Time Out en tu buzón de entrada

Buscar

Las tres coctelerías de Barcelona para despedir 'Mad Men'

Por
SERIELIZADOS
Publicidad

Somos conscientes de que cuando acaba tu serie de televisión favorita se nota un vacío existencial parecido a cuando te arrancas la pulsera del Festival de música de turno. Algunos habréis estado 7 años, otros 2 años o los más enfermos os habréis tragado las 8 temporadas en 2 meses. Fans de Mad Men, no podemos hacer que no se acabe la serie, pero sí que podemos proponeros que la despidáis como se merece. Han sido muchos los momentos en los que hemos babeado viendo los cócteles y los copazos que se disfrutan los personajes de la serie de AMC.

Old Fashioned, Bloody Mary, Vodka Gimlet o un buen whisky doble. Ahora llega el momento de disfrazarse de Don Draper, y decir adiós de la mejor manera posible a una de las series más brutales de los últimos 10 años.

Aquí tenéis las 3 mejores coctelerías de Barcelona para despedir Mad Men y, ya de paso, acabar con un buen pedo (no sufráis, el alcohol bueno no da resaca, así que no hace falta que esperéis a que llegue el fin de semana, damos fe):

Solange

Solemnidad y elegancia. El Solange está aquí para enamorarte con base líquida.

No te sorprendas si Jon Hamm al visitar Barcelona se pasa por aquí, o hace doblete con el Dry Martini que está apenas cruzando la calle.

El dorado de los muebles del Solange te iluminará el scotch tanto como se le ilumina la mirada a Don Draper al mirar el escote de alguna de sus amantes.

Y por favor, no te pidas un "Solange de Cabras", ni hagas esta broma semántica de la estimable Montse Virigili, publicada en TimeOut Barcelona. 


Ideal

Una de les coctelerías más antiguas de Barcelona, sirviendo a aspirantes de Don Draper des de 1931.

Íntimo y reservado, el Ideal es un vestigio intimista para hacer la copa de batalla. Una batalla elegante y clásica, pero una batalla entre tu copa y tú. La clientela habitual hace de esta coctelería su religión. 



Milano

Para acabar bajamos hasta el Milano, y esto de bajar es literal. Bajando unas escaleras te teletransportarás 40 años atrás pero sin la necesidad de un Delorean, con un Moscow Mule bastará.

Siéntate en una de las butacas rojas o en el sofá de terciopelo que viste las paredes y déjate llevar por la música en vivo que a veces complementa a las bebidas. Puede ser que en una sesión de Cocktails & Jazz aparezca un Zou Bisou Bisou.

Últimas noticias

    Publicidad