Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Iker Jiménez: “tuve pesadillas investigando un descuartizamiento”
Noticias / Teatro y Artes Escénicas

Iker Jiménez: “tuve pesadillas investigando un descuartizamiento”

Iker Jiménez
©Juan Naharro Gimenez

Fans de lo oculto, ya está en el Teatre Coliseum (Gran Via, 595), Cuarto Milenio, la exposición: una espectacular muestra de objetos, enigmas y personajes misteriosos que ha recopilado durante más de una década Iker Jiménez, al frente del programa Cuatro Milenio. Bélmez, Los Visitantes, El enigma de las momias, En busca de los dioses o Área CSI son algunas de las diez zonas temáticas de la espectacular exposición, visible solo hasta el 1 de octubre, unas escasas dos semanas. Hablamos a tumba abierta, si me permitís el chiste, con el más grande investigador y divulgador del hecho paranormal en España.

¿Cuál es el propósito de esta exposición? Uno diría que hacer resumen de toda una carrera, ¿no?
Sobre todo ilusionar a la gente. Que el público recupere al alma de niño curioso. Que las personas se dejen sorprender por un lugar y un contenido único.

¿Tendrá los mismos contenidos que la exposición de Madrid?
No. Hay novedades muy interesantes. Algunas figuras de la Historia del Misterio en Cataluña tendrán su espacio. Por ejemplo, Enriqueta Martí, la Vampira de Barcelona. Serán piezas únicas que yo creo que van a fascinar a muchos visitantes.

¿Cómo está estructurada? ¿Qué destacas?
Hay diez zonas y es como un camino iniciático. Hay misterio, ciencia, arqueología, zoología, investigación Forense… Un viaje de aprendizaje, de luz, de oscuridad y de transformación. Yo creo que se sale con una sensación muy agradable, pero cierto es que en el Teatro Coliseum, hemos aprovechado escenografía para que la llamada “Zona Oscura” sea más potente. Es la exposición que más va a jugar con el miedo. Pero, como digo, lo importante es que es para todos los públicos y que nuestra idea es que cada adulto y cada niño salgan aprendiendo algo que antes desconocían.

 

 

 

Como en tu programa, en la exposición, aparte de la vertiente periodística hay un componente muy fuerte de espectáculo. Una exposición en un teatro no es nada frecuente.
Yo más que espectáculo hablaría de una motivación artística. Un anhelo de ir al fondo del alma de quienes nos ven o nos visitan. Hay que emplear el arte televisivo, y sus resortes narrativos, para conseguir la atención, cada vez más dispersa en el siglo XXI, del espectador. La exposición es un ejemplo de la realidad de ese concepto artístico.

¿Tu te ves como un showman?
Yo solo soy un entusiasta. Alguien que no ha perdido la capacidad de soñar.

Me da la sensación que Cuarto Milenio busca cada vez más el equilibrio entre la divulgación de temas poco conocidos que a lo que se considera como paranormal clásico.
Bueno, eso es así desde el principio. El cliché es sencillo, sobre todo entre quienes no ven el programa. Cuarto Milenio hizo su emisión número 1, hace una década, con una parte importante dedicada a los visigodos y a Toledo. Lo paranormal o sobrenatural es una parte. Una de tantas. Y no la mayor del programa. La ciencia, la antropología, la investigación forense, la arqueología, la historia y sus biografías, la conspiración política o económica….es que en Cuarto Milenio hemos hablado de todo. Siempre.

Me imagino que te habrán tratado de friki alguna vez. ¿Es una satisfacción saberse convertido en un clásico de la parrilla televisiva?
Pues personalmente nunca me lo han dicho. Ahora, si la verdadera raíz freak viene de fenómeno, de algo a contracorriente, de extraordinario y no convencional, creo que es un gran piropo. Aunque la gente comúnmente no sepa lo que está diciendo con el término.

 

Cada vez hay menos programas dedicados a investigar lo paranormal, en televisión. En la tele pública ya no hay ninguno. ¿Por qué?
Porque lo que se ha hecho de vez en cuando está muy inclinado a eso, a lo paranormal. Y eso solo no vale. Cuarto Milenio es una extensión de mi curiosidad por todo. Es la mirada sobre toda la realidad la que aporta el verdadero misterio de comprender que hay mucho que ignoramos. En eso, Cuarto Milenio es distinto. Nunca ha sido un programa de lo paranormal –aunque algunos pretendan que sí–. Ha sido un programa sobre el asombro, sobre lo desconocido, sobre lo que no se cuenta.

¿Has sido alguna vez un testigo de hecho inexplicable? ¿Qué investigación te ha dado más mal rollo de tu carrera?
Una en Tarragona. Con una mujer descuartizada y unas apariciones. En 2013. Nunca lo contamos en el programa. Tuve muchas pesadillas. No quiero ni recordarlo. Me dio un miedo atroz. Lo confieso.

¿Eres fan de la ficción de terror y misterio? Supongo que para dedicarte a este tipo de periodismo sí. En ese caso: ¿cuáles son tus referentes?
En mi casa hay 23.000 libros, de todas las artes y las ciencias, pues lo que me gusta es aprender. Una parte, evidentemente, toca estos asuntos. La mejor película que he visto del género, sin duda, es 'El Exorcista'. En cuanto a literatura…hay cientos de ejemplos maravillosos, pero Edgar Alan Poe sigue teniendo algo diferente.

 

¿Han dificultado tu trabajo alguna vez desde instancias gubernamentales?
Alguna vez he sentido la preocupación. Con el Ébola, con los materiales de construcción insanos, con el fracking, que fuimos el primero programa en contarlo, con el Coltán, que lo mismo….con historias de la transición no aclaradas como el incendio del Corona de Aragón, en el especial que hicimos en el 23F, o cuando hemos denunciado el Secreto Nuclear Español y los terribles casos de la Fábrica de Andújar, o la contaminación por uranio en Madrid….esos temas siempre son seguidos con mucha atención, ya me entiendes.

¿Cuál es tu lugar de misterio favorito en Cataluña?
Un lugar para el misterio en Cataluña que me impresionó, que me dio una sensación muy sombría que estando allí solo me sentí muy inquieto, es el apeadero de Torrebonica, cerca de Terrassa, en pleno bosque. Allí se han matado algunas personas que estaban convencidas de sus contactos con “el otro mundo” y los extraterrestres. Es un lugar impregnado de algo difícil de definir.

Advertising
Advertising