Time Out en tu buzón de entrada

Buscar

Me estoy quitando

Por Marta Salicrú
Publicidad

"Me estoy quitando, me estoy quitando, solo me meto de vez en cuando", canta J en 'Heroína', la bulería que dedican a Juan Moneo El Torta, desaparecido 'cantaor' gaditano que hacía jondo sobre el caballo, y con qué cierran 'Dobles fatigas', su nuevo EP. Las adicciones nos controlan, y ya puedes presumir de tener un naturaleza poco adictiva, de no haberte enganchado nunca al tabaco ni a nada, de consumir alcohol de manera recreativa y permitirte bromear con el alcoholismo.

Hasta que algo te engancha y estás perdida. Y todo el estoicismo del que tanto presumías, la voluntad de hierro que supuestamente te había dado la autoridad para hacer sacrificios como dejar de comer carne –y foie gras, y jamón (suspiro)–, reducir los lácteos y el azúcar, hacer deporte con regularidad, lavarte la cara antes de acostarte y ponerte cremas de contorno de ojos, incluso cuando llegas muy tarde a casa –tan tarde que ya es temprano–, porque no hacerlo significa levantarte con ojos de panda o con cierta retirada a Robert Smith.

Pero de repente te enganchas a algo y te encuentras haciendo cosas que sabes que son ridículas. Como entrar en Instagram sólo abrir los ojos, a oscuras, aun encamada, comprobando que el 'feed' no ha cambiado mucho en las seis horas escasas que has estado durmiendo –lo miraste justo antes de acostarte, claro–. Las 300 personas que sigo parecen tan yonquis como yo. Dicen que el primer paso es detectar que tienes un problema. Lo tengo? Sí.

Últimas noticias

    Publicidad