Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Hazte Oír insiste: "El autobús antitrans irá a Barcelona"
Noticias / Ciudad

Hazte Oír insiste: "El autobús antitrans irá a Barcelona"

Hazte Oír insiste: "El autobús antitrans irá a Barcelona"

Tajantes y seguros de sí mismos. Así se han mostrado los representantes de Hazte Oír, la organización ultracatólica que ayer inició una campaña contra los niños transexuales, cuando hemos llamado a su sede para preguntar si el 'autobús antitrans' –así es como ellos lo denominan– llegará a Barcelona. "El secuestro por parte de la policía municipal de Madrid no durará más de 24 horas, por lo que el plan sigue en marcha", nos han explicado.

El 'autobús del odio' –que es como preferimos llamarlo nosotros– debía pasear por Barcelona este viernes 3, y por Hospitalet y Sant Cugat después. Ayer, tras la repercusión que tuvo la noticia, la policía municipal de Madrid lo retuvo por incumplir la ordenanza de publicidad. El autobús sigue immovilizado, y aunque desde Hazte Oír nos aseguren que el autobús no estará más de un día en cocheras retenido, parece difícil que llegue a Cataluña después de ver la reacción de los Ayuntamientos de Sant Cugat, Barcelona y l'Hospitalet, que ya han asegurado que vetarán la entrada del autobús, que no son bienvenidos y que el autobús en ningún caso circulará por estas ciudades.

 

 

 

"La semana que viene estará en Barcelona. Debería haber llegado el viernes, sí, por lo que la campaña se ha retrasado, pero la semana que viene estará en Barcelona". Es lo que nos han dicho desde la organización dirigida por Ignacio Arsuaga, ultraconservador y sobrino de Rodrigo Rato. Hazte Oír nació en 2001 com plataforma de apoyo a Aznar, cuando este era presidente del gobierno y desde entonces se ha convertido en una de las plataformas conservadoras más radicales.

Seguiremos contactando con ellos y estando atentos a noticias para ver dónde acaba el autobús de la vergüenza. Por el momento, las redes sociales se han inundado de memes y críticas sarcásticas contra el que seguro será uno de los episodios más feos y penosos de este año.

 

 

 

 

Advertising
Advertising