Time Out en tu buzón de entrada

Buscar

Los 5 sonidos más desagradables de Barcelona

Por
Pau Roca
Publicidad

Barcelona hace años que está en el ranking de las ciudades más ruidosas del mundo. Nos hemos acostumbrado a vivir bajo un nivel de contaminación acústica que es marca de la casa. Hay ciertos ruidos que quizás hemos interiorizado sin darnos cuenta de lo molestos que son. Quizás estamos tan acostumbrados a ellos que ya no nos desafinan ... ni nos quejamos. Y también es cierto que los catalanes (y en general los españoles) no nos caracterizamos precisamente por la discreción verbal. Sea como sea, nunca está de menos refrescar la memoria con los 5 ruidos más desagradables de Barcelona. Quizás part de la exagerada tensión con la que vivimos el día a día en la ciudad es, en parte, culpa de ello.


1.- Motos. Se calcula que en Barcelona hay unas 300.000 motos. Es una ciudad maravillosa para disfrutar sobre dos ruedas, pero el ruido de algunas de ellas es terrorífico. Sólo hay que ir un día cualquiera por la calle Balmes o Aragón para descubrir la sinfonía de bocinas, tubos de escape estridentes y frenadas en que se convierte la ciudad.

2.- Obras. Hacer obras implica mejora ... menos para los oídos. En Barcelona siempre hay obras. Sea el barrio que sea y en cualquier época del año. Es imposible pasar un día entero en la ciudad sin sufrir las consecuencias sonoras de una obra, por pequeña que sea.

3.- Ambulancias. Uno tampoco ha viajado tanto como para decir que tenemos las ambulancias más ruidosas del mundo, pero en todo caso, ¿es normal el nivel de decibelios de las sirenas de las ambulancias de Barcelona? Dicen que las frecuencias agudas son las que más daño hacen al oído. Pues en este caso las ambulancias de Barcelona son armas de destrucción masiva contra los oídos de muchos.

4.- Vendedores de silbatos de las Ramblas. Es imposible no oírlos. Es llegar a las Ramblas y oír un zumbido sonoro que no te dejará en paz hasta que no vayas de allí. Es como tener entre una mosca y un sapo en la nuca de forma permanente. Muy agradable todo.

5.- Los móviles en el metro. ¿La gente no ha aprendido todavía a utilizar el modo 'vibración' de los teléfonos? Desde los tonos de llamada infernales al desesperante ruidito del WhatsApp, pasando por los maleducados de turno que te contaminan acústicamente utilizando el móvil como si fuera un altavoz. Una agresión en toda regla, más teniendo en cuenta el dudoso gusto de la mayoría de estos seres.

Últimas noticias

    Publicidad