se ha ido justificando con un juego de tiempos históricos. Es decir, la primera entrega tenía lugar en 36, cuando el gobierno estadounidense le encargaba que encontrara el Arca Perdida antes que los nazis, que la buscaban con afán de hacerse aún más poderosos, a partir de una fantasía del Antiguo Testamento. 'El reino de la calavera de cristal', en cambio, pasaba en 1957, veinte años más tarde.

Tengo entendido que este quinto capítulo retoma la historia donde 'El reino de la calavera de cristal' la dejó. No me pidáis que os dé más detalles, porque aunque se estrenó en el año 2008 es una película que he decidido olvidar. Sólo recuerdo que los malos ya no eran los nazis, sino los agentes del gobierno soviético, como en una novela de John Le Carré. Y también que había un poco de terror cósmico, con ovnis y extraterrestres, tal vez esperando la llamada de Cthulhu del ciclo lovecraftiano. Hasta julio de 2019 aún tenemos margen para refrescar la memoria y esperar a la vez que este nuevo capítulo, parezca o no el protagonista una momia egipcia, no sea otro fiasco de dimensiones siderales.

Últimas noticias

    Publicidad