Time Out en tu buzón de entrada

Turismo, Barcelona, Modelo turístico, Turista, Apartamentos ilegales, Pisos ilegales, Ciutat Vella, Gràcia, Barceloneta, Eixample
Ferran Moreno Garcia | @FerranMorenoG

La unión de los barrios marcados por el turismo

Por Escala B
Publicidad

Teresa es una vecina de unos cincuenta años de las Ramblas. Me paro a hablar con ella en la manifestación del pasado 2 de julio que cuestionaba, una vez más, el modelo turístico de la ciudad. Lo primero que me dice: “en mi bloque de pisos, dieciocho de las veinte puertas son apartamentos turísticos”, y me señala el circo en que se ha convertido la Boqueria, la desaparición del comercio de proximidad –de pequeñas mercerías, por ejemplo, sustituidas por batidos de frutas de mil colores diferentes–, o la degradación de una finca, la suya, catalogada por su interés histórico.

A su lado encuentro una pareja de unos treinta años de la Barceloneta. Son Laia y Fede, que acaban de canviar de piso. Han pasado de una primera a una quinta planta, pero no se han marchado de su zona. “Mantenemos muchos vínculos con el barrio y, a pesar de que la masificación turística provoca una subida en los precios de las viviendas, finalmente, hemos decidido quedarnos”.

Cerca de ellos veo una pancarta en la que están escritas las letras SOS. La sujetan dos vecinas de la calle Enric Granados, del Eixample, que me hablan de “la caja de resonancia”. Una caja de resonancia de ruido que se produce en las manzanas con terrazas interiores de hoteles y que, a altas horas de la noche, todavía resuenan de ventana en ventana. Tienen contabilizadas hasta 51 terrazas en una calle de sólo nueve travesías. 

Y también veo gente del Paral·lel, que me recuerda una de las calles con más terrazas de bar por metro cuadrado –la calle Blai–, y que me alerta de la expansión, como una mancha de aceite a través de la ciudad, de la huella del turismo. Detrás de todas estas situaciones se encuentra, en definitiva, el debate sobre el modelo turístico, con la novedad de que las entidades vecinales empiezan a unir fuerzas y del Poble Sec al Parc Güell se empiezan a sentir los mismos mensajes. Mensajes que plantean, sobretodo, la necesidad “de apoderar a los barrios” de capacidad de decisión. Habrá que estar muy atento las próximas semanas al trabajo de los vecinos y al debate alrededor del turismo.

Últimas noticias

    Publicidad