Time Out en tu buzón de entrada

La auténtica plaga es esta

Por
Maria Junyent
Publicidad

Estas dos últimas semanas la prensa se ha hecho eco del nuevo habitante de la ciudad: la Belonochilus Numenius o chinche de platanero, un insecto originario del Sur de Canadá, Estados Unidos y México que se ha hecho fuerte en los plataneros de Barcelona. Por suerte la invasión ha sido abundante pero pacífica: el bichito en cuestión ni pica ni transmite ninguna enfermedad. Por su parte, el Ayuntamiento ha actuado con determinación fumigando los plataneros de paseos y zonas más transitadas con el fin de exterminar la colonia. Y parece que ha funcionado. Hace un par de semanas la Plaça Rovira i Trias era un festín de Belonochilus que paseaban como vecinos de raza entre terrazas, cafés y carne a la vista. Ahora apenas sobrevive una colonia reducida que deambula desorientada con una resignación admirable. Mientras tanto, las Cimex lectularius se parten de risa desde sus madrigueras.

Para quien no tenga el placer de conocerla, la Cimex lectularius es la chinche común, la de la cama, la que sí pica (¡y cómo!). 'Bed Bugs', en inglés, para quien las haya conocido haciendo turismo.

El verano de 2014 la Agencia de Salud Pública y CatPlagues, empresa de control de plagas acreditada por la Generalitat, lanzaron un mensaje de alerta que advierte de la proliferación de este antipático insecto en Barcelona. De hecho, según informa la propia Agencia, Cataluña es la comunidad autónoma de España más afectada por esta plaga. Desde la Asociación nacional de empresas de control de plagas (ANECPLA) denuncian la falta de inspecciones administrativas, ya que dado el volumen de la plaga, ya no se puede considerar un problema exclusivamente particular.

Desde la misma asociación explican que esta infestación -casi imposible de eliminar si no es con un tratamiento profesional que ronda los 300 euros- no tiene ninguna relación con la higiene, y que se asocia al incremento del turismo y al tráfico de mercancías. Quien ha sufrido el problema o conoce a alguien que lo haya vivido sabrá la tortura que representa. En el Raval son tan famosas como el gato de Botero.

Comparada con la Cimex lectularius, la chinche de platanero es un animal de compañía. El interrogante es: ¿El Ayuntamiento tiene algún plan de actuación previsto?

Últimas noticias

    Publicidad